Nueces pecanas: nutrición, beneficios y cómo incluir en la dieta

¿Quieres incluir las nueces pecanas en tu dieta? Te explicamos cómo hacerlo, así como la mejor forma de aprovechar sus beneficios.
Nueces pecanas: nutrición, beneficios y cómo incluir en la dieta
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 23 octubre, 2021.

Última actualización: 23 octubre, 2021

Las nueces pecanas son las semillas de los frutos del pecano, un árbol nativo del norte de México y el sur de los Estados Unidos. Pertenece a la familia de las Junglandaceae y, aunque un poco más dulce, tiene un sabor parecido a la nuez tradicional.

Las nueces pecanas se consideran un alimento completo gracias a la fuente de vitaminas y minerales que contienen. Además, su sabor natural a mantequilla resalta cualquier preparación, dulce o salada.

En este artículo encontrarás todas las ventajas de incluir las nueces pecanas como un ingrediente de la cocina saludable. Así como algunos trucos para seleccionar las mejores y preparar recetas.

Aportes nutricionales de las nueces pecanas

De acuerdo a las tablas nutricionales, 1 onza o 28 gramos de nueces pecanas contienen una serie de nutrientes importantes, entre los que resaltan los siguientes:

  • Calorías: 196.
  • Proteína: 2,5 gramos.
  • Grasa: 20,5 gramos.
  • Carbohidratos: 4 gramos.
  • Fibra: 2,7 gramos.
  • Cobre: 38 % del valor diario (VD).
  • Tiamina: 16 % del VD.
  • Magnesio: 8 % del VD.
  • Zinc: 12 % del VD.
  • Hierro: 4 % del VD.
  • Fósforo: 6 % del VD.

Grasas

El 90 % de todas las calorías que aportan las nueces pecanas provienen de las grasas. La revista Offarm las considera de alta densidad energética (más de 4 calorías por gramo de nuez). La misma publicación señala que el tipo de grasa de las nueces depende si se consumen al natural o tostadas. Con base en el aceite para cocinarlas, pueden incrementar unas 30 o 40 calorías cada 100 gramos.

La revista Interciencia refiere que el tipo de grasa que se encuentran en las nueces es omega 3 (DHA Y EPA). Es el mismo de pescados, moluscos y crustáceos.

Carbohidratos

Más del 50 % de todos los carbohidratos de las nueces pecanas están formados por fibra dietética, reconocida por mejorar la salud intestinal. Una onza de nueces pecanas aportan casi 3 gramos de fibra.

Alimentos que contienen Omega 3.
Las nueces pecanas pueden incluirse dentro del grupo de alimentos que aportan omega 3 al cuerpo.

Vitaminas y minerales

Las nueces pecanas contienen varias vitaminas hidrosolubles, como tiamina, ácido fólico, piridoxina y niacina. Además, resalta la vitamina E como un antioxidante natural que conserva los ácidos grasos poliinsaturados.

Según un grupo de expertos, la tiamina participa en el metabolismo energético de los carbohidratos. El Journal of Research in Medical Science señala que el zinc mejora la función inmune, la cerebral, el crecimiento celular y acelera la cicatrización de heridas.



Beneficios de las nueces para la salud

Existen evidencias suficientes que recomiendan la ingesta habitual de frutos secos, como las nueces pecanas, para cualquier grupo de población.

Ayudan a regular el azúcar en sangre

Algunos estudios indican que el contenido de fibra de las nueces puede regular la glucosa en personas sanas y mantener el control metabólico en pacientes diabéticos. También refieren que los omega 3 de las nueces reducen el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una revisión respalda su inclusión en la dieta para controlar este tipo de patologías.

La revista Nutrients señala que, aunque las nueces contienen en su mayoría fibra de tipo insoluble, el contenido de soluble es capaz de regular el azúcar en la sangre. Este tipo de fibra forma un gel indigerible que hace más lenta la absorción de la glucosa en el intestino.

Otro estudio reveló que, cuando un grupo de personas con sobrepeso u obesidad comen nueces pecanas durante 1 mes, mejora su capacidad para utilizar la insulina. Esta hormona se encarga de llevar el azúcar desde la sangre hasta las diferentes células.

Mejoran la función cerebral

Varios investigadores han confirmado que la presencia de ácidos grasos monoinsaturados puede reducir la inflamación y el deterioro mental en adultos mayores de 45 y 65 años. Las nueces de árbol contienen una buena proporción de ácido oleico.

