Sequedad vaginal: síntomas y tratamiento

Daniela Echeverri Castro·
26 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
26 Enero, 2019
Aunque la sequedad vaginal suele causar irritación y comezón, la gran preocupación que sienten las mujeres que lo padecen son los efectos que ocasiona sobre la actividad sexual.

La sequedad vaginal es uno de los problemas de salud íntima más molestos para una mujer. Su aparición afecta la calidad de vida sexual, ya que, además de provocar picor e irritación, dificulta la penetración y causa dolor durante el coito.

Lo anterior, puede incidir en el estado de ánimo, la autoestima y la relación de pareja. ¿Qué se debe hacer para tratarla? ¿Cómo se puede prevenir? Sabemos que muchas mujeres desean resolver estos interrogantes. Por eso, a continuación, repasamos sus síntomas principales y varias alternativas para tratar este problema.

¿Cuáles son las causas de la sequedad vaginal?

Sequedad vaginal.

La sequedad vaginal se origina por la disminución de los fluidos generados en el aparato genital femenino. Esta, según una publicación de la Clínica Mayo, no solo hace que las relaciones sexuales sean dolorosas, sino que también produce síntomas urinarios.

La causa principal de este problema es la disminución de los niveles de estrógenos. A menudo se relaciona con la menopausia, pero puede ocurrir en edades tempranas. Así que, esta es una hormona femenina que resulta clave para la salud vaginal.

Además, sus niveles adecuados ayudan a mantener la lubricación natural de la zona íntima, proporcionando elasticidad y acidez sobre sus tejidos. También, son claves para mantener el pH de la flora bacteriana, es decir, el cultivo de bacterias que protege contra las infecciones.

De acuerdo a un artículo de la revista Farmacia Profesional, la falta de lubricación es un síntoma que puede ser esporádico o permanente en relación a la causa que lo genere. Entre las más comunes, además de la cantidad de estrógeno, se encuentran las siguientes:

  • Embarazo y lactancia
  • Perimenopausia y menopausia
  • Inflamación de los tejidos vaginales
  • El consumo de ciertos medicamentos
  • Diabetes
  • Uso de jabones o lociones vaginales
  • Exceso de estrés

Debes ver: La atrofia vaginal en la menopausia

Síntomas de la sequedad vaginal

Ardor vaginal.

Como mencionamos, las consecuencias de la sequedad vaginal pueden variar dependiendo de cada mujer y en función del factor relacionado con su aparición. Teniendo esto en cuenta, una publicación de Women’s Health Concern comenta que algunos síntomas generales son:

  • Sensación de escozor y ardor
  • Vulva inflamada e irritada
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Sangrado leve después del coito
  • Picor desesperante al tener la zona demasiado deshidratada
  • Ardor al orinar
  • Pérdida de la libido
  • Inseguridad, estrés y baja autoestima

Tratamiento para combatir la sequedad vaginal

La sequedad vaginal se ha convertido en un problema muy común. Por suerte, hoy en día hay varias opciones disponibles para minimizar sus síntomas. A continuación, te contamos cuáles son los más comunes de acuerdo a un artículo de National Health Service.

Aplicar cremas hidratantes

¿Qué es el clotrimazol?

Este es un producto que se aplica en el epitelio o capa vaginal para mantener su hidratación. Su función es retener los fluidos de la vagina para que se conserve húmeda y elástica. Asimismo, ayuda a regular el pH y protege contra las infecciones.

Evitar el uso de jabones perfumados

Usar productos perfumados para la higiene íntima puede hacer que se altere la microbiota vaginal. Esta, protege a la mucosa de ciertos microorganismos que pueden causar enfermedades. Por eso, lavarla con agua y un jabón neutro es todo lo que se necesita para mantenerla saludable.

Por otro lado, vale la pena recordar que el olor en esta zona del cuerpo puede variar a lo largo del periodo menstrual. Si notas que huele muy fuerte y por eso debes recurrir a jabones para disimularlo, lo mejor es consultar con el médico para establecer la causa e iniciar un tratamiento para tu caso.

Dedicar tiempo a la estimulación previa

Aunque se considera como un problema de salud, la mayoría de consultas ginecológicas surgen de la preocupación por los efectos que causa sobre la actividad sexual. En este caso, la lubricación vaginal que se logra en los juegos previos a las relaciones sexuales puede ayudar a aliviar los síntomas de sequedad o ardor en esta zona.

Usar lubricantes

Para qué usar lubricantes.

Independientemente del tratamiento sugerido para la sequedad vaginal, se pueden utilizar lubricantes como complemento para tratar este síntoma. Estos productos ayudan a minimizar la fricción durante las relaciones sexuales y, por ende, evitan la irritación y dolor.

Los lubricantes más recomendados son los que tienen una base de agua o silicona, ya que son más fáciles de remover mediante el lavado. En lo posible se deben evitar las presentaciones con perfumes o las vaselinas, porque pueden favorecer el crecimiento de hongos.

Conoce : Cómo hay que usar un lubricante de forma correcta

La sequedad vaginal, ¿se puede prevenir?

beber-agua

Aunque es difícil prevenir la sequedad vaginal relacionada con la disminución de estrógenos, hay algunos hábitos saludables que pueden incidir de manera positiva a la hora de mitigar los síntomas. Para evitar complicaciones, intenta adoptar los siguientes consejos:

  • Incrementar el consumo de agua a lo largo del día
  • No aguantar las ganas de ir al baño
  • No utilizar productos irritantes para la vagina: jabones, talcos, geles, etc.
  • Tener cuidado con algunos fármacos que lo pueden causar: anticonceptivos orales, antidepresivos, antihipertensivos, antiulcerosos y antihistamínicos

Dado que es fundamental buscar un tratamiento apropiado para regular el pH vaginal y favorecer su control, si el problema es recurrente y los síntomas no remiten después de unos días, lo mejor es acudir donde el ginecólogo. Él te ayudará a buscar una solución para tu caso y, así, tendrás una pronta recuperación.

  • Lethaby, A., Ayeleke, R. O., & Roberts, H. (2016). Local oestrogen for vaginal atrophy in postmenopausal women. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD001500.pub3
  • Mac Bride, M. B., Rhodes, D. J., & Shuster, L. T. (2010). Vulvovaginal atrophy. Mayo Clinic Proceedings. https://doi.org/10.4065/mcp.2009.0413
  • Wilhite, M. (2017). Vaginal Dryness. In Integrative Medicine: Fourth Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-323-35868-2.00059-1
  • National Health Service. Vaginal dryness. (2018). Recuperado el 26 de octubre de 2020. https://www.nhs.uk/conditions/vaginal-dryness/
  • Women's Health Concern. Vaginal Dryness. (2020). Recuperado el 26 de octubre de 2020. https://www.womens-health-concern.org/help-and-advice/factsheets/vaginal-dryness/
  • Clínica Mayo. Atrofia Vaginal. (2019). Recuperado el 26 de octubre de 2020. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/vaginal-atrophy/symptoms-causes/syc-20352288