7 plantas adaptógenas para combatir el estrés

Las plantas adaptógenas tienen propiedades que ayudan a mejorar la respuesta del cuerpo frente a los efectos del estrés. ¿Cuáles son las más recomendadas?
7 plantas adaptógenas para combatir el estrés
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza.

Última actualización: 08 mayo, 2022

Las llamadas «plantas adaptógenas» vienen captando la atención de muchos consumidores debido a sus propiedades para combatir los efectos del estrés. En concreto, sus componentes provocan un estado de resistencia aumentada frente a los síntomas físicos y mentales derivados del aumento de cortisol.

De hecho, un estudio reciente divulgado en la revista Nutrients detalla que estas plantas proporcionan beneficios en el tratamiento de la fatiga crónica, el deterioro cognitivo y la protección inmunitaria. Por lo tanto, se consideran un buen complemento para promover el bienestar. ¿Cuáles son las mejores opciones? Veamos.

Las mejores plantas adaptógenas contra el estrés

El estrés se define como un estado de tensión física o emocional. Para ser más exactos, es la reacción que tiene el cuerpo ante situaciones que suponen un desafío o un esfuerzo significativo.

De cierto modo, su aparición puede contribuir a alejar situaciones de peligro o responder de forma acertada. No obstante, si es excesivo, afecta la salud; no solo a nivel emocional, sino también a nivel orgánico.

Y es que, como lo detalla una revisión en EXCLI Journal, su presencia persistente eleva la producción de hormonas como el cortisol, asociadas al riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y problemas neurológicos, entre otros.

De ahí la necesidad de aprender a gestionar el estrés de forma correcta; sobre todo si tiende a presentarse de manera recurrente. Para ello, existen una amplia variedad de estrategias, entre las que se encuentran las plantas adaptógenas.

¿Te animas a probarlas?

1. Ginseng coreano

El ginseng coreano (Panax ginseng) es una de las plantas adaptógenas más populares de la medicina tradicional. Se emplea tanto para combatir el estrés como para aumentar el nivel de energía.

Con relación a esto, una investigación compartida en Journal of Ginseng Research informó que la planta estabiliza el funcionamiento del sistema nervioso simpático y mejora la cognición en personas con mucho estrés.

Por su parte, otro estudio compartido en 2017 expone que esta variedad actúa como agente terapéutico contra las enfermedades inducidas por el estrés (diabetes, trastornos cardiovasculares, ansiedad, depresión, entre otras).

Ginseng coreano es planta adaptógena.
El ginseng es un clásico de la medicina natural que pretende combatir el estrés.

Modo de consumo

  • Los suplementos de ginseng coreano están disponibles en polvo, extractos, tinturas y té. A menudo, los fabricantes sugieren dosis entre los 5 y los 8 gramos al día.
  • Sin embargo, esto puede variar en cada presentación. Por eso, es importante consultar la etiqueta del producto.


2. Ginseng siberiano

Pese a su nombre popular, el ginseng siberiano no es una variedad de ginseng como tal. De nombre científico Eleutherococcus senticosus, es un arbusto leñoso que suele utilizarse como adaptógeno.

En un ensayo controlado aleatorio compartido por Chinese Journal of Physiology, la suplementación con esta planta se asoció a un aumento en la capacidad de resistencia, el incremento de las funciones cardiovasculares y el ahorro de glucógeno en hombres entrenados recreativamente.

Si bien las investigaciones aún son limitadas, los hallazgos hechos hasta el momento sugieren que, en efecto, Eleutherococcus senticosus mejora la capacidad de respuesta del cuerpo contra el estrés.

Modo de consumo

  • Por ahora no hay información confiable sobre cuál es la dosis segura del ginseng siberiano. A menudo, los suplementos son una mezcla con otras hierbas, como la Andrographis y la Echinacea. Es importante consultar la etiqueta para conocer las recomendaciones de consumo.

Nota: este suplemento se debe evitar si existen enfermedades cardíacas prediagnosticadas o trastornos hormonales. También si se están tomando medicamentos.

3. Raíz maral

Raíz maral (Rhaponticum carthamoides) se ha empleado en la medicina popular por su abundante concentración de antioxidantes y nutrientes. Una investigación a través de Phytochemistry detalla que sus extractos ayudan a fortalecer la resistencia al estrés a largo plazo. Además, estimula al cuerpo para recuperarse después del esfuerzo físico.