Otros estudios en adultos mayores y en mujeres ancianas encontraron que aquellos que consumían más de 10 gramos de nueces al día tuvieron una mejor función cerebral y menor probabilidad de sufrir problemas cognitivos. Sin embargo, se requieren más investigaciones que evalúen el efecto específico sobre las enfermedades cognitivas.

Mantienen el corazón sano

Los científicos han puesto en evidencia que el tipo de grasa que contienen los frutos secos es beneficioso para el corazón. Por ejemplo, cuando las arterias coronarias se estrechan por acumulación del colesterol, afectan el buen funcionamiento cardíaco.

Un ensayo clínico  concluyó que ingerir 30 gramos de nueces al día durante 3 meses mantiene las arterias limpias de colesterol malo y con una buena circulación. Otros estudios también han encontrado resultados favorables en personas con niveles normales de colesterol.

Además, un grupo de expertos, al examinar el efecto de varios tipos de nueces sobre algunos factores de riesgo cardiovasculares, las recomendaron para disminuir el colesterol total, el colesterol LDL o malo y triglicéridos.

Cómo incluir las nueces pecanas en la dieta

Las nueces se cosechan muy cerca a la temporada navideña. Su carga de nutrientes las hacen predilectas para las dietas saludables.

Es importante consumir alrededor de 28 gramos o 1 onza al día. Deben estar libres de daños, como agujeros, y tener un tamaño uniforme. Es recomendable sacudir la nuez y escuchar un traqueteo para cerciorarse de que están secas, crujientes y listas para comer.

Pueden espolvorearse sobre yogur, avena o comidas como granola y ensaladas. También pueden consumirse como snack.



Recetas con nueces pecanas

Recuerda que las nueces pecanas van bien con preparaciones dulces o saladas. Así que te mostramos una de cada tipo para que actives tu imaginación al crear comidas saludables.

Coles de Bruselas con granada y nueces pecanas

Para 4 personas necesitas los siguientes ingredientes:
  • 1 kilo de coles de Bruselas.
  • 50 gramos de nueces pecanas.
  • 1 granada.
  • 500 gramos de calabaza.
  • 160 gramos de boniato.
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal marina.

Sigue los siguientes pasos para una preparación que no falle:

  1. Lavar las coles de Bruselas, cortar la base dura y retirar las primeras hojas. Cortar por la mitad.
  2. Colocarlos en una bandeja y adicionar unas 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.
  3. Mezclar y llevar al horno previamente precalentado a 190 grados centígrados durante 25 minutos o hasta que ablanden.
  4. Aparte, pelar la calabaza y el boniato y trocearlo en trozos medianos. Lavar y secar. Colocarlos en otra bandeja que se colocará en el horno con 2 cucharadas de aceite de oliva y sal durante 25 minutos.
  5. Cuando ablanden, triturar hasta obtener un puré. Mezclar con 2 1/2 cucharadas de aceite de oliva, 1/2 cucharadita de comino en polvo, 1/2 cucharadita de sal.
  6. Triturar las nueces pecanas en pequeños trozos y desgranar la granada. Agregar a las coles de Bruselas.
  7. Colocar una capa de puré en una bandeja para servir y otra de coles de Bruselas mezcladas con las nueces y la granada. Decorar con hojas de rúcula.
Coles de Bruselas.
Con las coles de Bruselas y el añadido de nueces pecanas generas un plato de alto contenido nutricional.

Pan dulce de cambur y nueces

Este producto dulce necesita los siguientes ingredientes para 12 porciones:

  • 125 gramos de nueces pecanas.
  • 3 cambures picados.
  • 125 gramos de mantequilla derretida.
  • 125 gramos de azúcar moreno.
  • 3 huevos.
  • 250 gramos de harina leudante.

Sigue estos pasos y prepara el pan dulce:

  1. Reserva la mitad de las nueces pecanas para decorar.
  2. Coloca todos los ingredientes en un procesador de alimentos y mezcla bien hasta que quede homogéneo.
  3. Vierte la mezcla en un molde engrasado y forrado.
  4. Decora con las pecanas reservadas.
  5. Lleva al horno precalentado a 160 grados centígrados durante 30 o 40 minutos.
  6. Deja enfriar y desmolda.
Te podría interesar...
Nueces de Brasil: propiedades, nutrición y usos en la cocina
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Nueces de Brasil: propiedades, nutrición y usos en la cocina

Descubrimos las propiedades y posibles beneficios de las nueces de Brasil y conocemos cómo se pueden introducir en el día a día.



