La neblina mental: un fenómeno común en las personas que padecen fibromialgia

Para evitar la recurrencia de los episodios de neblina mental es importante que aprendamos a relajarnos, porque el estrés y la ansiedad pueden ser desencadenantes de la misma
La neblina mental: un fenómeno común en las personas que padecen fibromialgia
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 09 mayo, 2021.

Última actualización: 09 mayo, 2021

La neblina mental, también conocida como “fibroniebla”, es un fenómeno cognitivo que habitualmente se asocia con procesos intensos de estrés y, sobre todo, con la fibromialgia.

Los pacientes que presentan fibroniebla a menudo olvidan el nombre de sus allegados, se desorientan, no pueden concentrarse y se sienten incapaces de tomar decisiones en un momento en concreto. No son simples olvidos ni descuidos comunes asociados al nerviosismo ni tampoco al paso del tiempo. La persona que experimenta estos procesos tiene la sensación de que algo “falla” en su cerebro.

Son hechos puntuales que vienen y van; sin embargo, la persona lo vive siente tanto temor que tiene la idea de que vive el inicio de una demencia.

La buena noticia es que no necesariamente tiene que responder a un problema de salud grave. Además, mediante las estrategias adecuadas, es posible controlar la fibroniebla para que el impacto en el día a día sea mucho menor. ¿Quieres conocer algunas? ¡Sigue leyendo!

La neblina mental, un problema de las neuronas

Sinapsis neuronal

Para poder entender un poco más acerca de la neblina mental, imagina por un momento el densísimo y complejo entramado neural.

La agilidad a la hora de recordar datos, integrar informaciones nuevas y reaccionar frente a determinados estímulos depende siempre de la calidad de las conexiones.

La conexión de una neurona depende a su vez de los neurotransmisores, el impulso eléctrico y de determinadas proteínas.

La neblina mental tiene su origen en una “desconexión” de pequeños grupos de neuronas del área cortical.

No se conoce el origen de este fenómeno; sin embargo, se ha podido comprobar que aparece casi siempre en las siguientes circunstancias:

  • En pacientes con fibromialgia.
  • Ante determinados cambios hormonales como, por ejemplo, la menopausia.
  • En épocas de altos niveles de estrés.
  • Cuando somos los clásicos adictos a practicar ese “mal moderno” llamado multitarea (multitasking), es decir, pasar los días haciendo múltiples cosas a la vez y asumiendo infinitas responsabilidades.
  • Las personas que son alérgicas al gluten también suelen presentar niebla mental.

Sintomatología de la niebla mental

La fibroniebla engloba diversos fallos cognitivos que son momentáneos. Es decir, no se acumulan ni debilitan de forma progresiva la calidad de vida de la persona hasta desconectarla por completo de la realidad, como sucede con las demencias: es algo que dura segundos o minutos.

Ahora bien, a pesar de la escasa durabilidad de estos fenómenos, en ocasiones su riesgo puede ser alto:

  • Las personas que padecen fibroniebla sufren “fugas o ausencias” momentáneas. O sea, se pueden desorientar mientras conducen o incluso pueden estar conduciendo de forma automática sin tener conciencia de lo que están haciendo.
  • Asimismo, es común estar manteniendo una conversación y de pronto, quedar desconectados sin entender qué nos están diciendo o de qué estábamos hablando.
  • También es habitual olvidar nombres, citas, perder cosas, no saber qué tenemos que hacer en un momento dado o tener otros despistes

¿Qué estrategias seguir en caso de niebla mental?

Médico en su escritorio para pasar consulta.
La neblina mental es un fenómeno común en las personas que padecen fibromialgia que debe tratarse con ayuda profesional.

Lo más importante en estos casos es necesario que te hagas un chequeo médico y obtengas un diagnóstico para saber cómo puedes actuar al respecto y hacer vida, sin perder bienestar.

En este sentido, el diagnóstico es indispensable pues la fibroniebla va asociada a una enfermedad o a un estado carencial que es importante tratar adecuadamente de la mano de los profesionales.

Por ejemplo, si padeces estrés, tienes que mejorar tus hábitos de vida para que no te reste calidad de vida. Y si estás pasando por la etapa de la menopausia, debes pedir consejo a tu médico de cabecera para que te indique cuáles pueden ser las estrategias más adecuadas para ti.

Una vez tengas claro el problema, afrontarás la sintomatología con las estrategias más acordes. Adicionalmente, puedes tener en cuenta los siguientes consejos.

1. A mayor ansiedad, mayores episodios de fibroniebla

Si te obsesionas con que vas a olvidar las citas y con que en cualquier momento “te vas quedar en blanco”, lo más probable es que suceda. A mayor ansiedad, más episodios de neblina mental.

Así pues, es necesario asumirlo y normalizarlo. Para ello es conveniente que, antes de salir de casa, te apuntes en un papel qué vas a hacer y dónde debes ir. Esto te dará mayor seguridad y aliviará un poco el temor a perderte.

Recuerda siempre llevar el móvil en el bolsillo o en un bolso.

2. Apoyo de los tuyos

Otro aspecto esencial es que el entorno más cercano sepa por lo que estás pasando.

“Sufro fibromialgia y es común que, de vez en cuando, me quede en blanco, olvide cosas o no sepa qué me estás diciendo. Compréndeme, ayúdame y ten paciencia conmigo”.

Debes normalizar la situación. Porque, cuanta más calma tengas, menos surgirán las ausencias y los estados en blanco.

3. Sí al ejercicio mental

Mujer leyendo en su tableta.
La lectura y otros pasatiempos (como los sudokus y los crucigramas) resultan muy positivos para el cerebro.

Es necesario que hagas gimnasia mental. De ese modo, agilizarás la mente y evitarás esos “apagados” momentáneos de determinados grupos de neuronas.

Algunas formas de ejercitar tu mente son las siguientes:

  • Leer libros, escribir, dibujar.
  • Realizar sudokus, crucigramas, sopas de letras.
  • Jugar al ajedrez u otros juegos que desafíen al intelecto.

Compréndete y cuídate siempre

¡Nunca es tarde para ejercitar tu mente! Por ello, date una oportunidad y pon estas estrategias en práctica. No tienes por qué ser el mejor a la primera, sino disfrutar de la actividad en el momento y permitir que despeje tu mente.

La neblina mental siempre podrá escamparse si la afrontas con una actitud positiva. ¡Ánimo!

Te podría interesar...
¿Cómo afecta la fibromialgia al estado anímico?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo afecta la fibromialgia al estado anímico?

La fibromialgia trae consigo muchas dificultades en el día a día. Ahora bien, ¿cómo afecta la fibromialgia al estado anímico de quien la padece? De...