Las lesiones repetitivas en el deporte: el caso de Hazard

05 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El futbolista Eden Hazard del Real Madrid sufrió un desgarro muscular del cuádriceps. Parece configurar una lesión repetitiva en el atleta y aquí analizamos cómo estos trastornos afectan el desempeño deportivo.

El futbolista del Real Madrid, Eden Hazard, sufrió un nuevo problema que lo dejará fuera de competencia por un tiempo. El caso es paradigmático porque refiere a lesiones repetitivas en el deporte, en este caso el fútbol.

El atleta en cuestión lleva acumuladas 9 lesiones en su paso por el equipo español, lo que preocupa a todos sus allegados y a los involucrados en su carrera. Esta reciente es una rotura muscular que, se calcula, lo dejará sin partidos por casi un mes, en el mejor de los escenarios.

Como bien plantean los médicos que lo atienden, parece que el historial clínico previo se relaciona con esta última baja, lo que abre la puerta al planteo sobre las lesiones repetitivas en el deporte. ¿Son frecuentes? ¿Complican la evolución? ¿Se pueden recuperar con facilidad?

La lesión de Hazard

Lo que se ha informado es que el deportista belga del Real Madrid sufrió un desgarro del recto anterior izquierdo. Este es uno de los  músculos que forman el cuádriceps, esa masa potente presente en la parte frontal de los muslos. Junto al crural, el vasto externo y el vasto interno sobresalen entre la cadera y las rodillas.

Para los futbolistas, el cuádriceps es clave, debido a los movimientos que se requieren de él para el manejo del balón. Tal es así, que el desgarro del recto anterior es considerada una de las situaciones más temidas en el fútbol. Si su frecuencia es alta, estamos ante una de las lesiones repetitivas en el deporte de peor pronóstico para volver a las canchas.

En realidad, cualquier persona puede presentar un desgarro del recto anterior, pero sin dudas que los factores de riesgo atléticos son mayores. Cuando un futbolista patea un balón detenido, choca contra la pierna de un rival o realiza una corrida explosiva se enfrenta al desgaste y a la extenuación muscular del cuádriceps.

Por su parte, debemos decir que un desgarro muscular es una rotura en las fibras, lo que puede tener diferentes grados. No sabemos en específico qué categoría de diagnóstico tiene Hazard, pero ahondaremos ahora en las posibilidades clínicas.

Hombre con desgarro muscular.
Los desgarros en los miembros inferiores son frecuentes en deportes como el fútbol, el running y el básquet.

Te puede interesar: ¿Qué es un desgarro muscular de la pantorrilla?

Grados de desgarro muscular

Hay diferentes clasificaciones sobre los grados de desgarro muscular. Varían entre diversos autores e investigadores. De todos modos, una de las más aceptadas es la que plantea 4 escalones diferentes de severidad. Sí hay coincidencia, como analizaremos más adelante, que cualquier rotura favorece las lesiones repetitivas en el deporte, con reincidencia del mismo trastorno o uno similar.

Los grados de desgarro musculares, entonces, son los siguientes:

  • Primer grado: es una rotura pequeña o microrrotura de las fibras que no afecta más del 5 % del músculo. Es difícil de detectar en una ecografía por su diminuto tamaño.
  • Segundo grado: para este grado se necesita corroborar una separación entre las fibras menor a 3 centímetros, aunque sin compromiso de la fascia, que es la bolsa de aponeurosis que recubre el tejido muscular.
  • Tercer grado: aquí se compromete la fascia y el desgarro supera los 3 centímetros de afectación. Es incapacitante, suele acompañarse de un hematoma o colección de sangre visible a través de la piel y puede requerir un drenaje quirúrgico.
  • Cuarto grado: el más grave. Todo el músculo se separa en una región y la rotura es completa. Además del hematoma hay un abultamiento de la piel por la cantidad de líquido que se acumula de manera inmediata. Solo es abordado con cirugía.

¿Qué es lo que favorece las lesiones repetitivas en el deporte?

Más allá del caso de Hazard, cuando se acumulan múltiples trastornos óseos y musculares en una carrera atlética es frecuente que haya lesiones repetitivas en el deporte por una serie de factores de riesgo. Estos son más notorios entre las personas que entrenan en extremo y que se desarrollan en ámbitos profesionales de élite.

Los futbolistas de equipos de primera tienen rutinas de ejercicio que los obligan a estar a la altura de las circunstancias. A pesar de contar con equipos médicos especializados en medicina del deporte, a veces las lesiones suceden por la acumulación de factores de riesgo.

