¿Qué es y cómo prevenir la barodontalgia?

Si bien la barodontalgia no es frecuente, su presencia puede arruinar un viaje o una actividad deportiva. Te contamos de qué se trata y cómo puedes evitar su aparición.
¿Qué es y cómo prevenir la barodontalgia?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 09 abril, 2022

¿Sentiste dolor en un diente al viajar en avión? ¿Haces buceo con frecuencia y sales del agua con molestias intensas en la dentadura? Es posible que padezcas barodontalgia.

Esta condición poco conocida puede constituir una verdadera afectación a la calidad de vida de ciertas personas que desarrollan actividades en altura o en las profundidades acuáticas. Montañistas, buceadores, pilotos o empleados que tienen que viajar constantemente en avión… Todos ellos son susceptibles de sufrir barodontalgia.

Pero no solo la profesión o la actividad deportiva son responsables. Un factor de riesgo primordial es la mala higiene bucal o la desatención a las patologías de la cavidad oral, como las caries. Estas últimas, sin un adecuado abordaje, elevan las posibilidades de tener dolor cuando cambia la presión atmosférica.

Considerando que nadie quiere tener molestias en la montaña, a bordo de un avión o sumergido en el océano, te contamos por qué se produce la barodontalgia y qué puedes hacer para prevenirla. No te lo pierdas.

¿A qué llamamos barodontalgia?

El término barodontalgia está compuesto por dos partes. La primera es baro, que significa ‘presión’. Por otro lado, odontalgia es el dolor de dientes.

De esta manera, entendemos que el concepto se refiere a un dolor en los elementos dentarios provocado por el cambio de presión atmosférica al que se somete una persona. Esta modificación en la presión puede suceder por un ascenso a grandes altitudes o por un descenso a profundidades considerables bajo el agua y luego el retorno a la superficie.

En inglés se usa la expresión tooth squeeze para describir el fenómeno y las sensaciones de los pacientes. Se podría traducir como ‘apretón de dientes’ en español, pues junto al dolor está la percepción de que el elemento dentario mismo ejerce presión hacia fuera de sí mismo.



¿Quiénes pueden padecer barodontalgia?

La barodontalgia puede aparecer a cualquier edad y afectar a cualquier persona. De todas maneras, se debe cumplir el requisito de atravesar un cambio de presión atmosférica. Es decir, si hay dolor en un diente sin estar a gran altitud o sin estar sumergido, entonces no podemos hablar de este trastorno.

En este sentido, hay grupos poblacionales que se encuentran más expuestos por sus actividades laborales o de recreación. Entre ellos podemos mencionar a los siguientes:

  • Montañistas, senderistas y alpinistas.
  • Pilotos de aviones, azafatas y tripulación aérea.
  • Soldados y personal de milicia que ejecute tareas de aviación o de buceo.
  • Buceadores profesionales o deportivos.
  • Personas que por su trabajo tengan que trasladarse con frecuencia en aviones para cumplir tareas en distintos destinos.

Pero como bien adelantamos en la introducción, dentro de estos grupos más expuestos hay factores de riesgo que elevan la posibilidad de sufrir barodontalgia. Es decir, no toda persona que se suba a un avión tendrá dolor en los dientes.

Tienen más posibilidades de ser afectados quienes presenten alguna de las siguientes condiciones:

  • Gingivitis o inflamación de las encías.
  • Empastes dentales o arreglos.
  • Caries.

Esta mayor susceptibilidad se explica por la exposición que tiene la pulpa dental en estos pacientes. Es en ese tejido que está el nervio dental, que es en definitiva el encargado de registrar el cambio de presión atmosférica y reaccionar con dolor frente al mismo.

Buceadores con barodontalgia.
El buceo se vincula a traumas que están relacionados con los cambios de presión, como los que afectan al oído y a los dientes.

El mecanismo del dolor responde a la física

Para entender por qué hay dolor dental ante el cambio de presión atmosférica, tenemos que referirnos a un principio de la física que es la ley de Boyle-Mariotte. En ella se establece que el volumen de un gas atrapado en un recipiente cerrado, a temperatura constante, cambia de acuerdo a las variaciones de la presión que recibe.

Este cambio es inverso. Si la presión circundante aumenta, el gas encerrado disminuye su volumen. Al contrario, si la presión se reduce, entonces el gas aumenta su volumen.

En la barodontalgia esto se aplica al gas que está dentro de los elementos dentarios (sobre todo si hay caries). Al subir de altitud sobre el nivel del mar, la presión atmosférica disminuye; esto hace que el gas contenido en un diente se expanda, aumentando su volumen y empujando hacia el exterior.

