La lecitina de girasol tiene beneficios para tu cuerpo, mira cómo se usa

Todo indica que la lecitina de girasol es un compuesto seguro y con importantes beneficios para la salud. Sin embargo, aún no hay suficientes estudios científicos que corroboren las propiedades que se le adjudican.
La lecitina de girasol tiene beneficios para tu cuerpo, mira cómo se usa
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 10 diciembre, 2021

La lecitina de girasol está presente en infinidad de productos alimenticios y cosméticos. Se ha especulado que esta sustancia aportaría notables beneficios para la salud. Por eso, en los últimos años también ha ganado mucho terreno en el mundo de los suplementos.

Esta sustancia ayudaría a disminuir los niveles de colesterol, a promover la salud digestiva, a reducir las complicaciones de la lactancia y conseguir una piel más suave. Esto explica el aumento de su popularidad.

Es importante señalar que la lecitina de girasol no es una poción mágica. Como tantos otros productos, también implica algunos posibles riesgos.

¿Qué es la lecitina de girasol?

Comencemos por decir que la lecitina, en general, es una sustancia que está presente de forma natural en los tejidos del cuerpo. Se compone de ácidos grasos y funciona como emulsionante. Esto significa que ayuda a que las grasas y los aceites se mezclen con otras sustancias.

Algunas de las lecitinas más conocidas son la de soja, de yema de huevo y, por supuesto, la de girasol. Esta última se extrae de las semillas de girasol.

Todas las lecitinas son muy usadas en la industria de la alimentación, ya que ayudan a mezclar sustancias que se repelen, como el agua y el aceite. El resultado es que aportan cremosidad. También se emplean en cosméticos, pues los dotan de efectos hidratantes.

Diferencias con otras lecitinas

Mucho más conocida que la lecitina de girasol es la de soja. También es popular la de huevo. Sin embargo, han perdido terreno por diversas razones. En particular, porque la lecitina de girasol es vegana, no alergénica y no transgénica. De otro lado, la extracción de la lecitina de soja y de yema de huevo implican un proceso que hace uso de químicos potentes.

Lecitina de soja

Esta lecitina se produce a partir de semillas de soja. Desde hace un buen tiempo el proceso se basa en modificaciones genéticas.

Así mismo, la soja es uno de los ocho grandes alérgenos. Si bien no siempre se produce la alergia, este factor debe ser considerado por quienes son sensibles a ella.

Soja para elaborar lecitina.
La soja atraviesa muchos procesos de cambios genéticos para que se obtenga la lecitina.

Lecitina de yema de huevo

Esta sustancia también tiene como dificultad el hecho de que hay un buen número de personas que son sensibles o alérgicas al huevo. Por lo tanto, deben consumir con precaución los alimentos o suplementos que contengan este tipo de lecitina. Tampoco es apta para para quienes mantienen una dieta vegana.



Los beneficios de la lecitina de girasol

La lecitina de girasol contiene nutrientes importantes, como fósforo, potasio, calcio, colina y ácidos grasos omega 3 y omega 6, entre otros. Aunque aún no existe suficiente investigación, los datos disponibles indican que puede tener efectos medicinales.

Reducción de los niveles de colesterol

Algunas investigaciones sugieren que la lecitina de girasol ayudaría a reducir los niveles de colesterol malo o LDL. Al mismo tiempo, contribuiría a aumentar los niveles de colesterol bueno o HDL. Esto contribuye a eliminar la acumulación de placas de grasa en las arterias.

Promoción de la salud digestiva

Hay algunos estudios en los que se señala que la lecitina de girasol mejora la condición de las personas que sufren colitis ulcerosa, síndrome de intestino irritable o enfermedad de Crohn. El elevado contenido de fosfolípidos de esta lecitina ayuda a recomponer la capa de moco intestinal y esto previene la invasión de bacterias dañinas.



Facilita la lactancia materna

Muchas mujeres presentan conductos obstruidos durante la lactancia y esto genera diversas molestias. También aumenta el riesgo de padecer mastitis. La lecitina de girasol ayuda a reducir la viscosidad de la leche materna y esto contribuye a prevenir tal obstrucción.

