Los 6 remedios caseros para el reflujo ácido

Daniela Echeverri Castro·
04 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la fisioterapeuta y nutricionista Sofía Quintana Alonso al
03 Enero, 2020
El bicarbonato de sodio nos puede ayudar a regular los niveles del pH del organismo, lo que nos permitiría aliviar el reflujo ácido. ¿Qué otras soluciones naturales podemos utilizar en estos casos?

El reflujo ácido es un problema de salud muy común hoy en día; se lo conoce también como reflujo gastroesofágico o la enfermedad de úlcera péptica. Este problema se produce cuando los ácidos estomacales se devuelven a la garganta, lo que genera una sensación de ardor. Te presentamos algunos remedios caseros para el reflujo ácido.

Las personas que sufren de este problema también suelen experimentar otros efectos desagradables en diferentes áreas de su cuerpo. Puede ocurrir que el ardor y la acidez también provoquen trastornos de sueño y ronquidos.

Por otra parte, también puede llegar a generar asma, dispepsia, mal aliento, inflamación del esófago, formación de úlceras y, en los casos más severos, hasta puede conducir a un cáncer esofágico.

Es muy importante modificar los hábitos alimenticios para lograr combatir de forma efectiva el reflujo ácido y sus síntomas. Se debe reducir al máximo el consumo de alimentos procesados, así como el exceso de azúcares, refinados, cafeína, alcohol y grasas, entre otros.

En lugar de todos estos, se recomienda incrementar el consumo de frutas, verduras y cereales integrales, especialmente los que son ricos en fibra.

Remedios caseros para el reflujo ácido

Si esta dolencia te afecta a menudo y te genera varias de las molestias mencionadas, quizá alguno de los siguientes remedios caseros para el reflujo ácido te pueda ayudar.

Recuerda, de todas maneras, que la consulta con el médico es primordial ante esta o cualquier otra afección del sistema digestivo. Asimismo, ten presente que ninguno de estos remedios caseros puede sustituir el tratamiento indicado por el profesional.

1. Jugo de aloe vera

Aloe vera

El jugo de aloe vera posee múltiples propiedades que favorecen la salud de muchas maneras. Uno de sus beneficios es su poder antinflamatorio, que puede ayudar a reducir los síntomas del reflujo ácido, tal y como confirma este estudio.

Para ello, se suele recomendar beber jugo de aloe antes de las comidas. Sin embargo, consulta sobre su modo y frecuencia de uso con el médico.

Es importante tener en cuenta que este jugo tiene un efecto laxante; por lo tanto, puede no ser recomendable para ciertas personas.

Lee también: Cómo combatir el ardor de estómago

2. Vinagre de manzana puro

El vinagre de manzana puro es uno de los más populares remedios caseros para el reflujo ácido. Las recetas tradicionales indican diluir una cucharada de vinagre de manzana puro en un vaso grande con agua y beberlo ante el primer síntoma que percibas. Ciertas investigaciones afirman que se trata de un remedio positivo para los estómagos delicados.

3. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato-de-sodio

El bicarbonato de sodio es un ingrediente muy económico, recomendado popularmente para regular los niveles de pH del organismo. Este beneficio también lo convierte en un posible remedio para aliviar el reflujo, aunque estudios científicos revelan que no es más efectivo que medicamentos comunes como el omeprazol.

Según las creencias populares, para aprovechar los beneficios de este elemento basta con diluir una cucharadita del producto en un vaso grande de agua y beberlo. Consulta con tu médico antes de ingerirlo.

4. Regaliz

El regaliz actúa como un gel protector, ya que crea una película en el estómago. Por esta razón, es ideal para reducir y prevenir los molestos síntomas del reflujo ácido, y así lo confirman los estudios. Para ello, se recomienda consumirlo en forma de té o extracto.

5. Jengibre

Jengibre

Se dice popularmente que la raíz de jengibre tiene un efecto gastroprotector, ya que bloquea el ácido y suprime la bacteria Helicobacter pylori.

Para paliar los problemas de reflujo ácido, podría bastar con preparar un té con una cucharadita de jengibre fresco y una taza de agua hirviendo. Se deja reposar 5 minutos y se consume antes de cada comida.

6. Glutamina

La glutamina es un aminoácido que, según estudios, puede tratar los daños gastrointestinales causados por H. pylori. Aunque el organismo lo produce de forma natural, también se puede obtener a través del consumo de alimentos como la carne de res, pollo y pescado, los huevos, los productos lácteos.

También se encuentra en algunas frutas y vegetales como el perejil o las espinacas, entre otros. La glutamina tiene un efecto antinflamatorio que reduce la hinchazón abdominal con reflujo.

Te puede interesar: ¿Conocías estas 6 alternativas naturales al omeprazol?

Otros consejos importantes para combatir el reflujo ácido

Además de probar alguno de los remedios caseros anteriores, es muy importante atender a unas recomendaciones claves para combatir este problema:

  • Tómate el tiempo necesario para comer bien y masticar los alimentos de forma adecuada, de modo que no haya inflamación ni presión estomacal.
  • La última comida del día debe ser ligera y se ha de consumir por lo menos 3 horas antes de ir a la cama.
  • Evita al máximo las comidas irritantes y ácidas que pueden causar el reflujo ácido.
  • Cuando empieces a comer, no comiences con alimentos ricos en almidones. Lo ideal es empezar por las verduras o la carne y dejar para lo último las papas o el pan.
  • Si sufres de obesidad, es muy importante que empieces a buscar opciones para perder peso; el sobrepeso dificulta que el esfínter esofágico inferior permanezca cerrado, lo que provoca el reflujo ácido.
  • Evita al máximo el consumo excesivo de bebidas alcohólicas; son irritantes y favorecen la aparición de reflujo ácido.

En definitiva, el reflujo es una afección tan molesta e irritante como prevenible. Con la incorporación de hábitos saludables y una buena alimentación, ya habremos hecho gran parte del proceso. Si aún así se presenta, puedes recurrir a estos remedios caseros para el reflujo ácido, por supuesto.

  • Gyawali, C. P., & Fass, R. (2018). Management of Gastroesophageal Reflux Disease. Gastroenterology. https://doi.org/10.1053/j.gastro.2017.07.049
  • Boeckxstaens, G., El-Serag, H. B., Smout, A. J. P. M., & Kahrilas, P. J. (2015). Symptomatic reflux disease: The present, the past and the future. Postgraduate Medical Journal. https://doi.org/10.1136/postgradmedj-2013-306393rep
  • Subramanian, C. R., & Triadafilopoulos, G. (2015). Refractory gastroesophageal reflux disease. Gastroenterology Report. https://doi.org/10.1093/gastro/gou061