Rutina antiedad: 6 cuidados para tener en cuenta

Una rutina antiedad contribuye a mantener saludable tu piel. Además, también influye en la forma como se ve y se siente.
Rutina antiedad: 6 cuidados para tener en cuenta
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 20 diciembre, 2021

Los años no pasan en vano y es un hecho que esto se refleja en tu apariencia. Tarde o temprano aparecen las líneas de expresión y una que otra imperfección en el cutis. Sin embargo, una buena rutina antiedad puede ralentizar o atenuar el efecto del tiempo.

El factor genético es decisivo en el envejecimiento y eso no tiene discusión. El punto es que también el estilo de vida es determinante. Es allí que puedes tomar medidas para que el paso de los años no sea arrasador.

La buena alimentación, la actividad física regular, un buen descanso y un estado de ánimo positivo pueden obrar milagros. Si a eso le sumas una rutina antiedad, es muy probable que puedas mantener la apariencia juvenil por muchos años.

La importancia de la rutina antiedad

Para que comprendas por qué envejece la piel, digamos primero que la epidermis (la capa más externa) está formada en un 80 % por unas células llamadas queratinocitos. Durante la juventud, estas se renuevan cada 28 días, pero luego lo hacen con menos frecuencia.

De otro lado, en la dermis (la capa intermedia) ocurre un proceso similar. Sin embargo, en este caso son los fibroblastos del tejido conectivo los que poco a poco van dejando de producir fibras reticulares y elásticas, como el colágeno y la elastina.

Ahora bien, el envejecimiento es intrínseco y extrínseco. El primero depende de factores genéticos y metabólicos. El segundo está causado por factores externos como la contaminación y el estrés. Hay que decir que el 80 % de este último corresponde al efecto del sol.

La rutina antiedad ayuda a combatir los signos de envejecimiento intrínsecos y extrínsecos. Su función es revitalizar la piel y esto hace que tenga un aspecto más joven. Lo indicado es comenzar a practicarla desde los 30 años.

Claves de la rutina antiedad

Lo que hace la rutina antiedad es ofrecer resistencia a los signos de envejecimiento que aparecen con el inexorable paso del tiempo. Tal rutina implica 4 procesos:

  • Limpiar.
  • Tratar.
  • Hidratar.
  • Proteger.
Arrugas a combatir con una rutina antiedad.
Las arrugas aparecen por la pérdida de elasticidad y tonicidad de la piel. Es un efecto esperable con el paso de los años.

1. Limpieza

Siempre debes hacerte una limpieza de la piel, tanto en la mañana como en la noche. Esto es fundamental para eliminar el exceso de sebo, la suciedad y los restos de maquillaje. Si no lo haces, todas esas impurezas se acumularán en los poros, lo que facilita la proliferación de bacterias.

Hay muchas formas de hacer la limpieza, pero la más básica consiste en lavarte la cara con un limpiador que no contenga jabón ni aceite. Mucho mejor si es rico en antioxidantes. Solo debes aplicártelo haciendo masajes suaves y luego retirarlo con agua en abundancia.



2. Tonificar la piel de forma regular

La tonificación es el complemento ideal de la limpieza en la rutina antiedad. Existe la idea equivocada de que solo es necesaria para las pieles con acné, pero esto no es cierto. Si te gusta lo más simple, aplica agua muy fría luego de hacerte la limpieza.

Si quieres algo más especializado, elige un tónico antienvejecimiento de buena calidad. Estos no son agresivos con la piel y también combaten el acné. De cualquier modo, no deben contener aceites ni alcohol.

3. Exfoliación e hidratación

Es muy importante que te hagas 1 o 2 exfoliaciones a la semana para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. Esto ayuda a que recuperes la luminosidad de tu cutis y hace más eficaces los productos que te apliques en el rostro.

