Mi pareja me habla mal: ¿qué puedo hacer?

Valeria Sabater·
24 Octubre, 2020
Una palabra de desprecio, un insulto o una frase que busca humillarnos duele tanto como un golpe. ¿Qué podemos hacer cuando nuestra pareja empieza a comunicarse de manera agresiva?

Cuanta más cercanía y apego tengamos con alguien, mayor efecto tendrán en nosotros sus palabras. Tanto es así que, en ocasiones, ciertas expresiones o comentarios pueden hacernos daño. Es más, son muchas las personas que se quejan de aquello de «mi pareja me habla mal y no sé qué hacer» o «cada día me habla con menos respeto y no sé cómo actuar ante esto».

¿Cómo deberíamos actuar ante dichas situaciones? Lo primero y más importante es no permitir que este tipo de dinámica se convierta en un hábito. No podemos pasar por alto que la comunicación violenta o agresiva es una forma de maltrato. Las consecuencias de vivir durante meses (o años) en un contexto donde son comunes los insultos o vejaciones tienen un serio impacto psicológico.

La progresión del maltrato

Por otro lado, este tipo de comportamientos en que se usan las palabras dañinas o agresivas en el seno de la relación aparecen de manera progresiva. Es común que al principio sean aparentes bromas, comentarios sarcásticos con los que menospreciar al otro y afiladas frases que se camuflan con la ironía. Se acompañan de risas y de un «no lo decía en serio, cariño».

Ahora bien, estas conductas van cogiendo fuerza con el tiempo, erosionándonos en silencio, hasta que de pronto uno toma conciencia de que las palabras son ya como auténticos golpes a la autoestima y a la propia dignidad.

Escena representando cuando mi pareja me habla mal.
El comportamiento del maltrato verbal es progresivo, al punto que luego evoluciona a formas más violentas.

El maltrato que nos cuesta reconocer cuando mi pareja me habla mal

Si hay algo que hay que tener en cuenta es que en una relación de pareja no basta con amarse mucho. Porque hay amores que duelen y personas que aunque amen, aman mal.

Así, para que el compromiso con alguien sea satisfactorio, feliz y perdurable necesitamos, sobre todo, que exista una buena comunicación. El poder llegar acuerdos y disponer de conexión emocional es, en muchos casos, garantía de éxito.

Ahora bien, puesto que no siempre encontramos a la persona idónea, es importante en todos los casos darnos cuenta de quién merece tiempo, esfuerzo y afectos y quién no. Son muchos quienes, por ejemplo, no son conscientes del todo de que ese desprecio cotidiano es una forma de maltrato.

Es más, abundan los que no quieren aceptar del todo que si mi pareja me habla mal, es muy probable que esté en una relación abusiva. Conozcamos más características.

¿Cuáles son los signos de la comunicación abusiva?

Tal y como nos revelan estudios científicos, como el llevado a cabo en la Universidad Case Western en Cleveland (Estados Unidos), entre el 50 y el 80 % de las personas han sufrido abuso emocional en algún momento. La comunicación abusiva y el hecho de que nos hablen mal es una característica recurrente. Se manifiesta con los signos siguientes:

  • Se burla de ti.
  • Emite juicios sobre tu persona sin comprenderte.
  • Reacciona mal, casi sin saber por qué te responde con insultos y agresividad.
  • Cualquier conversación termina en discusión y en gritos.
  • Hace uso de la ironía, del sarcasmo que hace daño. No duda en ridiculizarte delante de otros.
  • Se comunica sin empatía.
  • Te hace sentir culpable.
  • Su estilo de comunicación busca dominarte e infravalorarte.

¿Cómo actuar cuando mi pareja me habla mal?

Trabajos de investigación, como los realizados en la Facultad de Psicología de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) nos señalan que una buena comunicación garantiza la satisfacción en la relación. Ahora bien, tal y como hemos señalado antes, aparte del afecto y el buen diálogo necesitamos atender otros factores, como por ejemplo los emocionales.

De este modo, cuando mi pareja me habla mal es esencial no dejarlo pasar y tomar contacto con la autoestima y el equilibrio emocional. Cualquier pequeña turbación tiene su efecto; surge el dolor, el malestar y la infelicidad. ¿Cómo actuar, entonces, ante estos casos?

¿Qué hay detrás de esa comunicación agresiva?

Siempre es adecuado saber qué motiva esa forma de comunicarse de nuestra pareja. ¿Está pasando por un momento complicado? ¿No sabe gestionar la ansiedad o el estrés?

En ocasiones, factores como los problemas en el trabajo o traumas personales no resueltos están detrás de la agresividad. Es importante siempre saber qué hay de fondo en el comportamiento. No obstante, en ocasiones puede no tratarse de algo puntual. A veces podemos estar ante un estilo de personalidad habituado a este tipo de conducta.

Chico y chica representando cuando mi pareja me habla mal.
Es importante rastrear qué hay detrás de la comunicación agresiva. ¿Qué le sucede al otro para elevar el tono y comportarse así?

Actitud asertiva: lo que espero de ti y lo que no puedo permitir

Cuando mi pareja me habla mal no puedo dejarlo pasar. En caso de no responder, el abuso se mantendrá e incluso aumentará. Es necesario, por tanto, actuar con asertividad y dejar claros estos aspectos.

Debemos especificar qué palabra, expresión, comentario o conversación nos ha hecho daño. Pediremos que ese tipo de conductas no vuelvan a repetirse, dando ejemplos de lo que esperamos: respeto, comprensión, empatía, complicidad, ser escuchados, poder llegar a a acuerdos.

Tomar una decisión si mi pareja me habla mal

Las malas palabras duelen tanto como un golpe o como una herida. La comunicación agresiva es maltrato psicológico y, por tanto, no podemos ni debemos tolerarlo. En caso de que nuestra pareja no cambie en su actitud y continúe hablándonos mal, debemos optar por una decisión.

Una salida a tiempo de un vínculo que hiere, salva la autoestima y la dignidad. No toleremos lo intolerable. El amor auténtico no duele y, sobre todo, se comunica con respeto haciendo uso de una buena conexión emocional. Tengámoslo en cuenta.

  • Crane, C. A., & Testa, M. (2014). Daily associations among anger experience and intimate partner aggression within aggressive and nonaggressive community couples. Emotion (Washington, D.C.)14(5), 985–994. https://doi.org/10.1037/a0036884
  • Francesca Righetti, Mariko Visserman. I Gave Too Much. Social Psychological and Personality Science, 2017; 194855061770701 DOI: 10.1177/1948550617707019
  • Lavner, J. A., Karney, B. R., & Bradbury, T. N. (2016). Does Couples’ Communication Predict Marital Satisfaction, or Does Marital Satisfaction Predict Communication? Journal of Marriage and Family78(3), 680–694. https://doi.org/10.1111/jomf.12301
  • Inda-Caro, M., et al. "Dimensiones de los trastornos de la personalidad y correlatos neurofisiológicos." Actas Españolas de Psiquiatría 34.3 (2006).