Modo de consumo

  • La planta está disponible en forma de suplemento: en cápsulas, tintura o extractos líquidos. A menudo, viene en combinaciones con Rhodiola rosea, que es otra de las plantas adaptógenas que combaten el estrés.
  • La dosis debe consultarse con el herbolario o el fabricante.

4. Esquisandra

La esquisandra (Schisandra chinensis) es una de las plantas adaptógenas que se emplean en la medicina tradicional china contra el estrés y los trastornos del estado de ánimo. Un estudio en animales compartido en Scientific Reports respalda sus efectos contra estos síntomas.

En particular, los investigadores observaron que la suplementación con el extracto de esta planta ayudó a disminuir la depresión y el deterioro cognitivo inducido por el estrés leve impredecible crónico (CUMS).

Modo de consumo

  • La planta está disponible en tinturas, cápsulas y té. Sus bayas también se pueden preparar a modo de infusión. Para ello, se hierven 5 gramos en una taza de agua (250 mililitros).

5. Bufera o ginseng indio

La bufera, ginseng indio o Ashwagandha es, quizá, uno de los adaptógenos herbales más conocidos. Su consumo se asocia a la disminución del estrés, de la fatiga crónica y del insomnio.

Un estudio compartido en The Cureus Journal of Medical Science concluyó que el extracto acuoso de raíz de Ashwagandha fue útil para reducir el estrés y la ansiedad. Asimismo, se considera un energizante natural.

Modo de consumo

  • La planta se puede adquirir en cápsulas, en polvo o en té. En general, la dosis máxima sugerida es de 3 gramos al día. Además, se aconseja un consumo prudente por no más de 2 meses seguidos.
Planta de ashwagandha.
Esta planta tiene fuerte presencia en la medicina ayurveda, a tal punto que se considera un ingrediente para el rejuvenecimiento del cuerpo.

6. Maca

La maca (Lepidium meyenii) es una raíz que proviene del Perú. En la medicina popular se utiliza como revitalizante sexual y energético natural.

De hecho, a través de Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine se informó que tiene gran potencial como adaptógeno y cuenta con propiedades que la hacen prometedora como nutracéutico en la prevención de varias enfermedades.

Modo de consumo

  • La maca en polvo se consume en dosis que van de 5 a 15 gramos al día. Esta se puede diluir en agua, zumos o batidos. Entre tanto, las cápsulas suelen tomarse de 3 a 5 unidades al día. Cada una trae alrededor de 500 mg.

7. Rodiola

La rodiola (Rhodiola rosea) crece en las regiones más frías de Europa y Asia. Se destaca por su calidad nutricional y sus compuestos bioactivos, los cuales le confieren propiedades adaptógenas.

Su consumo estimula las funciones del sistema nervioso e inmunitario, de modo que mejora la capacidad de respuesta contra los agentes estresores. Además, ayuda a regular la producción de cortisol.

Modo de consumo

  • Esta planta está disponible en comprimidos. Se sugiere tomar uno al día, unos 15 minutos antes de desayunar. También es posible adquirirla en forma de extracto (1 ml al día) o en té (apto para tomar 2 o 3 veces al día).

Recomendaciones para el consumo seguro de las plantas adaptógenas para el estrés

Los remedios con plantas adaptógenas para el estrés no están exentos de posibles efectos secundarios y contraindicaciones. Estos pueden variar entre una especie y otra.

No obstante, a nivel general, hay que tener precaución si ya existe una enfermedad diagnosticada. De ser así, el médico será quien determine si es seguro o no ingerir los suplementos.

También hay que tener cuidado en caso de estar consumiendo fármacos. A veces, las plantas pueden potenciar sus efectos o reducirlos, lo que resulta peligroso.

En síntesis, algunas contraindicaciones relevantes son las siguientes:

  • Niños.
  • Quimioterapia.
  • Embarazo y lactancia.
  • Pacientes con insuficiencia renal o hepática.
  • Personas con enfermedades cardíacas crónicas.
  • Pacientes próximos a someterse a cirugías.
  • Tratamientos con anticoagulantes o antidepresivos.

