Personas con doble vida: características y consecuencias

Tener una doble vida trae consecuencias; desde desconfianza hasta una caída de la imagen personal. ¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo reconocerlo? Veamos.
Personas con doble vida: características y consecuencias
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 18 febrero, 2023

Las personas con doble vida son aquellas que tienen una segunda familia u otra relación de pareja sin que alguno lo sospeche. Es un fenómeno que se vincula a la inmadurez emocional, a las carencias afectivas y a la baja autoestima. ¿Cuáles son sus consecuencias?

Lo cierto de todo es que descubrir este tipo de situaciones trae consigo muchas dudas para los involucrados. «¿Acaso no tenía todo para ser feliz?», «¿no hice lo suficiente?»… Hay varios elementos involucrados y a continuación los repasamos.

¿Qué significa tener una doble vida?

Podemos pensar en la idea de doble vida con una imagen que en la fachada es una cosa, pero en el dorso, otra. Algo así como las dos caras de una moneda.

Si bien se asocia a las relaciones de pareja y a la infidelidad que se comete, también hay que considerar los comportamientos vinculados con el consumo problemático, las adicciones o las actividades ilegales.

Por ejemplo, personas que dicen estar trabajando hasta tarde, pero que en realidad están en el casino. O que dicen obtener su salario realizando determinada labor, que luego resulta ser un negocio ilícito.

¿Recuerdas la serie Breaking Bad? El protagonista podría ser una muestra perfecta de una persona con una doble vida.

¿Por qué una persona tiene doble vida?

Intentar buscar una causa o un listado de causas tipo check list sobre los motivos no tiene demasiado sentido, ya que es omitir el peso que tienen las experiencias particulares en la biografía de una persona. Ahora bien, a partir de esta aclaración y con ciertas pinzas, suelen mencionarse las siguientes razones.

Hay muchas causas para que las personas tengan doble vida
Muchas situaciones que ocurren en cualquier momento de la vida y aspectos de la personalidad de la persona influyen en tener una doble vida.

Crisis personales

Muchas aventuras o actividades problemáticas (como la adicción al juego) suelen venir de la mano de crisis personales o vitales, en las que es necesario evadir para olvidar. Es decir, es una carencia de recursos más adecuados de afrontamiento de conflictos.

Búsqueda de sensaciones

Como contracara del punto anterior, la búsqueda de sensaciones o el sentir adrenalina motivar también a las personas con doble vida. Incluso, como se trata de algo que implica cierto riesgo, muchos lo toman como una forma de recuperar la autoconfianza o el sentimiento de un «yo todopoderoso».

Deseo

La doble vida —cuando se da a nivel de pareja— también se asocia al deseo. El compromiso implica elegir positiva y proactivamente estar con otra persona, pero eso no quiere decir que dejemos de ser sujetos deseantes.

Problemas de comunicación

Tener dificultades en cuanto a la comunicación, a la incapacidad de poner límites y de responder a patrones más impulsivos de comportamiento, sin tener una mirada sobre las consecuencias futuras.

¿Escuchaste alguna vez sobre alguien que dejó indicios obvios para ser descubierto sobre la infidelidad? Bien podría tratarse de esa imposibilidad de ‘blanquear’ lo que está sucediendo.

Modelos de relaciones

Es decir, los modelos de pareja y de relaciones que dicha persona conoce y que ha tenido como referentes. Por supuesto, que esto no quiere decir que las personas cuyos progenitores hayan sido infieles «están condenadas» a repetir lo mismo.

Solo es un dato que se puede tener en cuenta para explorar justamente qué valores o qué modelos de relaciones podría haber internalizado.



Características de las personas con doble vida

Respecto a las características, hay que tener mucho cuidado con las generalizaciones y con el identikit. La mayoría de las veces es en la singularidad de las personas y sus relaciones lo que explican las razones. Sin embargo, podemos mencionar algunas características:

  • Se muestran incapaces de tomar una decisión respecto a sus sentimientos; reconocer qué les sucede y hacerse cargo de ello. Por ello, suelen optar por esta doble vida, que funciona como una evasión de lo que realmente está sucediendo en el primer plano.
  • Son personas imposibilitadas para ejercer la responsabilidad afectiva, que implica reconocer que las propias acciones tienen consecuencias sobre los demás.
  • Por otro lado, mientras más permanente es la doble vida, más emocionalmente fríos y distantes se vuelven. Así, empiezan a vivir en una especie de disociación, pues se adormece la empatía, la ética y hasta su propio autocuidado. Es como una pérdida del registro de lo que se hace y, por eso, son capaces de seguir adelante. Incluso, llegan a autoconvencerse de que no es tan grave.

No obstante, en estos casos no funciona la regla de tres simple. Puede ser que estén anestesiados a nivel emocional al realizar determinadas actividades, pero también es posible que, al regresar al hogar, las personas se muestren más cariñosas, elocuentes y hasta parezcan positivas y comprometidas.

