¿Cómo reparar un sofá arañado por gatos?

Los felinos suelen arañar los muebles por distintas razones, ya sea para limarse las uñas, como estiramiento o para marcar territorio. ¿Cómo reparar los sofás arañados? ¡Sigue leyendo!

Si tienes un felino en casa, en algún momento tendrás que lidiar con los arañazos sobre el mobiliario. Aunque a simple vista parece que no hay solución, puedes probar una serie de métodos eficientes para arreglar un sofá arañado por gatos.

Es frecuente que las cortinas, las butacas y los muebles sean víctimas de las garras de estos animales. Entonces, ¿qué hacer cuando afectan la superficie del sofá? ¿Hay alguna solución? Descubre algunos consejos útiles.

Consejos para reparar un sofá arañado por gatos

Como ya lo comentamos, existen soluciones simples para disimular los rasgados de tus felinos sobre el sofá. De igual manera, algunos métodos pueden hacer que desaparezcan por completo. A continuación, te mostramos qué procedimiento aplicar según el tipo de sofá y su material. 

Sofá de tela

Reparar un sofá arañado por gatos puede parecer complicado, pero no es así. Por fortuna, si son de tela, hay muchas maneras de disimular los hilos que sobresalen de él. El proceso es bastante similar a cuando tienes un enganchón en un jersey e introduces el punto que se salió hacia adentro.

  • Para cuando se trate de muebles, necesitarás una aguja de tapicero o una de gran tamaño.
  • Lo que hay que hacer es introducir con cuidado el hilo hacia el interior, hasta que ya no sea visible. Esto aplica para todos aquellos que sobresalgan.
  • De acuerdo a la cantidad de arañazos, te tardarás mayor o menor tiempo, pero es una manera bastante simple y económica de repararlo.

Es un completo salvavidas si tienes felinos en tu hogar. Con esto, no será necesario resignarte a que tus muebles estén en completa destrucción. También evitarás recurrir a tapizarlos de nuevo.

Consejos para reparar un sofá arañado por gatos
Una aguja de tapicero resulta útil a la hora de reparar los sofás de tela arañados.

Sofá de piel

Arreglar un sofá de cuero es mucho más complicado que uno de tela. Uno de los motivos por los cuales resulta complicado se debe a que tanto la piel como los tejidos que la imitan, se pelan con los arañazos de tus gatos. No obstante, no es imposible. Para esos escenarios, hay diferentes métodos que puedes aplicar.

  • Si los daños en el sofá son en pequeñas dimensiones, es necesario eliminar los hilos de la piel. Para ello, se puede raspar poco a poco con una máquina de afeitar. En algunos casos, también es útil rebajar con tijeras.
  • Enseguida, hay que lijar con suavidad sobre las superficies dañadas.
  • Una vez hecho eso, cuando aprecies que la zona está lisa, limpia el sofá con un reparador de pieles y un paño de algodón, hasta que el sofá absorba el producto. Repite este paso si es necesario.
  • Si es la primera vez que lo haces, te recomendamos que lo intentes en un área que no sea muy visible. De esta manera, te aseguras de no estropearlo.

Cabe destacar que hay otros escenarios donde es un poco más complicado reparar un sofá arañado por gatos. Por ejemplo, cuando aparte de los rasguños, tienen pequeños agujeros.

  • En esos casos, lo ideal es eliminar los hilos, limpiar la superficie y aplicar un producto llamado «cuero líquido» para rellenar. Es una especie de pasta que sirve para solucionar los problemas de agujeros en objetos de piel.
  • Después de haber colocado el producto, hay que lijar para que quede homogéneo. Por último, busca un tinte muy similar al color del sofá y aplícalo sobre la zona afectada.

Si este procedimiento te parece difícil, también puedes optar por cubrir el mueble con fundas de tela. Así, le darás un toque bastante creativo y original, además de que podrás vivir con tu mascota sin problemas.

Continúa leyendo: Hacer un limpiador de muebles con 3 ingredientes.

Trucos para evitar que los gatos arañen el sofá

Todo tiene solución, por lo que no debes preocuparte demasiado si tu gato rasguñó una parte de tu mobiliario. Sin embargo, para evitar que esto suceda o siga ocurriendo, puedes proporcionarle a tu mascota juguetes diseñados para ello.

Asimismo, existen otra serie de trucos útiles para lograr que los gatos no arañen el sofá. Algunos de los principales son los siguientes:

  • Busca un rascador para que tu gato tenga un área especialmente diseñada para arañazos. Existen juguetes rascadores, esquineros, por pisos y muchas otras alternativas.
  • Si continúa dañando los muebles, compra un repelente para gatos y aplícalo sobre el mueble.
  • Mantén las uñas del felino en perfecto estado, límalas y rebájalas cuando estén muy largas.
  • Bríndale un ambiente sin estrés. Algunas veces esas conductas son desencadenadas por factores estresantes, por lo que debes reconocer qué está causando eso en tu gato y, por supuesto, buscar una solución. Estos animales no funcionan igual que los perros. En consecuencia, acudir a castigos solo hará que su comportamiento empeore.
  • También puedes colocar un protector de sofá y así evitar que sufra daños.
Trucos para evitar que los gatos arañen el sofá
Mantener rascadores para gato en varias áreas del hogar es la mejor manera de evitar que dañen los muebles.

Trucos útiles: Descubre 5 trucos para disimular los arañazos en la madera.

¿Por qué los gatos arañan el mobiliario?

El lenguaje felino funciona diferente al canino. Los dueños de este tipo de animales tienen que aprender a interpretarlos para que la convivencia sea cómoda y se respeten los límites del dueño y del gato.

En este sentido, hay varios motivos que pueden llevar a los gatos a arañar un sofá. Por ejemplo, algunas veces ocurre porque quieren limar sus uñas o como un ejercicio de estiramiento. Esto es normal y no es difícil guiar al animal para que comience a hacerlo en otra parte.

Los problemas se generan cuando lo realiza por marcaje. Los gatos son muy territoriales y tienen diferentes formas de marcar como con las uñas, la cara o su orina. Cuando acuden a los arañazos en lugares no adecuados para mostrar autoridad, sin duda resulta preocupante.

Lo hacen para demostrar que ese es su territorio, de manera visual y olfativa, debido a que desprenden feromonas a través de sus patas. Entonces, este tipo de marcajes pueden desviarse desde los muebles hacia otros objetos diseñados con ese propósito, como lo son los rascadores para gatos.

En el mercado existen diferentes tipos. Puedes seleccionar varios de ellos para ubicarlos en algunas zonas de la casa. Así, evitas que destruyan tus sofás o demás mobiliarios.

  • Horwitz D. Marcaje en gatos. Manual de comportamiento en pequeños animales (2005).
  • Arteaga L, Martínez M, Guevara R. Chemical Communication in domestic mammals. Vet-Mex (2007).
  • Izquierdo O, Peña G, Robaina H. Enfermedad por arañazo de gato. Revista Cubana de Investigaciones Biomedicas (2016).