¿Cuándo los niños deben empezar a usar desodorante?

Usar desodorante es una necesidad cuando los cambios metabólicos llevan a que haya olores desagradables en el cuerpo. Sin embargo, lo más importante es mantener una buena higiene.
¿Cuándo los niños deben empezar a usar desodorante?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 06 julio, 2022

El crecimiento trae consigo muchos cambios en la pubertad. Entre ellos están los olores corporales, como que el que hay debajo de las axilas. Es entonces cuando surge la duda sobre el uso de desodorante en los niños.

El tema preocupa a los padres, ya que usar desodorante en los niños tiene sus pros, pero también sus contras. Estos productos muchas veces contienen químicos agresivos y existe la pregunta válida sobre si serán una buena opción.

De hecho, hay pequeños que apenas si han crecido y ya presentan algunos olores corporales molestos. En esos casos, hay aún más dudas sobre la conveniencia de emplear el desodorante. ¿Cuál es el momento adecuado?

¿Por qué aparece el olor corporal?

Antes determinar cuál es el momento adecuado para usar desodorante en los niños, analicemos por qué cambia el olor corporal durante el crecimiento. Las glándulas sudoríparas que hay en las axilas y en la ingle son diferentes a las del resto del cuerpo. Estas se llaman glándulas sudoríparas apocrinas.

Este tipo produce un sudor que tiene un contenido de grasa más elevado. Así mismo, en tanto las axilas y la ingle son zonas en las que hay pliegues de piel, resultan más propensas a la humedad. Todo en conjunto hace que allí se acumulen más bacterias.

Las bacterias alojadas en esas zonas procesan el sudor de alto contenido graso. Al hacerlo, producen diferentes compuestos que dan lugar al mal olor. Ahora bien, ese cambio en las glándulas sudoríparas y la modificación en los olores corporales aparece en una fase llamada adrenarquia.

La adrenarquia

La adrenarquia es una fase normal del desarrollo en la que comienza la aparición de vello púbico, acné leve y cambios en el olor corporal. Este proceso es anterior a la pubertad y suele manifestarse hacia los 9 años en los varones y hacia los 8 en las niñas.

El cambio metabólico genera la duda sobre si es conveniente usar desodorante o no en estos niños. En algunas ocasiones, hay una anomalía hormonal que lleva a la adrenarquia prematura, esto es, a que el proceso aparezca antes de lo esperable. Ocurre más en las niñas y se presenta entre los 3 y los 8 años.

También se da el caso de que haya más sudoración de lo normal, tanto en los niños con adrenarquia a tiempo como en los que presentan la forma prematura. Esa condición se llama hiperhidrosis y es frecuente en la niñez.

Pubertad en una niña.
La pubertad engloba cambios físicos y psicológicos. Entre los primeros está la modificación de las glándulas sudoríparas, que se une al acné incipiente.

¿Cuándo deben empezar a usar desodorante los niños?

El mejor momento para que los niños empiecen a usar desodorante suele ser entre los 10 y los 12 años. Sin embargo, esto no se puede generalizar. Como hemos aclarado, algunas veces el mal olor corporal aparece antes. Si la higiene habitual no es suficiente, podría ser necesario el empleo de estos productos.

Por regla general, cuando comienzan a aparecer los vellos en las axilas también se inicia el cambio en el olor corporal. En condiciones normales, esto puede ser combatido con una higiene adecuada.

No es conveniente usar desodorante a edades muy tempranas.

Lo indicado es que, si el niño presenta olores corporales muy intensos y no tiene edad suficiente para usar desodorante, se consulte con el pediatra para que oriente sobre lo que se debe hacer. Lo mismo aplica para aquellos casos en los que el sudor es excesivo o posee un aroma muy intenso.



Cómo elegir un desodorante adecuado

Más importante que usar un desodorante es elegir el adecuado. Lo primero que se debe tener en cuenta es que los niños tienen una piel más delicada que la de los adultos. Partiendo de esta premisa, suele ser prioritaria la elección de un producto en crema, roll-on o stick.

Estos tipos facilitan la absorción en la piel. Así mismo, puede ser adecuada la elección los que poseen la etiqueta bio, que suelen estar elaborados con fórmulas más suaves y amigables con la piel. El producto no debe contener alcohol.

No es conveniente que un niño menor de 12 años utilice un antitranspirante. Estas fórmulas suelen inhibir la producción de sudor en la zona. Lo ideal es que solo se empleen después de los 14 años.



Las medidas de higiene suman

En principio, lo mejor es que el niño logre manejar los olores corporales sin usar desodorante. En especial, si cuenta con menos de 10 años.

A veces, unas medidas higiénicas básicas son suficientes para controlar esos aromas desagradables:

  • Bañarse todos los días y después de realizar actividades que provoquen mucha sudoración.
  • Lavar bien todas las partes del cuerpo, en especial las axilas, los genitales y los pies.
  • Secarse bien después del baño. La humedad favorece la proliferación de bacterias.
  • No ponerse de nuevo la ropa ya utilizada.
  • Emplear ropa de algodón y holgada.
  • Evitar el calzado plástico.
Adolescente hace ejercicio físico.
Tras la realización de actividades que favorecen la sudoración, es recomendable un baño para proteger la piel.

El desodorante en los niños es solo un complemento

Tanto en los casos de hiperhidrosis (exceso de sudor) como de bromhidrosis (olor demasiado intenso), lo indicado no es usar desodorante en exceso, sino acudir al pediatra. Él señalará lo que se debe hacer.

Para mantener un buen olor corporal hay que observar las medidas de higiene básicas. Con ello es muy probable mejorar este aspecto. El desodorante es un complemento de la higiene y no la base de la misma.



  • Villanueva, J. (2004). Biología de las glándulas sudoríparas ecrinas. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, 12(1), 49-60.
  • Molano, F. J. M., Zallo, L. A., Rodríguez, M. F., Segura, P. P., Pérez, T. G., Calvo, M. L. S., & Guillén, L. S. (2017, November). Estudio de la asociación de adrenarquia prematura idiopática con la presencia de alteraciones metabólicas y con antecedente de pequeño para edad gestacional. In Anales de Pediatría (Vol. 87, No. 5, pp. 253-259). Elsevier Doyma.