¿Qué significan las manchas blancas en las uñas?

31 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Cuando observamos una mancha en mitad de la uña puede ser producto de un golpe recibido con anterioridad, lo que da lugar a un traumatismo en la matriz de la uña y su inflamación.

Es posible que, en algún momento de la vida, una persona presente líneas o manchas blancas en las uñas. ¿A qué puede deberse eso? ¿Con qué se suele relacionar? y ¿Cómo puede tratarse? son algunas de las interrogantes más comunes al respecto.

La leuconiquia es el término que define la aparición de pequeñas manchas o líneas blancas en las uñas. Una cuestión muy común en personas de cualquier sexo y edad, que por lo general, se asocia con los hábitos alimenticios.

Algunas personas asocian la aparición de estas manchas con falta de calcio, mientras que otras, lo asocian con déficit de otros nutrientes.

¿Son estas teorías ciertas?

“Si dices mentiras, te saldrán manchas en las uñas” y “Si tienes líneas en las uñas, eso quiere decir que te falta calcio” son dos de las afirmaciones más comunes a la hora de abordar el problema. Ahora bien, ¿tienen validez desde el punto de vista científico?

Por muy convincentes que puedan parecer estas afirmaciones, no están demostradas ni se basan en ningún estudio sólido.

Estas pequeñas manchas que pueden resultar antiestéticas son totalmente inofensivas. En realidad suelen aparecer debido a que «se ha producido con anterioridad un proceso inflamatorio o un traumatismo en la matriz de la uña que provoca que la queratinización sea anormal». Así lo explica el doctor Pablo Unamuno, jefe de servicio de Dermatología del Hospital Clínico de Salamanca, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología: «La uña crece un milímetro cada diez días, así que cuando vemos la mancha en mitad de la uña significa que la lesión se produjo dos o tres meses atrás».

Según la doctora Rosa Senan, los golpes leves de las uñas, manicuras bruscas o agresivas, mordeduras continuas o cortes inadecuados de la cutícula pueden provocar que en las uñas aparezcan pequeñas lesiones.

¿Existe un tratamiento?

Actualmente no existe ningún tipo de tratamiento de la leuconiquia. Simplemente se debe esperar a que la uña crezca para poder cortar la parte en la que apareció la línea o mancha. Asimismo se puede ocultarla con un barniz de uñas.

Si aparece tan solo una línea o mancha pequeña de color blanco en la uña, no es una cuestión por la que uno deba preocuparse. No obstante, si lo que aparece en la uña es una línea con surco de lado a lado, es posible que se haya generado un daño. En este caso es necesario acudir al dermatólogo para que haga un diagnóstico sobre el problema.

Otra razón por la que se debe acudir al médico es porque la uña puede comenzar a opacarse y aclararse significativamente, «En estos casos, el problema no está en la lámina, sino en el lecho (debajo de la uña) y puede advertirnos de alguna enfermedad subyacente», advierte el profesor Unamuno.

También le puede interesar: Cómo hacer tratamientos caseros para acelerar el crecimiento de las uñas

¿Se pueden prevenir?

Las líneas y manchas blancas en las uñas aún son una incógnita en muchos aspectos. Por ello, no es posible afirmar si existe una forma concreta de prevenirlas, ya que tampoco se conoce qué es exactamente lo que puede causarlas. Sin embargo, se considera que con unos buenos cuidados, podría prevenirse su aparición.

Algunos de los cuidados que deben recibir las uñas para que se mantengan sanas son:

  • Evitar morderlas.
  • Hidratación diaria (bien sea con aceites naturales -como el de almendras o el de ricino- o con cremas hidratantes para las manos -aplicándolas cada noche antes de dormir en cada uña mediante un suave masaje-).
  • No utilizar cepillos ásperos para limpiarlas.
  • Mantener una dieta equilibrada. Consumir alimentos ricos en vitaminas como frutas y verduras, además de complementos vitamínicos, si fuera necesario.
  • No limarlas ni cortarlas en exceso y utilizar los instrumentos apropiados para ello.
  • Evitar utilizar las uñas para abrir productos y realizar actividades afines.
  • Usar guantes a la hora de realizar actividades que impliquen el contacto con detergentes y otros productos que contienen químicos agresivos, como la limpieza del hogar.

Con unos buenos cuidados es posible tener unas uñas sanas. Y en caso de que ocasionalmente aparezcan manchas o líneas blancas, no debemos alarmarnos, sino repasar nuestros hábitos de vida y, si es necesario, mejorarlos. En caso de tener una inquietud mayor, lo más recomendable es consultar con el médico de cabecera o un dermatólogo.