5 razones por las que nos gruñe el estómago que seguro no conocías

Para evitar los ruidos del estómago es muy importante que mastiquemos muy bien los alimentos, para evitar la producción de gases. También podemos tomar una infusión para calmarlos
5 razones por las que nos gruñe el estómago que seguro no conocías
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 08 abril, 2022

Ese ruido que sentimos en el estómago cuando tenemos hambre no solo ocurre cuando queremos comer, sino por otras razones. Si bien la mayoría de las personas piensa que esa es la única respuesta, lo cierto es que existen diferentes causas por las que nos gruñe el estómago.

Los gruñidos audibles del estómago y los intestinos se conoce con el término médico de borborigmos. Descubre en este artículo el por qué de este curioso ruido. También podrás averiguar de qué maneras podemos prevenirlo. ¡Sigue leyendo!

El sistema digestivo

Es bueno que aprendamos o recordemos algo de lo que nos han enseñado en la escuela en relación al estómago y al aparato digestivo en general. De esta manera podremos explicar mejor por qué nos “suenan las tripas” en cualquier momento del día.

El sistema digestivo es un tubo que comienza en la boca y termina en el ano. Este tubo está conectado con diferentes órganos, todos importantes para llevar a cabo el proceso de digestión. Todos estos órganos poseen diferentes capas de músculo liso, las cuales son vitales a la hora de ejercer sus funciones.

La peristalsis

Una de las actividades primordiales es la manera en que propulsa el alimento. Con ondas de contracciones musculares que se mueven y van empujando la comida. Esto se llama peristalsis. Estas contracciones también sirven para mezclar lo sólido con lo líquido y con los jugos gástricos. Así se forma el bolo alimenticio.

Cuando nos gruñe el estómago, esto tiene mucho que ver con este trabajo. Mientras se están “batiendo” lo sólido y lo líquido, el cuerpo produce aire y gases. Las burbujas se van apretando con las paredes del estómago y los intestinos, siendo ese el sonido que escuchamos (y que a veces pueden hasta escuchar los que tenemos al lado).

Estos ruidos ocurren todo el tiempo y no solo en aquellos momentos que tenemos hambre (como se cree a nivel popular). La diferencia es que cuando se producen con el estómago lleno, no los llegamos a percibir. De hecho, la comida amortigua el sonido de las burbujas de aire.

¿Y cuándo tenemos el estómago vacío?

Ahora bien, si tenemos el estómago vacío, ¿por qué se producen contracciones musculares y nos gruñe el estómago? Esto se debe a que dos horas después de que se vacía, el estómago empieza a producir ciertas hormonas. Estas estimulan los nervios y envían un mensaje al cerebro que dice “es hora de comer de nuevo”.

El cerebro responde a este llamado con una orden de movimiento en los músculos digestivos. Esto quiere decir que se están preparando para hacer la peristalsis. Las contracciones barren lo que ha quedado de comida en el estómago y, además, pueden provocar hambre. Esto se repite cada cierto tiempo determinado hasta que comamos y no escuchemos más los ruidos.

Si nos gruñe el estómago demasiado

Lo indicado antes es lo “normal” en el estómago de una persona. El problema radica en aquellos que sufren bastante por los gruñidos estomacales, se sienten mal, no pueden hacer ninguna actividad, etc.

Los ruidos excesivos en el estómago pueden tener diferentes causas, más allá de tener hambre. Además, es necesario tener en cuenta que cuando se acompañan de otros síntomas como diarrea, estreñimiento o dolor, ya que puede indicar la presencia de una patología. A continuación las repasamos para averiguar cuál es la que define nuestro caso.

1. Dietas muy estrictas

Si comemos mucho menos de lo que estamos acostumbrados de la noche a la mañana, el cuerpo no sabrá cómo actuar. Los regímenes alimentarios que restringen una gran cantidad de alimentos y calorías suelen provocar ruidos excesivos en el estómago.

Esto sucede porque el estómago casi siempre está vacío o bien lo que se ingiere se digiere en pocos minutos. Por esto, el aparato digestivo envía señales al cerebro de que tiene hambre todo el tiempo.

2. Consumo de bebidas gasificadas

Como se explicó antes, los ruidos en el estómago se deben a la creación de gases y aire al mezclar la comida. Si bebemos refrescos y otras bebidas gasificadas todavía puede empeorar más la situación. Podríamos aumentar la cantidad de burbujas que se revientan en las paredes del estómago.

Cuando el cuerpo no puede eliminar o expulsar estos gases de manera natural, mediante las flatulencias o los eructos, lo hará en el estómago. Lo mismo puede ocurrir cuando se tienen el mal hábito de comer muy apurado y tragar aire junto a los alimentos.

Con algunos refrescos nos gruñe el estómago

3. Intolerancia a ciertos alimentos

El ejemplo más frecuente es la lactosa, presente en la leche, el yogur, la crema y el queso. No obstante, también puede pasar con el gluten, algunas frutas o cualquier alimento.

Cuando estos componentes que no se digieren bien se quedan mucho tiempo en el estómago o en el intestino, las bacterias se lo comen y producen más cantidad de gases o burbujas en este proceso. Por ello es que nos podemos sentir pesados o llenos de aire al comer algo con lactosa, gluten, etc.

