17 señales para saber si ya no estás enamorado

En ocasiones, la intensidad del amor puede disminuir de forma peligrosa. ¿No estás seguro si has dejado de amar a tu pareja? Te proponemos 17 señales que te ayudarán a descubrirlo.
17 señales para saber si ya no estás enamorado
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 15 noviembre, 2021

La mayoría de las personas puede reconocer con suma facilidad cuándo están enamorados. Por paradójico que sea, no sucede lo mismo con el desamor. Esto lleva a postergar durante meses o años una relación, e incluso a nunca salir de ella. Si tienes dudas con respecto a tus sentimientos, te presentamos 17 señales para saber si ya no estás enamorado.

Existen muchas razones que te impiden saber si ya no estás enamorado. El tiempo que llevas de relación, los buenos momentos que han compartido, el apego que has creado en todo este tiempo y los posibles intereses de por medio pueden impedirte apreciar la verdad. Si estás leyendo esto es porque al menos tienes dudas, la cual es la primera de las señales de que ya no estás enamorado.

Señales de que ya no estás enamorado de tu pareja

Por supuesto no existen solo 17 señales para saber si ya no estás enamorado. Podemos recopilar muchas más, aunque esperamos que estas sean suficientes para aclararte el panorama. Al igual que sucede con el amor, el desamor es un proceso sistemático.



No te levantas un día por la mañana, bebes un café, miras por la ventana y simplemente te das cuenta de que ya no amas a tu pareja. En absoluto. Tal y como sucede con el amor, y como indica además la evidencia, es un proceso que lleva meses y que es más difícil de afrontar por todas las variables que entran en juego.

Por ejemplo, aceptar que ya no estás enamorado de tu pareja implica afrontar un futuro de incertidumbre. Tu vida y la de ella es una sola, de manera que es natural que no quieras aceptar la verdad por el miedo a construir desde cero una nueva vida.

Pero atención: el que compartas estas señales de que ya no estás enamorado no implica que debas terminar con tu pareja. De ello te hablamos al final, ya que siempre existe la terapia u otras alternativas para avivar la pasión. Veamos primero qué indicios puedes tener en cuenta para saber si ya no amas a tu pareja.

1. No te quieres esforzar

Es muy simple: cuando ya no estás enamorado no te esfuerzas en nada que tenga que ver con tu relación. Tu interés por ella ha disminuido hasta tal punto que solo participas con un esfuerzo justo, casi por inercia.

Esto se debe a que, al disminuir tu amor, también disminuye el compromiso que sientes para con la relación. No te esfuerzas en ser una pareja ideal, en coquetear con tu pareja, en crear momentos románticos, en dar todo por la relación y en sacrificarte para impedir que esta naufrague, por ejemplo.

2. No te importa pasar días y días sin compartir

Dado que esa persona no despierta en ti lo mismo que en el pasado, no te importa pasar días o semanas sin compartir en absoluto. Cuando estás enamorado solo piensas en esa persona y lo único que deseas es pasar momentos al lado de ella.



Ocurre lo contrario con el desamor. Ahora buscas excusas para no compartir con ella, los momentos te parecen irrelevantes o simplemente no los disfrutas. Esto último es lo más importante: compartir con ella no despierta en ti sentimientos de agrado, hasta el punto de que te parecen insípidos.

3. Tu vida sexual es secundaria

Al igual que no te interesa compartir momentos románticos con tu pareja, tampoco de interesa hacer lo mismo en el plano sexual. Los encuentros de este tipo ahora son secundarios, ya sea porque no encuentras satisfacción con ellos o porque no toleras la idea de tener intimidad con él o ella.

Los investigadores están de acuerdo que el sexo es uno de los mejores indicadores de la satisfacción de pareja. Cuando hay ausencia de este o se practica de manera esporádica, entonces es inevitable que la percepción hacia la relación sea negativa.

4. Sus defectos ahora son más evidentes

Las señales de que ya no estás enamorado incluyen buscarle defectos a todo
Si las cosas no marchan bien, es común que los defectos salgan a flote y se empiecen a percibir como un problema más grande.

Una cosa curiosa que sucede cuando estás enamorado es que los defectos de tu pareja los pasas por alto. Te concentras en sus virtudes, y son estas las que tienes como referencia para valorarla. En algunos casos incluso puedes llegar a omitirlos, o al menos justificarlos.

