9 remedios caseros para los callos en los pies

A continuación conoceremos algunos remedios caseros para los callos en los pies, que te ayudarán a combatir este problema y aliviar las molestias que generan.
9 remedios caseros para los callos en los pies
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 13 diciembre, 2022

Existen diferentes remedios caseros para los callos en los pies, que involucran el uso de productos naturales (por ejemplo: cebolla, limón, vinagre) y algunos compuestos, como las sales de Epsom o el bicarbonato de sodio.

Estos remedios pueden ayudar a combatir el problema de los callos y aliviar las molestias que generan. Y es que, tal y como cuidamos la piel del rostro, deberíamos hacer lo mismo con los pies. De lo contrario, aparecen diferentes signos de daño o de descuido.

En este artículo conocerás remedios caseros para los callos en los pies. Es de aclarar que los mismos pueden funcionar, pero se deben utilizar como complemento del tratamiento indicado por el profesional de la salud.

¿Qué son los callos?

Los callos o callosidades son engrosamientos o endurecimientos que se forman en diversas áreas de la piel. Son más comunes en las manos y los pies, aunque también hay en los codos.

En el caso de los pies, pueden aparecer en diversas partes: sobre todo en los talones, en el lateral del dedo grande o del pequeño, encima de los dedos o en la planta del pie.

Primero son algo molestos y luego, al no recibir la atención que corresponde, se tornan cada vez más dolorosos. Por lo general, la piel en esa zona tiende a resecarse, a veces se descama.

Si alguna vez has padecido callos en los pies, entonces sabes que son insoportables, no te permiten ponerte ningún zapato, estás incómodo todo el día y eso se nota en tu humor, tu productividad y hasta en tu forma de caminar.

¿Por qué salen callos en los pies?

El día a día cansa mucho los pies. El uso de tacones, los calcetines, la falta de humedad, la falta de exfoliación, el calzado demasiado ajustado y usado por muchas horas y la transpiración son factores que pueden generar callos.

Ahora bien, este engrosamiento de la piel es una medida protectora que genera el propio cuerpo (esto se observa particularmente en las manos), para evitar que se formen ampollas. Sin embargo, a la larga terminan por ser una afección dolorosa e incómoda.

Esto es algo que puede ocurrir, por ejemplo, cuando hay actividad física exigente, repetitiva y de alto impacto. De acuerdo con los estudios sobre el tema, en deportistas es mayor el riesgo de sufrir trastornos de la piel con lesiones hiperqueratósicas, como callos y endurecimientos.

Por otra parte, en investigaciones se señala que algunas deformidades podálicas adquiridas, por ejemplo el Hallux valgus (juanete), pueden estar relacionadas con el desarrollo de callosidades.

De igual modo, en los estudios se ha determinado que cuando la piel, particularmente la del talón, tiene niveles significativamente más bajos de hidratación, aparecen callos y fisuras, mostrando menos elasticidad y mayor textura superficial.



9 remedios caseros para los callos en los pies

Puedes recurrir a diversos remedios caseros para mejorar o aliviar los callos en los pies, si tu dermatólogo así lo autoriza. Veamos los más comunes.

1. Piedra pómez

La piedra pómez es un tipo de roca de origen volcánica. Su densidad es tan baja que puede flotar en el agua. Por otra parte, debido a su textura, tradicionalmente se ha usado para exfoliar tanto la piel muerta como los callos

Según lo señalado en algunos estudios, la piedra pómez se considera efectiva en el tratamiento dermatológico para tratar lesiones hiperqueratósicas causadas por la fricción, ayudando a rebajar las callosidades.

Lo recomendable es, primero, sumergir los pies en agua tibia con sal durante algunos minutos. Luego, se pasa la piedra pómez por el área afectada con los callos, haciendo movimientos circulares.

2. Sales de Epsom

Sales de epsom

Según creencias, un baño de pies con sales de Epsom ─sulfato de magnesio─ podría resultar útil a la hora de ablandar las callosidades. Para ello, se debe tomar una cucharada de esta sustancia y diluirla en un litro y medio de agua caliente. Luego, cuando esté a una temperatura soportable, se pasa a un recipiente que permita poner los pies en remojo durante un rato.

