Deliciosa receta de labneh o queso casero de yogur

13 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa
De los países de Oriente Medio llega esta alternativa casera al queso crema. Perfecta para untar y acompañar platos dulces o salados.

¿Es posible disfrutar de un queso cremoso saludable, ligero y con mucho sabor? Existen algunas posibilidades, entre ellas la receta de labneh, un queso preparado a partir del yogur muy sencillo de hacer en casa y que es un éxito seguro en la mesa.

Si deseas aprender a elaborarlo paso a paso, continúa leyendo. Obtendrás un queso perfecto para untar, saludable y que puedes condimentar a tu antojo para variar su sabor.

Receta de labneh: el queso para untar mediterráneo

Deliciosa receta de labneh o queso casero de yogur
El labneh se prepara con yogur, sal, tiempo y paciencia.

Este queso cremoso forma parte de los platos tradicionales de algunos países como Siria, Turquía, Jordania, Líbano o Grecia. Y aunque se puede comprar preparado en algunos mercados, es muy habitual elaborarlo en casa.

Se trata de una receta sencilla por varios motivos. Apenas se necesitan 2 ingredientes: el yogur y la sal. Además, con un par de utensilios de cocina es suficiente y no requiere fuego ni temperatura, solamente un poco de tiempo y paciencia para obtener un resultado fantástico. 

Por su consistencia y sabor neutro, el queso de yogur es muy versátil a la hora de servir. Como el humus, es perfecto para mojar con pan, tostadas o tiras de verduras. También es un aderezo cremoso para un bocadillo o una ensalada.

Por otra parte, debido a la gran facilidad de su preparación y su versatilidad en la cocina seguro que se convierte en un habitual del recetario familiar.

Descubre Cómo hacer una salsa de yogur casera

Receta de labneh o cuajada de yogur

Como sucede con todas las recetas, cantidades pueden variar según las personas que van a comer y la cantidad que se necesita para la presentación elegida.

Ingredientes y materiales necesarios

  • 500 gramos de yogur natural.
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • Para servir: aceite de oliva virgen extra, especias o hierbas frescas al gusto. 
  • Tela de algodón, gasa o similar, amplia y tupida (de lo contrario el yogur pasará a través de ella). 
  • 1 bol amplio
  • 1 colador grande. 

Cómo se elabora la receta de labneh casero

  • El primer paso es extender la tela de algodón encima del colador. Es preferible que este último también sea de malla fina. Colocar encima del bol de manera que quede espacio suficiente entre ambos para drenar el yogur. 
  • Verter el yogur en un recipiente, añadir la sal y mezclar con la ayuda de unas varillas.
  • Incorporar con cuidado sobre la gasa. Apretar bien y atar con un poco de cordel o una pinza de cocina. Introducir todo dentro de la nevera. 
  • Si se quiere obtener una crema untable es suficiente con unas 8 o 10 horas de drenaje. Sacar del interior de la gasa y aderezar con el aceite de oliva y las especias o hierbas frescas al gusto. Si no se consume en el momento, se introduce en un recipiente hermético. 
  • También es posible obtener una textura más densa, en cuyo caso es necesario drenar entre 24 y 36 horas. Al destapar y con la ayuda de unas cucharas, preparar bolas de queso. Introducir en un tarro de cristal con aceite de oliva suave y otros aderezos si se desea con más sabor. 

Algunas versiones de la receta usan una parte de leche entera. Esta se hierve y se mezcla después con otra de yogur. Aunque es una forma un poco más entretenida de prepararlo, el resultado es igual de delicioso y cremoso. 

¿Cómo se puede comer el labneh?

Deliciosa receta de labneh o queso casero de yogur
Este queso se puedo comer con tostadas, pan de pita, verduras o en preparaciones dulces y saladas.

Existen muchas formas de degustar este queso de yogur ya sea en platos dulces o salados. Es muy habitual en los mezze o aperitivos clásicos de los países mediterráneos de Oriente Medio. Incluso, forma parte de un desayuno típico a base de aceitunas, tomate y pepino.

La forma más común es usarlo como crema para untar igual que el humus o el babaganoush en pan de pita, tostadas o unas verduras cortadas en tiras.

También es apto para preparar salsas y aliños de ensaladas. En ambos casos, es una buena idea aderezarlo con otros ingredientes ya sean hierbas frescas, especias o frutos secos triturados. Con el comino o el za’atar se consigue el sabor original de la cocina popular de sus países de origen. 

Además, algunas personas lo usan para preparar tartas y pasteles de queso. Para los postres o un tentempié dulce combina bien con frutas, compotas, frutos secos o un poco de miel.

En cambio, las bolas de labneh aderezadas se pueden cortar y añadir a las ensaladas, servir como aperitivo rebozadas en un poco de sésamo o añadir a los platos de pasta. 

Más cosas a tener en cuenta para preparar con éxito la receta de labneh

Para obtener un resultado óptimo, es imprescindible partir de un yogur de calidad. Esto es así pues la materia prima es un punto clave del éxito de un plato. En este caso, un producto que contenga leche entera y fermentos lácticos sin ningún otro ingrediente añadido.

En los países donde es tradicional, se prepara con yogur de oveja o vaca aunque si se prefiere uno de cabra también es una buena opción. La leche de vaca le confiere un sabor más suave y neutro. Es necesario evitar las leches fermentadas y los yogures proteicos con extra de grasa o 0 % azúcares. 

Lee más sobre ¿Cómo elegir un yogur saludable?

En cambio, se puede elegir tanto desnatado como entero. Esto sí, en el primer caso el resultado es más ligero, no tan cremoso y quizás un poco soso. También es válido el yogur griego (sin azúcar añadido) o un yogur casero. 

El labneh se conserva en la nevera. En su versión más cremosa puede aguantar unos 3 o 4 días como máximo cerrado en un envase hermético. Al macerarlo en aceite de oliva, aguanta un poco más y se puede consumir hasta un mes después.

A la hora de degustarlo, se aconseja sacar de la nevera unos 15 minutos antes para bajar un poco la temperatura y notar mejor el sabor.

  • Al-Kadamany E, et al. Determination of shelf life of concentrated yogurt (labneh) produced by in-bag straining of set yogurt using hazard analysis. Journal of dairy science. Mayo 2002. 85(5):1023-30.
  • Atamian S, et al. The characterization of the physicochemical and sensory properties of full-fat, reduced-fat and low-fat bovine, caprine, and ovine Greek yogurt (Labneh). Food science & nutrition. Marzo  2014. 2(2):164-73.