Ninguna persona es perfecta, de manera que todos tenemos vicios y virtudes por igual. Lo que sucede es que ahora los primeros te parecen más evidentes, hasta el punto que son los que ahora utilizas para valorar a tu pareja. De repente solo ves lo malo de ella, o en todo caso aquellas cosas que ya no te agradan. Estas pueden llegar a irritarte, enojarte o causarte desagrado.

5. No eres el primero en escribirle o llamarle

La comunicación es muy importante es una relación de pareja. Al igual que sucede con el sexo, los expertos la catalogan como uno de los pilares para una relación estable, duradera y prospera. Al contrario de lo que hacías antes, ahora no te molestas en ser el primero en llamarle o escribirle.

Pero no solo eso. Sostener una conversación virtual te produce tedio, hasta el punto que respondes de manera vaga o no te esfuerzas por mantenerla. Tampoco te interesas por todo lo que concierne a tu pareja, y cuando esta te pregunta sobre tus asuntos eres lo más escueto que puedes. No te molestaría en absoluto dejar de saber de ella por unos días.

6. Ya no piensas en una relación a largo plazo

Una de las señales de que ya no estás enamorado es que has dejado de pensar en el largoplacismo. Toda relación seria se basa en este ideal, es lo que permite que ambos construyan metas y proyectos en común. Dado que sientes dudas sobre un futuro al lado de ella, la visión de una relación a largo plazo simplemente ya no mora en tu cabeza.

Esto se traduce de varias maneras, como por ejemplo rechazar o postergar decisiones importantes que te atarán a ella de alguna manera. Por ejemplo, asumir un crédito, comprar un bien, adoptar una mascota y por supuesto tener un hijo. Solo te has centrado en el presente y tomas decisiones siempre a corto plazo.

7. Inicias peleas innecesarias

La suma de todo lo anterior se traduce en peleas innecesarias. Una relación se basa en hacer concesiones de lado y lado, de manera que se pueden sobrellevar algunas faltas sin que estas deriven en un altercado. Considerando que ahora solo te enfocas en sus defectos, no temes en iniciar uno de ellos sin alguna necesidad. La mayoría, como ya intuyes, son por cosas insignificantes.

También esto se puede interpretar de que inicias una pelea cuando tu pareja te hace saber tu poco compromiso con la relación. Te alteras por este señalamiento, y empiezas a buscar justificaciones o excusas para evadir esta responsabilidad. Como ya te hemos expuesto: estás en una etapa de indecisión y temes cortar los lazos por completo a causa del miedo a la incertidumbre.

8. Continuamente estás pidiendo espacio

El espacio es muy importante en una relación sana. Todos necesitamos espacio para hacer nuestras cosas, manifestar independencia y compartir con los demás. Lo que sucede es que ahora llevas este principio a su máxima expresión, hasta el punto que utilizas la excusa de tu espacio para evitar compartir con tu pareja.

Esto te puede llevar a culparla sobre que está practicando un apego exagerado o una dependencia malsana. Te molesta que invadan tu espacio, y te molesta además que esta señale que te estás aislando. No es que quieras reclamar tu independencia, lo que sucede es que ya no disfrutas del tiempo que pasas con tu pareja.

9. No temes coquetear con alguien más

Otra de las señales inequívocas de que ya no estás enamorado es que has empezado a coquetear con alguien más. Puede que lo hagas con intenciones serias, o puede que lo hagas solo de manera lúdica. Sea como fuere, has dejado a un lado la fidelidad y coqueteas virtual o presencialmente con alguien más.

Cuando pensamos en infidelidad normalmente lo hacemos aludiendo a un encuentro físico. Ten en cuenta que desde hace un par de años los expertos han catalogado a la infidelidad emocional como un fenómeno real. Es decir, aquella infidelidad que se hace desde el punto de vista afectivo, no sexual. En este sentido, coquetear con alguien más es un tipo de infidelidad.

10. Te desahogas con tus amigos sobre tu relación

Una de las señales de que ya no estás enamorado de tu pareja que no puedes omitir es que buscas desahogarte acerca de tu relación con tus amigos. Drenas tus frustraciones, tu infelicidad y tu resentimiento con personas cercanas. No dejas escapar una conversación con ellos sin que este tema salga a flote.