También es muy importante que hidrates la piel a diario, ya que esto evita arrugas. Busca realizar tu tratamiento hidratante con productos que tengan uno o varios de los siguientes componentes:

  • Péptidos: penetran en profundidad y suavizan arrugas y líneas de expresión.
  • Retinol: favorece la renovación de las células de la superficie de la piel. El efecto es un cutis más saludable y firme.
  • Niacinamida: es una forma de vitamina B3 que ayuda a retener la humedad en la piel.
  • Ácido hialurónico: favorece la hidratación y ayuda a rellenar las líneas de expresión.
  • Vitamina C: aunque no es hidratante en sentido estricto, protege la piel de los radicales libres, estimula la producción de colágeno y contribuye a reducir y prevenir las manchas.


4. Crema antiarrugas

Las cremas antiarrugas aportan humedad y nutrientes. Además, estimulan la producción de colágeno.

Por eso son muy buenas aliadas en tu rutina antiedad. El efecto que tienen es el de atenuar las líneas de expresión.

En el mercado hay infinidad de estas cremas. Lo mejor es elegir alguna que sea procolágeno. Por lo general, están elaboradas con productos marinos. También es bueno que contengan vitamina E, que es antioxidante.

5. Protección solar: un infaltable en una rutina antiedad

El sol es uno de los principales responsables del envejecimiento de la piel. Si no utilizas protector solar todos los días, de nada valen los demás pasos en tu rutina antiedad. Los rayos ultravioleta provocan lesiones en la piel a nivel celular y aceleran el envejecimiento.

Por lo tanto, siempre debes colocarte protector solar. No olvides aplicártelo en el cuello, en la zona del escote y en las manos. En los días soleados utiliza también gafas y un sombrero.

Protector solar para prevenir las arrugas.
El mayor daño a la piel proviene del sol. Sin protector a diario será difícil contrarrestar la producción de arrugas.

6. Un estilo de vida saludable

Toda rutina antiedad debe ser complementada con un estilo de vida saludable. Evita el tabaco y el alcohol, así como cualquier tipo de droga. Realiza ejercicio de forma regular y adopta una dieta balanceada. Así mismo, protégete del estrés, duerme bien y regula tus emociones.

Comienza tu rutina antiedad hoy mismo

Limpiar, tonificar, hidratar y proteger es una rutina antiedad que no solo ayuda a combatir el envejecimiento, sino también problemas cutáneos como el acné. Todo en conjunto contribuye a producir un cutis saludable, resistente y menos vulnerable a las manchas y las arrugas.

Recuerda que debes utilizar productos que tengan un nivel de aceite equilibrado. De este modo, te proteges de la resequedad, pero no agregas grasa de más a tu cutis. Así mismo, procura que los ingredientes no cuenten al alcohol.

Comienza con tu rutina antiedad al cumplir 30 años. Es posible que en ese momento no tengas signos evidentes de envejecimiento, pero por eso mismo puedes retardar su aparición.

Sin embargo, nunca es tarde para iniciar. Si tienes más de 30, los cuidados diarios van a servirte para recuperar en parte la lozanía de tu cutis y evitar su deterioro.

Te podría interesar...
6 hábitos que deberías adoptar para evitar el envejecimiento prematuro de tu piel
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 hábitos que deberías adoptar para evitar el envejecimiento prematuro de tu piel

¿Te preocupa sufrir signos del envejecimiento prematuro en tu piel? Descubre 6 hábitos que complementan tus tratamientos cosméticos contra la edad.



  • Flores, G. G., & Morice, W. M. (2012). Tratamiento del acné. Revista médica de Costa Rica y Centroamérica, 69(600), 91-97.
  • Gómez, S. A. A., Lorduy, H. C., Villamizar, J. R., & Hortúa, C. V. (2002). Evaluación clínica de las exfoliaciones con ácido salícilico en el tratamiento del melasma en pacientes con piel oscura. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, 10(3), 929-934.
  • Cañizares Melero, C. (2018). Tratamientos no farmacológicos antienvejecimiento.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.