  • M José González Corbella. Frutos secos. Análisis de sus beneficios para la salud. Offarm. 2008. Vol. 27. Núm. 5. páginas 100-107. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-frutos-secos-analisis-sus-beneficios-13120524
  • Castro-González María Isabel. Acidos grasos omega 3: beneficios y fuentes. 2002, 27( 3 ): 128-136. Disponible en: http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0378-18442002000300005&lng=es.
  • Julianna L. Martel; Connor C. Kerndt; David S. Franklin. Vitamin B1 (Thiamine).  Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482360/
  • Roohani N, Hurrell R, Kelishadi R, Schulin R. Zinc and its importance for human health: An integrative review. J Res Med Sci. 2013;18(2):144-157.
  • Jenkins DJ, Kendall CW, Josse AR, Salvatore S, Brighenti F, Augustin LS, Ellis PR, Vidgen E, Rao AV. Almonds decrease postprandial glycemia, insulinemia, and oxidative damage in healthy individuals. J Nutr. 2006, 136(12):2987-92.
  • Lattimer JM, Haub MD. Effects of dietary fiber and its components on metabolic health. Nutrients. 2010;2(12):1266-1289. doi:10.3390/nu2121266
  • McKay DL, Eliasziw M, Chen CYO, Blumberg JB. A Pecan-Rich Diet Improves Cardiometabolic Risk Factors in Overweight and Obese Adults: A Randomized Controlled Trial. Nutrients. 2018;10(3):339.
  • Viguiliouk E, Kendall CW, Blanco Mejia S, Cozma AI, Ha V, Mirrahimi A, Jayalath VH, Augustin LS, Chiavaroli L, Leiter LA, de Souza RJ, Jenkins DJ, Sievenpiper JL. Effect of tree nuts on glycemic control in diabetes: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled dietary trials. PLoS One. 2014;9(7):e103376. doi: 10.1371/journal.pone.0103376.
  • Naqvi AZ, Harty B, Mukamal KJ, Stoddard AM, Vitolins M, Dunn JE. Monounsaturated, trans, and saturated Fatty acids and cognitive decline in women. J Am Geriatr Soc. 2011;59(5):837-843. doi:10.1111/j.1532-5415.2011.03402.x
  • Niknam M, Paknahad Z, Maracy MR, Hashemi M. Dietary fatty acids and inflammatory markers in patients with coronary artery disease. Adv Biomed Res. 2014;3: 148. Li M, Shi Z. A Prospective Association of Nut Consumption with Cognitive Function in Chinese Adults aged 55+ _ China Health and Nutrition Survey. J Nutr Health Aging. 2019;23(2):211-216.
  • O'Brien J, Okereke O, Devore E, Rosner B, Breteler M, Grodstein F. Long-term intake of nuts in relation to cognitive function in older women. J Nutr Health Aging. 2014;18(5):496-502.
  • Schwingshackl L, Hoffmann G. Monounsaturated fatty acids and risk of cardiovascular disease: synopsis of the evidence available from systematic reviews and meta-analyses. Nutrients. 2012;4(12):1989-2007.
  • Campos VP, Portal VL, Markoski MM, Quadros AS, Bersch-Ferreira ÂC, Garavaglia J, Marcadenti A. Effects of a healthy diet enriched or not with pecan nuts or extra-virgin olive oil on the lipid profile of patients with stable coronary artery disease: a randomised clinical trial. J Hum Nutr Diet. 2020;33(3):439-450.
  • Morgan WA, Clayshulte BJ. Pecans lower low-density lipoprotein cholesterol in people with normal lipid levels. J Am Diet Assoc. 2000 Mar;100(3):312-8.
  • Del Gobbo LC, Falk MC, Feldman R, Lewis K, Mozaffarian D. Effects of tree nuts on blood lipids, apolipoproteins, and blood pressure: systematic review, meta-analysis, and dose-response of 61 controlled intervention trials. Am J Clin Nutr. 2015;102(6):1347-1356.
  • Halvorsen BL, Holte K, Myhrstad MC, Barikmo I, Hvattum E, Remberg SF, et al. A systematic screening of total antioxidants in dietary plants. J Nutr. 2002;132:461-71.