Puede que no seas consciente de esto, e incluso puede que solo lo haces de manera esporádica. Para averiguarlo, pregúntale a tu mejor amigo qué piensa él acerca de tu relación. Este puede hacerte ver con mayor claridad si estás enamorado o no de tu pareja, y lo hará con una opinión objetiva de todo lo que le has dicho sobre ella.

11. No eres 100 % sincero con tu pareja

Ya hemos expuesto algunos escenarios en los que no eres sincero con tu pareja. Entiende la sinceridad no solo como las cosas que has elegido ocultarle, sino también como la actitud que tomas hacia las cosas que hace. Por ejemplo, puedes aceptarle una disculpa; pero en el fondo guardar un resentimiento y manifestarlo a través de tu actitud frente a ella.

Lo contrario a la sinceridad es la mentira. Por supuesto, no hablamos de mentiras sutiles, sino de aquellas que determinan el curso de una relación. Mentir a tu pareja es una señal de que no la valoras, de que consideras sus emociones y sentimientos como secundarios y una señal de irrespeto.

12. Practicas el silencio y la indiferencia

Así como no temes en iniciar una pelea innecesaria, tampoco temes elegir el silencio como una alternativa válida. Recuerda que a veces ocasionas más dolor con la cosas que callas que con las que dices, así como con las que decides no hacer en comparación con las que haces. El silencio y la indiferencia son señales de que ya no estás enamorado.

De hecho, los expertos consideran la indiferencia emocional como lo opuesto al amor. Eres indiferente a sus problemas, a sus inquietudes; también a sus sentimientos y emociones. Tampoco te molestas en decir una palabra de aliento, de apoyo o de ayuda. A su vez, evitas participar en conversaciones importantes acerca del estado de la relación.

13. Piensas como uno solo y no como un conjunto

Esta es una de las señales de que ya no estás enamorado más evidentes, ya que una relación consiste en la participación de dos personas. Ahora ya no te molestas en conocer su opinión, de manera que tomas decisiones por ambos sin importar el interés que tu pareja puede sentir al respecto.

Por ejemplo, puedes llegar a rechazar una invitación a una fiesta o una celebración sin antes comentárselo a él o ella. Riges tu vida sin considerar sus aportes, así como tampoco las consecuencias de tus decisiones. En definitiva, intentas sabotear con pequeñas acciones la estabilidad de tu relación.

14. De repente ya no eres tan amable

Las señales de que ya no estás enamorado incluyen las peleas frecuentes
La amabilidad, cortesía y paciencia pueden acabarse si la relación está llegando a su fin. Esto es evidente cuando las peleas son el pan de cada día.

Nuestra actitud cambia a lo largo del tiempo en una relación. Esto es algo normal, por no decir saludable. Tal y como te lo explicamos en nuestro artículo sobre qué es el amor, existen mediadores hormonales que explican este proceso. Por supuesto, tu actitud puede cambiar, pero esto no significa que la amabilidad hacia tu pareja se vea comprometida.

De repente eres descortés con ella, antipático y practicas la desatención. Lo empiezas a hacer de manera gradual, tanto que no te percatas de manera consciente de que tu actitud ha cambiado. La ausencia de amabilidad se traduce a su vez en una ausencia de cariño, de empatía, de romance y de respeto.

15. No te sientes cómodo al compartir con otras parejas

Al hacerlo te percatas de cuan fracturada está tu relación, cuan distanciado estás de tu pareja e incluso te das cuenta de una realidad que has estado ocultándote a ti mismo: ya no la amas. Es por esto que evitas salir con otras parejas, o cuando lo haces procuras que sean encuentros cortos y no muy románticos.

También es posible que no quieras hacerlo porque dudas acerca del futuro a corto plazo con ella. Es decir, estás convencido de que ya has tomado la decisión adecuada y no quieres que los demás asocien que son una pareja estable. Solo estás encontrando las circunstancias y el momento adecuado para terminar con la relación.

16. Ya no dices te amo o te quiero

Muchos creen que decir te amo o te quiero es suficiente para manifestar el enamoramiento. Nada más lejos de la realidad. Puedes decirle esto a tu pareja decenas de veces por semana, y aun así no demostrarlo en la práctica o no corresponder estas palabras con un verdadero sentimiento.