Quizás alguna vez nos sorprendimos con «ese marido que era el más ejemplar de todos, se ocupaba de su hogar, de sus hijos, era cariñoso».



Consecuencias de una doble vida

Las personas con doble vida afectan a los demás
Los conflictos de tener una doble vida no solo son personales, sino que pueden afectar a los seres queridos de los involucrados.

Podemos reconocer dos consecuencias como principales. La pérdida de confianza en el vínculo, que incluso puede trascender el ámbito de pareja para repercutir en la imagen que tiene la familia sobre dicha persona; y también el daño y malestar que provoca en dichos vínculos. Veamos en detalle.

Desconfianza: pérdida de valor de la palabra

Una vez, un tiempo o de manera permanente… no importa cuál haya sido la frecuencia de una infidelidad, el impacto y el efecto devastador que provoca sobre la confianza es el mismo.

La duda tiene un efecto «tipo marea» sobre el resto de aspectos de la relación, e incluso en otras áreas de la vida. «No te reconozco», «no sé con quién estuve estos años»… son algunas de las frases que escuchan por parte de sus parejas.

Sufrimiento: no solo la pareja se ve afectada

A priori, podría pensarse que luego de descubrir a la persona que lleva la doble vida, la pareja se rompe, así sin más. Sin embargo, es más complejo que eso.

Por un lado, otra persona se verá afectada, y con ello su autoestima. Si bien puede tener una gran fortaleza, siempre surgen dudas tipo: ¿por qué no me cuidó?, ¿por qué no me priorizó? Las consecuencias a veces son a tan largo plazo que se produce una dificultad para establecer relaciones de pareja a futuro.

Por otro lado, cuando hay una familia de por medio y se comete una infidelidad, no es posible entender de buenas a primeras que esto no implica el desamor de los hijos. Al principio —y especialmente si aún no son mayores— suele entenderse como algo personal, más aún si el sufrimiento del otro progenitor es evidente.

Tampoco hay que olvidar a la familia extensa. Especialmente cuando se trata de una relación de años, otros familiares se ven afectados.

Así, se vive una montaña rusa de emociones, que van desde la ira, la culpa, la autorresponsabilización, entre otras. Estas se presentan en un loop permanente, hasta que se logra procesar la situación, en general, con ayuda.

Por último, es preciso mencionar que cuando la doble vida implica una tercera persona, si se ha involucrado sentimentalmente, también sufrirá el daño colateral.

Tarde o temprano, la doble vida traerá dolor

Es importante tener en cuenta cómo influyen los estereotipos y los roles de género. En muchas ocasiones, para justificar la doble vida se han usado argumentos como «los hombres son así», «ella también lo haría», «es entendible que busque afuera lo que no encuentra en casa», etc.

Hay que tener mucho cuidado con esta operatoria en un doble sentido. Por un lado, porque la vara con que se mide la infidelidad no es la misma y, muchas veces, esos juicios morales terminan por empañar una situación en la que solo deben intervenir dos.

«Seguro la engañó porque ella se dedicó mucho a los hijos», suelen decir algunos familiares que deciden tomar partido.

Asimismo, el área personal que se ve impactada no es la misma. Los hombres suelen ver afectada su hombría y las mujeres su autoestima. Es decir, el género también aparece como una clave de lectura e interpretación.

Estos argumentos son un refugio general para una situación que tiene mucho de particular. La dificultad de reconocer que algo está pasando, a nivel personal o a nivel de la pareja, obtura toda posibilidad de buscar una solución, sea continuar o finalizar la relación.

En todo caso, siempre podemos sentirnos insatisfechos y puede no gustarnos algo, pero no reconocerlo ni decirlo dolerá tarde o temprano a las personas involucradas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • González Galarza, Jomairy, & Martínez-Taboas, Alfonso, & Martínez Ortiz, Daniel (2009). Factores psicológicos asociados a la infidelidad sexual y/o emocional y su relación a la búsqueda de sensaciones en parejas puertorriqueñas. Revista Puertorriqueña de Psicología, 20( ),59-81.[fecha de Consulta 3 de Mayo de 2021]. ISSN: 1946-2026. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=233216361004.
  • Rodríguez Ceberio, M. (2017). Los juegos del mal amor. El amor, la comunicación y las interacciones que destruyen parejas. Buenos Aires: Ediciones B.
  • Selterman, Dylan et al. “Motivations for Extradyadic Infidelity Revisited.” The Journal of Sex Research 56 (2019): 273 - 286.
  • Soltanzadeh Rezamahalleh, M. (2021). Predicting Attitudes toward Marital Infidelity Based on Attachment and Perfectionism Styles. Journal of Modern Psychology, 1(1). https://doi.org/10.22034/jmp.1999.129775

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.