3. Cebolla

Un remedio casero para los callos en los pies consiste en la aplicación de media cebolla durante toda una noche. Se considera que sus ácidos ayudarían a ablandar la piel callosa y así, al pasar luego la piedra pómez, se eliminaría más fácilmente.

Para obtener mejores resultados, se dice que se debe repetir la aplicación cada noche, justo antes de acostarse. Para que la cebolla quede bien fijada en la zona, hay que colocarse calcetines.



4. Ajo

En lugar de aplicar media cebolla, puedes utilizar un ajo para el mismo fin, ya que se considera que sus ácidos y compuestos sulfurosos ayudarían a eliminar los callos y las durezas. Sin embargo, para que el efecto sea más potente, se prepara una mezcla con aceite de oliva.

En concreto, se combina un diente de ajo machacado con una cucharada colmada de aceite de oliva y se aplica sobre la zona afectada. Luego, se tapa con una gasa, venda o paño y se deja actuar toda la noche. Hay que repetir este procedimiento todos los días, hasta que el callo desaparezca.

Sobre la efectividad de este remedio casero para los callos de los pies, debemos señalar que el ajo cuenta con varias propiedades nutracéuticas estudiadas; sin embargo, pocas tienen que ver con la piel.

Asimismo, el aceite de oliva brinda diversos beneficios para la piel, pero en los estudios no señala que haya alguno específicamente relacionado con las callosidades.

5. Caléndula

Por sus propiedades antiinflamatorias, la caléndula ha sido muy utilizada en diversos remedios naturales, incluyendo aquellos orientados a eliminar las callosidades de los pies.

Se pueden conseguir ungüentos a base de esta planta para aplicar por las noches, pero también es posible preparar una infusión y combinarla con sales de Epsom, para poner los pies en remojo.

Aunque no se tienen evidencias de su efectividad en el tratamiento de los callos en los pies, en algunos estudios se señala que la caléndula puede ayudar con las úlceras del pie diabético, promoviendo la formación de nuevos tejidos.

6. Zumo de limón y vinagre

Se considera que el zumo de limón junto con vinagre es un eficaz remedio casero para los callos de los pies. Cabe destacar que esta mezcla se diluye en un litro de agua tibia y luego se vierte en un recipiente donde se puedan colocar los pies en remojo por un rato.

7. Ortiga

Son diversos los beneficios atribuidos a la ortiga: analgésicos, antiinflamatorios, antioxidantes, antimicrobianos, antialérgicos. De manera particular, con respecto a la piel, se usa en el tratamiento de eccemas, excoriaciones e inflamaciones.

Para los callos, se recomienda licuar los tallos hojas y flores, en un poco de agua tibia. Esta pasta se aplica sobre el área afectada, se tapa con un apósito y se deja actuar durante un par de horas.

Con esto se ayuda a reblandecerlos, para después eliminarlos de manera manual. También se puede poner la ortiga en una tina con agua tibia, y meter los pies durante algunos minutos.

8. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio en polvo

Preparando una pasta de bicarbonato de sodio también es posible ablandar y eliminar los callos de manera natural. Basta con mezclar un poco de esta sustancia con agua, y aplicarla con ayuda de una paleta de madera sobre la piel endurecida y callosa.

Se deja actuar un rato, entre 15-20 minutos, y se procede a retirar suavemente con ayuda de la piedra pómez. Al final de este tratamiento es recomendable aplicarse una capa de vaselina para rehidratar.

9. Aspirinas

Según la sabiduría popular, con el polvo de cinco aspirinas se puede preparar una pasta con efecto similar a la anterior para eliminar los callos. Sin embargo, esta no solo se combina con un poco de agua, sino también con un poco de zumo de limón.

