Mi metabolismo ha cambiado: ¿qué puedo hacer para activarlo de nuevo?

Si queremos quitarnos unos kilos debemos obligar al cuerpo a ponerse en marcha. Si llevamos una vida sedentaria es posible que no subamos de peso, pero tampoco bajaremos.
Mi metabolismo ha cambiado: ¿qué puedo hacer para activarlo de nuevo?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 12 mayo, 2021.

Última actualización: 12 mayo, 2021

Nos pasamos meses y meses siguiendo dietas estrictas, cuidamos al máximo cada alimento que ponemos en nuestros platos y, sin embargo, no vemos resultados. No logramos bajar de peso. Ni un gramo. ¿A qué se debe esto? Se trata del metabolismo.

Lo habitual es que vayamos al médico y que un nutricionista nos prescriba una dieta más ajustada de acuerdo a nuestras particularidades. No obstante, siempre vale la pena conocer a qué se debe este problema y cuáles son las pautas que deberíamos seguir. En este sentido, el metabolismo puede cambiar a causa de muchos factores.

¿Qué es el metabolismo?

Hemos oído hablar muchas veces del metabolismo, y de cómo este nos influye a la hora de perder peso más o menos rápido. Sin embargo, en ocasiones nos acostumbramos a usar términos sin conocer muy bien qué son en realidad.

Entonces, explicado de forma sencilla, te diremos que el metabolismo es un conjunto de reacciones químicas, mediante las cuales liberamos energía y favorecemos el buen funcionamiento de las células del organismo.

Todos estos procesos se llevan a cabo mediante el catabolismo y el anabolismo, procesos esenciales que nos ayudan a:

  • Potenciar la circulación sanguínea.
  • Regular la temperatura corporal.
  • Respirar y obtener oxígeno para las células.
  • Permitirnos digerir de forma adecuada los alimentos y nutrientes.
  • Eliminar los desechos a través de la orina y de las heces.

Como puedes ver, se trata de un complejo mecanismo que incluye importantes procesos básicos para el cuerpo y que, a su vez, implica también a numerosos órganos.

En esencia, la metabolización es un complejo entramado de reacciones fisicoquímicas que van cambiando con el tiempo y que también pueden verse afectadas por causas externas. Veamos más a continuación.

¿Por qué cambia el metabolismo?

Acelerar el metabolismo.
El organismo funciona a partir de reacciones bioquímicas que son regulables.

Cambios hormonales

El metabolismo va cambiando con los años.

Si bien es cierto que el peso de la genética determina el que heredemos un metabolismo más activo o más lento, a medida que vamos madurando, la facilidad para perder peso se va haciendo más complicada.

¿A qué se debe?

  • Cuando pasan los años las mujeres llegamos a la menopausia, y producimos menos estrógenos y progesterona. Todo ello va causando pequeños cambios.
  • Se produce una ralentización de la tasa metabólica y disminución del metabolismo basal. Es decir, necesitamos menos energía en el día a día, y todo exceso que el cuerpo no necesita se convierte en grasa almacenada.
  • Además, perdemos masa muscular, lo cual se convierte también en una bajada del ritmo metabólico.

El ejercicio físico

Es posible que llegues a casa cansada, que no pares en todo el día y que, sin embargo, toda esa actividad no se refleje en tu cuerpo.

  • Debes tener en cuenta que estar de pie, por ejemplo, no ayuda a quema energías, ni tampoco caminar a paso normal.
  • El corazón necesita “ponerse en marcha”, acelerarse a un ritmo adecuado, no muy elevado pero sí constante.
  • Estamos hablando de ejercicio aeróbico, ese que favorece la salud cardíaca y que activa el metabolismo.
  • Llevar una vida sedentaria o de actividad moderada o baja acostumbra el cuerpo a un nivel estable de energías. En este punto podemos “no aumentar” de peso, sin embargo, no conseguiremos reducir esos kilos de más.

La ingesta de determinados alimentos

Existen determinados alimentos que, ingeridos de forma regular, pueden ayudarnos a poner en funcionamiento el metabolismo.

Ahora bien, si acostumbramos al organismo a un determinado tipo de componentes conseguiremos ralentizar todos esos procesos básicos a nivel celular de los que te hablábamos al inicio.

Procura evitar el exceso de:

  • Azúcares.
  • Carnes rojas.
  • Grasas saturadas.
  • Harinas refinadas
  • Ultraprocesados.

¿Cómo podemos activar de nuevo el metabolismo?

Los cambios del metabolismo se logran mediante adaptaciones del estilo de vida
Los cambios en el estilo de vida son necesarios.

Cambios físicos, cambio de actitud

Has notado que tu cuerpo ha cambiado, que antes solías perder peso de forma fácil y que, ahora, los resultados no son los mismos pese a los esfuerzos:

  • No te desanimes, pues una baja motivación puede hacernos caer en la desesperanza y las emociones negativas acaban afectando a la salud.
  • Tómalo como un reto. Como una señal de que ahora hay que esforzarse un poco más, y que con esfuerzos hay resultados.
  • Es importante que cuentes con apoyo de tu familia, de amigos y con la información de los médicos que te dirán a qué se debe que no puedas perder peso con más facilidad.

Alimentos que puedes incluir en tu dieta

Para sacarle el máximo provecho a tu alimentación, lo ideal es que sigas las indicaciones de tu médico y nutricionista. Esto es importante para mantener la variedad y el equilibrio en todo sentido.

Adicionalmente, puedes considerar incluir los siguientes alimentos a tu dieta:

  • Canela.
  • Rábanos.
  • Jengibre.
  • Lentejas.
  • Alcachofas.
  • Carne magra.
  • Arroz integral.
  • Brotes verdes.
  • Yogur blanco natural.
  • Ensaladas de lentejas y brotes verdes.
  • Pimientos picantes o chiles.
  • Alimentos ricos en omega 3, como pescados, nueces o aguacates.
  • Fruta (peras, manzanas, pomelos o toronjas, naranjas, kiwis, papayas).

Sí a los ejercicios aeróbicos

El metabolismo puede optimizarse mediante ejercicios
Los ejercicios cardiovasculares pueden ayudar a perder peso y mejorar el metabolismo.

Es importante que dediques una hora al día a practicar ejercicios aérobicos. Si lo deseas, y para mantener ese pacto contigo mismo y no dejarlo de un día para otro, puedes hacer este propósito en compañía de otros amigos.

Por ejemplo, podéis quedar cada día para caminar al aire libre por las mañanas, montar en bici, nadar, hacer una sesión de bailoterapia, etc. Lo que tú desees, pero que te obligue a poner en funcionamiento el corazón.

¡Verás qué bien te sientes y qué bien te ves después de unas semanas si tienes en cuenta estas recomendaciones!