4. Úlceras

Las úlceras en el estómago también causan ruido, pero la diferencia es que se trata de un sonido constante y fuerte. Este ruido va acompañado de dolores y muchas molestias, sin importar si ya se ha comido o no. Otros síntomas frecuentes son acidez, sensación de plenitud, eructos, náuseas e intolerancia a alimentos grasos.

Es necesario consumir los alimentos adecuados para no agravar la situación. Deberemos alcalinizar la dieta con alimentos como patatas, vegetales de hoja verde, algas, fermentados, etc.

5. Síndrome de colon irritable

Los síntomas son similares a los de la úlcera. Pero además de haber ruidos en el estómago, se sufren de dolores fuertes. Esto sucede, sobre todo, después de comer ciertos alimentos. El síndrome de colon irritable también puede cursar con periodos alternados de diarrea y estreñimiento, así como con malestar abdominal y pérdida de peso en algunos casos.

Este síndrome requiere un tratamiento específico y una dieta muy rigurosa. Además, podemos consumir probióticos de manera habitual para regenerar la flora bacteriana, recuperar la salud del intestino y combatir la inflamación.

Otras enfermedades que pueden ser la causa

A pesar de que las úlceras y el síndrome de colon irritable son las patologías más frecuentes, existen una gran variedad de afecciones que pueden cursar con este síntoma. Dentro de las otras posibles causas destacan las siguientes:

  • Obstrucción intestinal.
  • Infecciones por bacterias, virus o parásitos.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Hemorragia gastrointestinal.
  • Enfermedad diverticular del colon.
  • Alergia por alimentos.

Si nos gruñe el estómago debemos cuidar el intestino

Qué hacer si nos gruñe el estómago

Siempre que los motivos por los que gruñe el estómago no sean una enfermedad o patología podemos seguir estos consejos:

  • Mastica más los alimentos, come con tranquilidad y sin prisas ni estrés. De este modo el proceso de mezcla entre lo sólido y lo líquido no produce tantos gases.
  • Toma un vaso de agua. Esto hará que tu estómago o tu intestino contengan algo, lo que evitará que se envíen estímulos nerviosos.
  • Bebe un té después de comer. Disfruta de una infusión digestiva de menta, melisa, jengibre o canela, las cuales calman el estómago. De hecho, múltiples estudios destacan las propiedades digestivas de algunas plantas, las cuales ayudan a aliviar múltiples patologías gastrointestinales
  • No respires con demasiada profundidad mientras estés comiendo. Todo ese aire irá directo al aparato digestivo junto a la comida.
  • Come menos cantidad. Los bocadillos o aperitivos, simples de digerir, no permitirán al estómago dar la señal de alerta al cerebro de que está vacío.
  • Evita los alimentos que causen gases. La composición de algunos alimentos como los frijoles, la coliflor, el repollo y las lentejas hace que aumente la producción de gases durante su digestión. En este sentido, lo mejor es disminuir su consumo si nos gruñe el estómago con frecuencia.
  • Disminuye el consumo de azúcar, alcohol y alimentos ácidos. Todos estos alimentos se suelen digerir con gran dificultad, además algunos irritan la mucosa gástrica, empeorando así los ruidos estomacales.
  • Camina después de comer. Por muy extraño que parezca, una caminata de 10 o 20 minutos justo después de comer puede facilitar la digestión de ciertos alimentos y proporcionar beneficios al organismo. No obstante, debes evitar la actividad física intensa para no padecer una indigestión.

Consejos por si nos gruñe el estómago

Un síntoma común con múltiples causas

Como puedes ver, el gruñido del estómago suele ser un síntoma frecuente que no genera mayores complicaciones. No obstante, debes estar alerta si son muy frecuentes o si se acompañan de otros síntomas. En estos casos, pueden indicar la presencia de una patología y deberá buscar asistencia médica lo antes posible.

Te podría interesar...
5 remedios para el dolor estomacal
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 remedios para el dolor estomacal

El dolor estomacal se manifiesta como consecuencia de diversas causas. Aunque no se considera una enfermedad suele generar molestias que deben aten...



  • Kajander, K., Myllyluoma, E., Rajilić-Stojanović, M., Kyrönpalo, S., Rasmussen, M., Järvenpää, S., … Korpela, R. (2008). Clinical trial: Multispecies probiotic supplementation alleviates the symptoms of irritable bowel syndrome and stabilizes intestinal microbiota. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. https://doi.org/10.1111/j.1365-2036.2007.03542.x
  • Ritchie, M. L., & Romanuk, T. N. (2012). A meta-analysis of probiotic efficacy for gastrointestinal diseases. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0034938
  • Huizinga, J. D., & Lammers, W. J. E. P. (2008). Gut peristalsis is governed by a multitude of cooperating mechanisms. AJP: Gastrointestinal and Liver Physiology. https://doi.org/10.1152/ajpgi.90380.2008.
  • Quigley EM. Probiotics in Irritable Bowel Syndrome: The Science and the Evidence. J Clin Gastroenterol. 2015 Nov-Dec;49 Suppl 1:S60-4.
  • Dossett ML, Cohen EM, Cohen J. Integrative Medicine for Gastrointestinal Disease. Prim Care. 2017 Jun;44(2):265-280.