La forma más segura de tomar este tipo de remedios es haciendo una consulta previa con el médico o el herbolario. Ellos pueden informar en detalle sobre los efectos indeseados.

Por supuesto, hay que ingerir solo la dosis recomendada. Los excesos pueden derivar en síntomas de intoxicación, como malestar estomacal, náuseas y vómitos.



Otras estrategias para reducir el estrés

Las plantas adaptógenas y los suplementos derivados son un complemento interesante para hacer frente al estrés y aumentar el nivel de energía. Sin embargo, sumado a esto, conviene adoptar un estilo de vida saludable que incluya dieta balanceada, ejercicio físico y técnicas de relajación como el yoga o la meditación.

Todo esto en conjunto es determinante para preparar el cuerpo y la mente ante situaciones o cambios que suponen un desafío. Además, al igual que las plantas, apoyan la prevención de otras enfermedades.

Te podría interesar...
Factores estresantes invisibles: ¿cómo reconocerlos?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Factores estresantes invisibles: ¿cómo reconocerlos?

¿Sabes que hay factores estresantes invisibles que pueden afectarte en tu día a día? En este artículo te explicaremos algunos de ellos.



  • Todorova V, Ivanov K, Delattre C, Nalbantova V, Karcheva-Bahchevanska D, Ivanova S. Plant Adaptogens-History and Future Perspectives. Nutrients. 2021;13(8):2861. Published 2021 Aug 20. doi:10.3390/nu13082861
  • Yaribeygi H, Panahi Y, Sahraei H, Johnston TP, Sahebkar A. The impact of stress on body function: A review. EXCLI J. 2017;16:1057-1072. Published 2017 Jul 21. doi:10.17179/excli2017-480
  • Baek, J. H., Heo, J. Y., Fava, M., Mischoulon, D., Choi, K. W., Na, E. J., Cho, H., & Jeon, H. J. (2019). Effect of Korean Red Ginseng in individuals exposed to high stress levels: a 6-week, double-blind, randomized, placebo-controlled trial. Journal of ginseng research, 43(3), 402–407. https://doi.org/10.1016/j.jgr.2018.03.001
  • Lee, S., & Rhee, D. K. (2017). Effects of ginseng on stress-related depression, anxiety, and the hypothalamic-pituitary-adrenal axis. Journal of ginseng research, 41(4), 589–594. https://doi.org/10.1016/j.jgr.2017.01.010
  • Kuo J, Chen KW, Cheng IS, Tsai PH, Lu YJ, Lee NY. The effect of eight weeks of supplementation with Eleutherococcus senticosus on endurance capacity and metabolism in human. Chin J Physiol. 2010 Apr 30;53(2):105-11. doi: 10.4077/cjp.2010.amk018. PMID: 21793317.
  • Kokoska, L., & Janovska, D. (2009). Chemistry and pharmacology of Rhaponticum carthamoides: A review. In Phytochemistry (Vol. 70, Issue 7, pp. 842–855). Elsevier BV. https://doi.org/10.1016/j.phytochem.2009.04.008
  • Yan T, He B, Wan S, et al. Antidepressant-like effects and cognitive enhancement of Schisandra chinensis in chronic unpredictable mild stress mice and its related mechanism. Sci Rep. 2017;7(1):6903. Published 2017 Jul 31. doi:10.1038/s41598-017-07407-1
  • Gonzales GF. Ethnobiology and Ethnopharmacology of Lepidium meyenii (Maca), a Plant from the Peruvian Highlands. Evid Based Complement Alternat Med. 2012;2012:193496. doi:10.1155/2012/193496
  • Li Y, Pham V, Bui M, et al. Rhodiola rosea L.: an herb with anti-stress, anti-aging, and immunostimulating properties for cancer chemoprevention. Curr Pharmacol Rep. 2017;3(6):384-395. doi:10.1007/s40495-017-0106-1
  • Anghelescu IG, Edwards D, Seifritz E, Kasper S. Stress management and the role of Rhodiola rosea: a review. Int J Psychiatry Clin Pract. 2018 Nov;22(4):242-252. doi: 10.1080/13651501.2017.1417442. Epub 2018 Jan 11. PMID: 29325481.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.