Lo ideal es aplicar estas mezclas por periodos de tiempo breves, enjuagar bien con abundante agua y luego pasar con cuidado la piedra pómez. Nunca de forma brusca, pues así se podría maltratar y romper la piel.

Otros cuidados para los callos de los pies

Si ya tienes callos, hazte amigo de la conocida piedra pómez, pero recuerda utilizarla con precaución y mucho respeto para que no te lastime. Siempre procura hacer esto cuando salgas del baño, ya que la piel está más suave.

Puedes usar también una lima para quitar las asperezas de los talones, la planta y los dedos. No repitas esto por más de tres minutos seguidos y al finalizar siempre aplica una crema hidratante.

Como puedes ver, existen varios remedios caseros a los que puedes recurrir para eliminar callos. En su mayoría, están basados en datos anecdóticos, pero parece que pueden ayudar a obtener buenos resultados.

Consulta con un dermatólogo antes de recurrir a cualquier tipo de tratamiento para los callos. Además, también consúltale acerca de las mejores medidas de prevención para tu caso en particular.

¿Se pueden evitar los callos en los pies?

Si nunca has tenido callos, es importante que tomes algunas medidas preventivas. Por ejemplo, colócate una protección en la zona donde se podría producir el callo según la actividad que realices (como hacen ciertos deportistas en sus manos).

Es bueno que, cuando regreses del trabajo o llegues a tu casa, te quites el calzado y los calcetines e introduzcas tus pies en un recipiente con agua tibia y hierbas, como puede ser la manzanilla (según creencias populares es efectiva para este fin, pero no hay evidencia científica al respecto). También se podría utilizar un poco de vinagre de manzana en vez de hierbas.

Revisa también que tus zapatos sean cómodos, que no te queden ni muy ajustados ni muy sueltos. Si son nuevos, coloca un apósito donde sabes que te saldrán ampollas o callos y no los uses muchas horas seguidas.



  • Abad, C., Piñero, S., Proverbio, T. Proverbio, F., & Marín, R. (2005). Sulfato de magnesio. ¿Una panacea?. Interciencia, 30(9), 36-50.
  • N. Bhagyalakshmi, R. Thimmaraju, L. Venkatachalam, K. N. Chidambara Murthy & R. V. Sreedhar (2005) Nutraceutical Applications of Garlic and the Intervention of Biotechnology, Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 45:7-8, 607-621, DOI: 10.1080/10408390500455508
  • Benvenuti, F., Ferrucci, L., Guralnik, J. M., Gangemi, S., & Baroni, A. (1995). Foot Pain and Disability in Older Persons: An Epidemiologic Survey. Journal of the American Geriatrics Society. https://doi.org/10.1111/j.1532-5415.1995.tb06092.x
  • Grouios, G. (2004). Corns and calluses in athletes’ feet: A cause for concern. Foot. https://doi.org/10.1016/j.foot.2004.07.005
  • Menz, H. B., & Morris, M. E. (2005). Footwear characteristics and foot problems in older people. Gerontology. https://doi.org/10.1159/000086373
  • Mero Espinosa, M., & Licea Puig, M. (2020). Deformidades podálicas adquiridas en personas con diabetes mellitus tipo 2, un factor de riesgo de pie diabétio. Revista de la Asociación Latinoamericana de Diabetes, 10, 54-65.
  • Hashmi, F., Nester, C., Wright, C. et al. (2015) Characterising the biophysical properties of normal and hyperkeratotic foot skin. J Foot Ankle Res, 8, 35. https://doi.org/10.1186/s13047-015-0092-7
  • Grouios, G. (2004). Corns and calluses in athletes’ feet: a cause for concern. The Foot, 14(4), 175-184.
  • Bannerman, E., Stevenson, J., (2017) Dermatology Issues in Sports Current Sports Medicine Reports, 16(4), 219-220.
  • Sagar, A., Dhandar, K. & Bakal, R. (2022). Medicinal herbs: Why to include in diabetic foot ulcer therapy? A review Innovations in Pharmaceuticals and Pharmacotherapy, 10(2), 8-13.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.