7 razones por las que no pierdes grasa en el vientre y algunas formas para conseguirlo

09 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por Valeria Sabater
Una dieta adecuada acompañada de ejercicio físico regular es la combinación perfecta para lograr reducir la acumulación de grasa del vientre y ganar en salud.

La grasa en el vientre no es estética ni saludable, por ello mismo es fundamental deshacerse de ella a través de una estrategia adecuada. Esta deberá incluir las recomendaciones del médico, así como también las del nutricionista para que pueda brindar buenos resultados, sin poner en riesgo la salud.

Una estrategia adecuada no consiste en adoptar un régimen alimenticio determinado, beber agua tibia con limón en ayunas, hacer una serie de cinco abdominales a la semana o ponerse una faja. Tampoco se trata de salir a correr once kilómetros un día y luego no volver a hacer ejercicio hasta pasados dos meses.

¿Has querido deshacerte de la grasa en el vientre, pero no lo has conseguido? Si es así puede que hayas estado haciendo más de una cosa mal. Ten en cuenta que perder peso y trabajar el cuerpo no es algo que se haga de un día para otro y que hay que ser constante, pero sobre todo coherente a la hora de adoptar y mantener buenos hábitos de vida.

¿No pierdes grasa en el vientre? Estas pueden ser las razones

Los motivos por los cuales no consigues deshacerte de la grasa pueden ser variados. Te los vamos a enumerar.

7 razones por las que no pierdes grasa en el vientre y algunas formas para conseguirlo.

1. Puede que no estés haciendo los ejercicios correctos

Si aún no has perdido grasa en el vientre, puede que no estés haciendo los ejercicios más adecuados para ello o al menos no con la frecuencia necesaria para que den resultados.

En ocasiones no basta con salir a caminar media hora una vez cada 5, 7 o 10 días, con ir nadar una vez en el verano, a bailar, hacer una sesión de yoga por semana…

  • Todas estas actividades son saludables pero, para que puedan surtir efecto, deben realizarse con cierta regularidad.
  • Además de alternarlas, sería bueno realizar ejercicios localizados varias veces a la semana para eliminar la grasa en el vientre.

Ten en cuenta que lo más efectivo de cara a quemar grasa es hacer ejercicio interválico de alta intensidad. Así lo afirma un estudio publicado en Obesity Reviews.

2. Sufres mucho estrés y no lo has gestionado adecuadamente

Este dato es importante, porque no todo el mundo lo considera, lo tiene en cuenta y lo atiende. El estrés crónico -no gestionado- puede alterar el metabolismo y aumenta el nivel de cortisol en sangre.

El estrés es una de las causas del sobrepeso. Los altos niveles de cortisol en sangre y dentro de las células, ocasionan retención de grasa, sobre todo en el área del abdomen, y retención de líquido. Mayores antojos por alimentos altos en azúcar, grasas y carbohidratos. El desequilibrio de azúcar en la sangre crea un mecanismo que podría aumentar el riesgo de diabetes tipo 2″, indican los expertos de la AARP Foundation.

Lee: 3 recomendaciones para bajar el cortisol

3. Aún consumes demasiados ultraprocesados

Si crees que comiendo lechuga toda la semana a la hora de almorzar, pero luego cenas comida rápida… entonces es posible que te esté costando deshacerte de la grasa en el vientre. También es posible que esto ocurra si todos los vegetales que cocinas vienen congelados en una bolsa y los fríes.

Para poder bajar de peso, es necesario prescindir de la chatarra en general, pero también del pan blanco, las galletas saladas, las patatas fritas, todo aquello que sea rico en azúcar refinado, las bebidas con gas o con edulcorantes y, en definitiva, todos aquellos snacks de bolsa y comestibles industriales que no aportan más que sal, azúcar y calorías vacías.

Ten en cuenta que las grasas trans que contienen estos alimentos han demostrado ser capaces de promocionar la obesidad y la inflamación.

4. No has sabido aprovechar las grasas saludables

Hay personas que lo hacen, que se dicen a sí mismas aquello de “nada de grasas” y eliminan de su dieta gran parte de esos alimentos que, en realidad, sí le ayudarían a quemar la grasa del vientre.