Sin embargo, cuando estás atravesando una etapa de desamor, estas palabras te parecen por completo ajenas. No te sientes cómodo al decirlas, en parte porque sabes que te mientes a ti mismo y a tu pareja. De repente has dejado de decirlas, y tampoco te sientes a gusto cuando tu pareja te las profesa.

17. La relación es solo parte de tu rutina

Por último, otra de las señales de que ya no estás enamorado es que has empezado a asimilar la relación como parte de tu rutina. Piensa en tu rutina diaria, aquellas cosas que haces automáticamente sin disfrutar o emocionarte. Lavarte los dientes, hacer tu cama o doblar la ropa.

Esta sensación de tedio hacia las cosas que debes hacer por obligación se ha trasladado también a tu relación. Estás en ella sin ninguna razón y haces las cosas sin disfrutarlas. Sin embargo, esta se ha convertido tanto en parte de tu rutina que solo las asimilas sin más. Estás por inercia y muchas veces no te das cuenta de ello.

No es necesario que compartas todas estas señales para saber que ya no estás enamorado. Puede que cumplas solo la mitad, y estás serán suficientes para sincerarte contigo mismo acerca de la postura hacia la relación. Lo importante, en todo caso, es que reflexiones al respecto y no rehúyas de la cita que debes tener con los sentimientos propios y los de tu pareja.

¿Son las señales de que ya no estás enamorado el fin?

Como te lo advertimos al inicio no siempre las señales de que ya no estás enamorado suponen el fin de la relación. Esto depende de muchas variables, aunque recogemos dos de las más importantes:

  • El trato que tu pareja te profesa.
  • Los posibles intereses que existen en común.

En el primer caso se valora el compromiso, el amor, la actitud y la madurez que proporciona tu pareja a la relación. Por ejemplo, si te respeta, es amable contigo y te valora,  es posible que quieras probar con una segunda oportunidad antes de tomar la decisión final.

Por otro lado, los intereses que medien entre ambos también es otro factor a destacar. Un hijo, una propiedad o un proyecto en común sin duda pueden hacerte dudar si apartarte o continuar. Esto en especial cuando se combina con el factor anterior.

Ten en cuenta que los estudios y las investigaciones avalan la efectividad de la terapia de pareja. Puedes intentar con ella si, a pesar de estar atravesando una etapa de desamor, crees que aún hay razones para permanecer. Por supuesto, no te estamos diciendo que debes continuar. La decisión final la tienes tú y lo haces de acuerdo con tus emociones, intereses y experiencias.

Te podría interesar...
5 consejos para dejar de amar a alguien que no te ama
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 consejos para dejar de amar a alguien que no te ama

Dejar de amar a alguien que no te ama no siempre es fácil. Por eso, queremos darte algunos consejos para que lo consigas de forma saludable.



  • Abbasi, I. S., & Alghamdi, N. G. Polarized couples in therapy: Recognizing indifference as the opposite of love. Journal of sex & marital therapy. 2017; 43(1): 40-48.
  • Beasley, C. C., & Ager, R. Emotionally focused couples therapy: a systematic review of its effectiveness over the past 19 years. Journal of Evidence-Based Social Work. 2019; 16(2): 144-159.
  • Guitar, A. E., Geher, G., Kruger, D. J., Garcia, J. R., Fisher, M. L., & Fitzgerald, C. J. Defining and distinguishing sexual and emotional infidelity. Current Psychology. 2017; 36(3): 434-446.
  • Heiman, J. R., Long, J. S., Smith, S. N., Fisher, W. A., Sand, M. S., & Rosen, R. C. Sexual satisfaction and relationship happiness in midlife and older couples in five countries. Archives of sexual behavior. 2011; 40(4): 741-753.
  • Meeks, B. S., Hendrick, S. S., & Hendrick, C. Communication, love and relationship satisfaction. Journal of Social and Personal Relationships. 1998; 15(6): 755-773.
  • Sailor, J. L. A Phenomenological Study of Falling Out of Romantic Love. Qualitative Report. 2013; 18: 37.
  • Zanganeh Motlag, F., Bani-Jamali, S. S., Ahadi, H., & Hatami, H. R. The effectiveness of couples therapy based on acceptance and commitment and emotionally focused couples therapy on improvement of intimacy and reduction of Alexithymia among Couples. Thoughts and Behavior in Clinical Psychology. 2017; 12(44): 47-56.