En el buceo, lo mismo sucede al ascender de nuevo a la superficie. El buzo se somete a más presión atmosférica cuando desciende, pero al elevarse para salir del agua comienza el proceso opuesto, que sería equivalente a ascender una montaña.

Ahora bien, ¿por qué hay gas atrapado dentro del diente? Las vías por las que llega el aire al interior de la cámara pulpar son variadas. Aunque podría no determinarse la causa, lo más probable es que algún factor haya incidido para que el gas se instale en contacto con el nervio dental.

Si hubo muerte de alguna parte del tejido pulpar, el gas podría encontrar un lugar para ocupar. Del mismo modo, le costaría salir por medio de la sangre porque la vascularización es pobre, debido a la necrosis de la zona.

En caso de haber padecido una fractura en un diente, la fisura sirve de canal para que el gas se desplace hacia dentro y le cueste salir. Es como si se tratara de un camino unidireccional para que el aire entre, pero no salga. La misma explicación aplica para un empaste desadaptado o que presenta espacios de fuga.

Nuevamente, recalcamos que la barodontalgia tiene como factor de riesgo al hecho de padecer una patología dental previa. Luego, lo que hace el cambio de presión atmosférica es estimular al gas atrapado para que modifique su volumen. Y allí aparece el dolor.

Por eso se entiende que este proceso es un síntoma, pero no una enfermedad en sí misma. Si aparece el dolor por cambio de presión hay que consultar con un odontólogo para determinar qué cuadro clínico de base es el culpable.

Síntomas de la barodontalgia

Por supuesto que el síntoma cardinal de la barodontalgia es el dolor de dientes o la sensación de apretamiento desde dentro del elemento dentario cuando cambia la presión atmosférica. Pero hay signos asociados que pueden sugerir cuál es la patología de base.

Por ejemplo, el dolor más agudo e intenso se asocia a las caries. Por otro lado, cuando aparecen pequeñas hemorragias alrededor del diente afectado, suelen ser a causa de una cirugía oral realizada recientemente.

Es raro e infrecuente que el gas provoque una fractura dental al expandirse. De todas maneras, sí se puede complicar o agravar un cuadro clínico que ya esté presente en el paciente de antemano.

Existe una clasificación para la barodontalgia que considera los síntomas y la posible patología de base. Es la siguiente:

  • Clase 1: el dolor aparece de repente al ascender, pero el paciente no siente nada al descender. Lo más probable es que se trate de una pulpitis aguda o irreversible.
  • Clase 2: dolor palpitante y sordo al ascender, que aparece progresivamente, pero sin síntomas al descender. Podría ser una pulpitis crónica.
  • Clase 3: la presencia de un dolor igual al de la clase 2, pero que sucede cuando se desciende y no cuando se asciende, es indicativo de pulpitis necrótica.
  • Clase 4: finalmente, el dolor intenso tanto al ascender como al descender, hace sospechar una periodontitis apical.


¿Cómo prevenirla?

Prevenir la barodontalgia es relativamente sencillo. Hay que tomar algunas precauciones cuando sabemos que estaremos en situaciones de cambios de presión atmosférica. Y en especial, aquellos pacientes con caries, pulpitis, fracturas dentales o que recibieron una cirugía oral hace poco tiempo, deberían extremar las medidas.

Por ello, es lógico recalcar que la principal prevención está en la buena higiene oral. Siempre que se reduzcan los factores que inciden en la producción de patologías de la boca, habrá menos riesgo de dolor por presión.

También será necesario que haya revisiones periódicas con un odontólogo de confianza. Si nos realizaron una cirugía oral, una extracción dentaria o un arreglo y tenemos que subir a un avión, podemos preguntar al profesional qué seguridad hay para tomar el vuelo.

Del mismo modo, si practicamos con frecuencia actividades deportivas como el montañismo o el buceo, también tendremos que recibir la autorización del odontólogo y el alta médica para retomar esas disciplinas. En el consultorio se nos podrá facilitar una fecha tentativa para retomar las prácticas luego de una intervención.

Para los buceadores que asisten a escuelas del deporte, es primordial que los instructores estén al tanto de la condición bucodental. Ellos también podrán recomendar o no la inmersión de acuerdo a su experiencia con el tema.

Igualar las presiones

Hay dos métodos naturales y simples que pueden contribuir a igualar un poco las presiones entre el exterior y el interior del cuerpo cuando cambiamos de altitud. No siempre prevendrán la barodontalgia, y quizás no sirvan demasiado si hay patologías graves de los dientes, pero en casos leves marcan la diferencia.