Hay grasas buenas, las grasas monoinsaturadas. Estas tienen efectos antiinflamatorios -por su aporte de omega 3- y nos ayudan a cuidar del corazón, alcanzar y mantener un peso saludable.

Algunas fuentes de grasas saludables:

  • Aguacates.
  • Aceite de oliva.
  • Semillas de girasol.
  • Nueces y frutos secos.
  • Pescados grasos (como el salmón).

5. Duermes poco o mal

Mujer lee celular durante la noche en la cama.
El uso de la habitación para las actividades laborales o de estudio es contraproducente para el descanso.

Dormir menos de 6 horas resta salud y bienestar psicológico, según un estudio publicado en Obesity. Aún más, si pasas entre 2 o 3 meses seguidos durmiendo entre 6 o 5 horas diarias. Por ello, si tu meta es estar sano y mantener un peso corporal adecuado, asegúrate de dormir lo suficiente todos los días. Asimismo, es importante que aprendas a mantener un ritual de sueño apropiado para que realmente aproveches el descanso.

6. Tienes una mala higiene postural

Si haces ejercicio, pero sigues manteniendo una mala higiene postural, puede que te cueste más deshacerte de la grasa en el vientre. Por ende, procura adoptar y mantener una postura correcta en cada una de las actividades que hagas. Esto quiere decir, que no solo deberás caminar con la espalda recta, sino también cuidar tu postura al levantar objetos, al ejecutar diversos movimientos, al estar sentado, etc.

Claves para perder grasa en el vientre

Lo señalábamos al inicio: conseguir un vientre firme, liso y con menor volumen de grasa requiere de una estrategia adecuada, mantenida en el tiempo de una forma coherente.

Un pequeño truco para ayudarte con ello consiste en cambiar la forma en la que te dices a ti mismo las cosas. Frases tan simples como: “estoy perdiendo peso” (en lugar de “quiero adelgazar”) o “estoy orgulloso por los esfuerzos que estoy haciendo” (en lugar de “tengo que esmerarme más”) puede aumentar tu motivación y ayudarte a seguir adelante.

Chica comiendo sano y despacio.
Comer despacio es una de las mejores formas de evitar la acumulación de gases.

Toma nota ahora de recomendaciones que te ayudarán a despedirte de la grasa en el vientre:

  • Empieza el día con un vaso de agua.
  • Gestiona el estrés.
  • Duerme entre 7 y 9 horas diarias.
  • Haz ejercicios aeróbicos y de resistencia.
  • No te saltes ninguna comida principal del día.
  • Consume pescados como el salmón, la caballa, el arenque, las sardinas…
  • Asegúrate de consumir suficiente cantidad de fibra cada día, pero sin exagerar.
  • Aprovecha las fuentes de proteínas, según te indiquen el médico y el nutricionista.
  • Elimina de tu dieta el alcohol, el azúcar refinado y las grasas trans. Sustituye estas últimas por las monoinsaturadas.
  • Elimina de tu dieta los ultraprocesados y los comestibles industriales. Dale prioridad a los alimentos frescos.
  • Consume alimentos probióticos regularmente en lugar de yogures con sabores y azúcar añadido.

Para saber más: ¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos? 

Mejora los hábitos para eliminar la grasa del vientre

Todas estas pautas pueden ayudar a eliminar la grasa en el vientre y además sumar salud y bienestar. Ten en cuenta que muchas veces se tratará de un proceso lento donde la constancia resultará clave.

  • Wewege M., Berg R., Ward RE., Keech A., The effects of high intensity interval training vs moderate intensity continuous training on body composition in overweight and obese adults: a systematic review and meta analysis. Obes Rev, 2017. 18 (6): 635-646.
  • Ginter E., Simko V., New data of harmful effects of trans fatty acids. Bratils Lek Listy, 2016. 117 (5): 251-3.
  • Patel, S. R., & Hu, F. B. (2008). Short sleep duration and weight gain: A systematic review. Obesity. https://doi.org/10.1038/oby.2007.118