Mejoría de la función cerebral

La lecitina de girasol es rica en dos componentes que promueven la buena función cerebral: colina y ácidos grasos omega 3 y 6. La colina facilita la producción de un neurotransmisor llamado acetilcolina, involucrado con las funciones de aprendizaje y memoria.

Contribuye a la salud de la piel

La mayoría de los productos cosméticos para la piel contienen lecitina de girasol. Esto se debe a que esta sustancia tiene el potencial para aliviar la sequedad y la irritación.

Se cree que su uso tópico ayuda en el tratamiento de problemas como el eccema y la dermatitis atópica. Sin embargo, no hay evidencia científica contundente de esto.

¿Cómo usarla?

La lecitina de girasol está presente en muchos de los alimentos que se consumen de forma habitual. También, por supuesto, se encuentra en el aceite de girasol, pero su alto contenido calórico exige prudencia.

De otro lado, la lecitina de girasol se puede encontrar en forma de suplemento. Dado que se trata de un producto aún novedoso, todavía no se ha establecido una dosis o un tiempo de uso recomendados.

En general, las dosis van desde los 500 miligramos a los 2 gramos al día. Lo mejor es dividir esa cantidad y tomar cada parte con las comidas.

El producto se puede encontrar en varias presentaciones:

  • Líquido: viene en gotas o para tomar por cucharadas.
  • Cápsulas: son perlas blandas. Se pueden tragar o aplicar sobre la piel si se requiere ese uso.
  • Polvos o gránulos: este formato viene para ser combinado con batidos o yogures.
Suplementos de lecitina de girasol.
La forma de presentación en suplementos requiere ser indicada por un profesional para evitar efectos adversos.

Posibles riesgos y efectos secundarios de la lecitina de girasol

La lecitina de girasol que se encuentra en los alimentos de consumo habitual es segura y libre de cualquier efecto secundario en la mayoría de los casos. De hecho, esta sustancia también suele ser segura como suplemento.

Sin embargo, no es recomendable consumirla en los siguientes casos:

  • Diabéticos.
  • Menores de edad.

Una dosis más elevada de lo recomendable puede dar lugar a efectos secundarios, como náuseas, diarrea y dolor de estómago. Las personas que tienen problemas cardiacos no deben consumir esta sustancia, pues existe la sospecha de que podría agravar su condición.

La lecitina de girasol no reemplaza ningún tratamiento médico. De hecho, lo indicado es consultar con el galeno antes de usar los suplementos.

Una sustancia más en el marco de la vida saludable

Aunque son muchas las personas que ponderan las propiedades de la lecitina de girasol, lo cierto es que no se trata de una panacea. Es claro que puede contribuir de diferentes maneras a la salud, pero no es cierto que se trate del elixir de la vida.

La mejor manera de tener una salud óptima es con un estilo de vida adecuado. Nada compensa esto. La lecitina de girasol puede ser un buen complemento, siempre y cuando se use de la forma correcta y sea aprobada por el médico.

Te podría interesar...
Lecitina: ¿qué es y para qué sirve?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Lecitina: ¿qué es y para qué sirve?

Descubrimos cuáles son las propiedades de la lecitina y de dónde podemos obtenerla. Es un ingrediente muy versátil, tanto en cosmética como en alim...



  • Butina Et. Al., E. (2017). Comparative Analysis of the Physiological Value of Lecithins Obtained From Different Types of Raw Materials. Journal of Pharmaceutical Sciences and Research. Recuperado 28 de noviembre de 2021, de https://www.jpsr.pharmainfo.in/Documents/Volumes/vol9Issue12/jpsr09121739.pdf.
  • Stremmel W, Gauss A. Lecithin as a therapeutic agent in ulcerative colitis. Dig Dis. 2013;31(3-4):388-90. doi: 10.1159/000354707. Epub 2013 Nov 14. PMID: 24246994.
  • Pan, L. G., Tomás, M. C., & Añón, M. C. (2004). Empleo de lecitinas de girasol como aditivos alimentarios naturales. In XII Jornadas de Jóvenes Investigadores AUGM (Curitiba, 2004).