Entre estos podemos mencionar los siguientes:

  • Condición muscular: hay personas con mejor y con peor condición del sistema osteo-mio-articular. Esto se relaciona a la genética y a la composición de las fibras musculares, así como al tipo de entrenamiento que se llevó a cabo desde la infancia o la adolescencia.
  • Descansos y entrenamiento: las jornadas extenuantes de ejercicios, las exigencias por cumplir ciertos objetivos impuestos por el deporte de élite y las malas rutinas de calentamiento y enfriamiento predisponen a las lesiones, así como a su repetición a lo largo de una carrera profesional.
  • Sobreentrenamiento: relacionado al punto anterior, puede que una persona tenga el mejor asesoramiento médico posible en términos de cuidado, pero se acumulan períodos de exigencia que llevan al cuerpo al límite o más allá. En el fútbol esto se vincula a fechas muy cercanas entre partidos, por ejemplo.
  • Lesiones previas: la presencia de un trastorno anterior favorece que aparezcan lesiones repetitivas en el deporte. Los esguinces de rodilla y de tobillo, por ejemplo, reinciden con habitualidad. Las articulaciones quedan debilitadas y no soportan como antes la misma presión ni las mismas fuerzas de impacto.

Las lesiones repetitivas en el deporte afectan la vida del atleta

Tratamiento de fisioterapia para lesiones repetitivas en el deporte.
La rehabilitación con fisioterapia es clave en la recuperación de los deportistas, pero debe realizarse siguiendo al pie de la letras las indicaciones.

Si tomamos las estadísticas de los problemas musculares en el fútbol, nos daremos cuenta que las lesiones repetitivas en este deporte afectan la calidad de vida de los atletas, pero también sus proyecciones para una carrera profesional. Los días fuera de la cancha significan una pérdida de estado físico y de valor en el mercado de pases.

Entre los futbolistas, del 25 % al 30 % de todas las lesiones sufridas son en los músculos. Puntualmente, los más desgarrados son los cuádriceps. También se cuentan aquí los gastrocnemios y los isquiotibiales.

La recuperación es muy importante en este contexto y, por ello, para las lesiones repetitivas en el deporte la fisioterapia juega un rol clave. Hay diversas técnicas de abordaje, pero siempre se pretende que haya un margen de seguridad para indicar el regreso a la actividad.

En términos generales, recuperando el caso de Hazard, diremos que para las roturas musculares hay un promedio de 15 días de inactividad si la lesión es de primer grado y hasta 3 meses para las roturas completas. Los médicos suelen recomendar, en el caso de un desgarro del recto anterior, que se corrobore amplitud sin dolor de la rodilla y que los gestos típicos del deporte se puedan realizar sin molestias.

¿Qué pasa luego de volver a la cancha? Es muy probable que los futbolistas de élite tengan una rehabilitación más que adecuada y no sufran dolores al retomar entrenamientos. Pero también es cierto que las fibras han cicatrizado y que no tendrán la misma resistencia ni amplitud que en un principio.

El riesgo de volver a lesionarse existe y no se puede menospreciar. Aquello que se conoce como repetición del gesto deportivo es lo que favorece la sobrecarga de los tejidos que han cambiado a causa de un trastorno previo. Se trata de volver a realizar los mismos movimientos una y otra vez, como sucede al patear un balón.

Sigue leyendo: Descubre la importancia de mantener un día libre en la rutina de ejercicio

El caso de Hazard parece referir a lesiones repetitivas

En definitiva, el caso paradigmático de Eden Hazard parece responder a un cuadro de lesiones repetitivas en el deporte. Sin dudas que el Real Madrid dispondrá de un equipo médico y de fisioterapia adecuado para el abordaje, pero ello no quita que los factores de riesgo para reincidencia estén presentes.

No sabemos cuál es el grado de desgarro muscular del recto anterior izquierdo del deportista, pero podemos imaginar que el mes de reposo representa una precaución ineludible. Por todo esto es importante prestar atención a las señales de las fibras cuando nos avisan de una sobrecarga o una fatiga.

  • Jiménez Díaz, Fernando, Henry Goitz, and Antonio Bouffard. "Diagnóstico clínico y ecográfico de las lesiones musculares." Arch. med. deporte (2010): 465-476.
  • Tudela Navarro, Antonio. "Como evitar lesiones en deportes repetitivos de alta competición y nuevas técnicas de entrenamiento repetitivo." (2016).
  • De La Oliva, Alejandro García, et al. "Lesiones musculares crónicas del miembro inferior. Valoración ecográfica." Seram (2018).
  • Pascual, C. Moreno, V. Rodríguez Pérez, and J. Seco Calvo. "Epidemiología de las lesiones deportivas." Fisioterapia 30.1 (2008): 40-48.
  • Noya, Javier, and M. Sillero. "Epidemiología de las lesiones en el fútbol profesional español en la temporada 2008-2009." Arch Med Deporte 150.4 (2012): 750-66.
  • Belloch, S. Llana, P. Pérez Soriano, and E. Lledó Figueres. "La epidemiología en el fútbol: una revisión sistemática." Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte/International Journal of Medicine and Science of Physical Activity and Sport 10.37 (2010): 22-40.
  • Pifarre San Agustin, Fernando, et al. "Las lesiones por sobrecarga en las extremidades inferiores desde el punto de vista biomecánico." (2016).