Una opción es mascar chicle. El acto de masticar moviliza el aire dentro de la boca y genera cambios en la trompa de Eustaquio, que es una estructura anatómica que conecta la faringe con los oídos. De esta forma, las presiones interna y externa tienden a igualarse.

La maniobra de Valsalva persigue el mismo objetivo. Esta consiste en intentar exhalar el aire con la nariz y la boca bloqueadas. Lo más práctico es cerrar la boca, taparse la nariz con las manos y hacer fuerza para expulsar el aire retenido contra la obstrucción que generamos adrede.

Caries que causa barodontalgia.
Las caries son un factor de riesgo para la barodontalgia. Por eso deberían tratarse con prontitud en pacientes que viajarán en avión o que practican buceo.

El rol del odontólogo en la prevención de la barodontalgia

La prevención de la barodontalgia también depende del profesional de la odontología. Debido a que muchas veces el cuadro de dolor aparece sobre patologías bucales preexistentes o por la filtración de aire dentro de elementos dentarios intervenidos antes, hay que reconocer que las malas obturaciones o los abordajes erróneos en el consultorio pueden ser factores de riesgo para los pacientes.

Los odontólogos deben saber que algunos materiales que se emplean en la práctica clínica tienen más eficacia para prevenir la barodontalgia. Es el caso de la resina frente al fosfato de zinc y frente a los ionómeros vítreos. Esta sustancia soporta mejor los cambios de presión atmosférica, por lo que sería la primera opción para tratamientos en pilotos de aviones o buceadores, por ejemplo.

A su vez, si el profesional sabe que su paciente tiene actividades frecuentes en gran altitud o practica buceo, entonces debería tomar la iniciativa para reducir los factores de riesgo. Esto implica revisar arreglos viejos y no dejar evolucionar indicios de caries sin tratar.

La barodontalgia es un signo de algo más

Es importante que quede claro que la barodontalgia indica una patología en la boca. Entonces, si la padeces con frecuencia o te ha pasado en el tiempo reciente, es primordial consultar con un odontólogo.

Seguramente hay caries, pulpitis o fracturas dentales que necesitan un abordaje inmediato. Esto prevendrá nuevos episodios de dolor por presión, pero también se limitarán las complicaciones propias de la enfermedad en cuestión.

En definitiva, son la salud bucal y la higiene dental los pilares de la prevención de la barodontalgia. Si te gusta el alpinismo o el buceo, o por cuestiones laborales debes estar mucho tiempo en aviones, entonces no dejes de cepillarte los dientes y visita al odontólogo con regularidad.

Te podría interesar...
¿Qué es el barotrauma de oído y cómo evitarlo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es el barotrauma de oído y cómo evitarlo?

El barotraumatismo es una lesión que se produce por los cambios de presión de aire. Entre los más comunes se encuentra el barotrauma de oído.



  • Zadik, Y. Aviation dentistry: current concepts and practice. Br Dent J 206, 11–16 (2009). https://doi.org/10.1038/sj.bdj.2008.1121
  • Robichaud, Roland, and Mary E. McNally. "Barodontalgia as a differential diagnosis: symptoms and findings." J Can Dent Assoc 71.1 (2005): 39-42.
  • Saboowala, Hakim, ed. "What is Barodontalgia/Aerodontalgia? A Concise Review." (2020).
  • SohaibArshad, Soha Shawqi Albayat, et al. "Flyers Tooth Squeeze-Current Concepts and Future Needs-A Review." (2021).
  • Gaur, Tarun K., and Tarun V. Shrivastava. "Barodontalgia: a clinical entity." J Oral Health Comm Dent 6.1 (2012): 18-20.
  • Stoetzer, Marcus, et al. "Pathophysiology of barodontalgia: a case report and review of the literature." Case reports in dentistry 2012 (2012).
  • Zadik, Yehuda. "Barodontalgia." Journal of endodontics 35.4 (2009): 481-485.
  • González Santiago, María del Mar, Angel Martinez-Sahuquillo Marquez, and Pedro Bullón Fernández. "Prevalencia de las barodontalgias y su relación con el estado bucodental en el personal con responsabilidad en vuelo militar." Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal (Ed. impresa) 9.2 (2004): 92-105.
  • Isis, Rojas Herrera, and Menendez LLera Dianela. "Barodontalgia: Manejo actualizado en la atención primaria de salud." Congreso Internacional de Estomatología 2015. 2015.