Síndrome de ovario poliquístico: dieta y nutrición recomendada

Si te acaban de diagnosticar con síndrome de ovario poliquístico, debes saber que una dieta adecuada puede ayudarte a mejorar los síntomas.
Síndrome de ovario poliquístico: dieta y nutrición recomendada
Anna Vilarrasa

Escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa.

Última actualización: 04 enero, 2022

En el manejo del síndrome de ovario poliquístico, la dieta y la nutrición desempeñan un papel muy importante. En particular, es necesario controlar los niveles de insulina elevados y el estado inflamatorio. Y si bien muchos lo ignoran, los alimentos contribuyen de forma determinante.

El patrón alimentario más adecuado es aquel con abundantes vegetales, frutas, legumbres, granos integrales, proteínas magras y lácteos moderados en grasa. Seguir este tipo de dieta permite mejorar los síntomas y algunas de las condiciones asociadas a la enfermedad. ¿Quieres saber más al respecto? ¡Continúa la lectura!

Síndrome de ovario poliquístico: el papel de la dieta y los hábitos de vida

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es más común de lo que muchas piensan. Se calcula que puede afectar a una de cada cinco mujeres en edad reproductiva. No obstante, muchas de las afectadas no están diagnosticadas.

Cuando se padece SOP existe una disfunción ovulatoria y una sobreproducción de andrógenos de origen desconocido. Como consecuencia aparecen alteraciones en el período menstrual y otros síntomas que abarcan desde acné y piel grasa hasta problemas de fertilidad.

Por el momento, no existe una cura, pero sí hay medicación para controlar los síntomas. Además, los expertos señalan la importancia de los hábitos de vida en el manejo de la enfermedad.

Con la dieta y los ejercicios adecuados es posible regular los niveles de glucosa e insulina que se encuentran elevados de forma anormal. De paso, esto permite mejorar los síntomas y los problemas de fertilidad. Incluso, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, hipertensión e hiperlipidemia.

Síndrome de ovarios poliquísticos: lo que debes saber
El síndrome de ovario poliquístico puede mejorar con cambios en el estilo de vida, sobre todo en lo que a alimentación se refiere.

Síndrome de ovario poliquístico: recomendaciones de dieta y nutrición

Por el momento no existe un plan alimentario estándar para esta enfermedad. Sin embargo, de forma generalizada se sabe que algunos alimentos son más recomendables que otros. Estas son algunas de las características y pautas apropiadas en la dieta recomendada para el SOP.

Asegurar la presencia de fibra

Los alimentos que aportan fibra dietética mejoran la resistencia a la insulina. Estos retardan la digestión, con lo que se regulan las subidas de glucosa en la sangre. Para ello, se pueden incluir a diario muchas de estas opciones:

  • Legumbres.
  • Pan integral.
  • Semillas variadas.
  • Verduras
  • Frutos del bosque.
  • Almendras, cacahuetes, piñones.


Aportar alimentos antiinflamatorios

Estudios recientes indican que el síndrome de ovario poliquístico está relacionado con una inflamación crónica de bajo grado. Algunos alimentos como el aceite de oliva, el pescado azul, las nueces, las bayas o las verduras de hoja verde tienen actividad antiinflamatoria que puede mejorar esta condición.

Preferir los carbohidratos integrales en lugar de los refinados

Los granos enteros aportan fibra, vitaminas y minerales que los cereales blancos han perdido. Además, estos últimos acentúan la resistencia a la insulina y pueden generar un estado inflamatorio. Esto también es válido para el azúcar y los alimentos con un exceso de azúcares añadidos.

Adoptar una dieta con alimentos densos en nutrientes

En este sentido, lo mejor es llenar la despensa de productos frescos y evitar los platos preparados, los snacks, los dulces y la comida rápida. Estos suelen estar elaborados con ingredientes de poca calidad y contienen dosis considerables de azúcar añadido, grasas hidrogenadas, harinas refinadas y sal.

En cambio las frutas, las legumbres, los frutos secos y las verduras aportan interesantes cantidades de vitaminas y minerales. Por lo tanto, se convierten en la mejor elección tanto para las comidas como los tentempiés.

Evitar los productos de glicación avanzada

Los factores ambientales parecen desempeñar un papel importante en el desarrollo del síndrome de ovario poliquístico; entre estos encontramos los productos de glicación avanzada. Los mismos aparecen de forma normal fuera y dentro del organismo. No obstante, la dieta es uno de los mayores contribuyentes.

Cuando se encuentran de forma excesiva, el cuerpo no puede manejarlos y tienden a generar problemas de salud. A nivel alimentario, su aporte se puede reducir al seguir estas pautas:

  • Evitar cocinar con calor seco muy fuerte, como la parrilla o el horno.
  • Limitar el consumo de alimentos más propensos a generarlos, como los huevos, las patatas fritas, los alimentos procesados o la comida rápida.

Limitar las fuentes de gluten y los lácteos

Por el momento, no existe evidencia científica sobre la necesidad de retirar los alimentos con gluten y los lácteos. Sin embargo, en algunas ocasiones su retirada puede mejorar el estado inflamatorio.

Si no se mejora con los cambios dietéticos implantados, se puede probar una dieta sin gluten ni lácteos. En este caso, es recomendable consultar con un dietista para encontrar los sustitutos adecuados sin tener que recurrir a productos procesados de poca calidad.

Lácteos
En algunos casos, limitar el consumo de lácteos mejora el estado inflamatorio en pacientes con SOP.

¿Cuándo es preciso consultar con un profesional?

Uno de los problemas del diagnóstico del síndrome de ovario poliquístico es que sus síntomas pueden ser muy generales y poco específicos. De este modo, muchas mujeres pueden pensar que sufren otros problemas de salud o no los encuentran suficientemente graves como para hablarlo con el médico.

En ocasiones, no es hasta que se presentan problemas para concebir cuando se les presta atención. Las señales más habituales son las siguientes:

  • Acné, piel grasa y caspa.
  • Aumento de peso.
  • Crecimiento de vello en la cara, la espalda o el pecho.
  • Períodos menstruales o sangrados irregulares.
  • Molestias o dolor en la zona pélvica.
  • Dificultades para quedar embarazada.

Así pues, en caso de padecer alguno o varios de ellos, es preferible consultarlo con un profesional de la salud. Cuanto más pronto se pueda diagnosticar y aplicar un tratamiento, más rápido mejoran los síntomas y el bienestar de las mujeres afectadas.

Además, de esta forma es posible evitar algunas enfermedades asociadas al SOP. Como indican desde la Academia de Nutrición y Dietetica de Estados Unidos, esta condición eleva el riesgo de padecer resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, ansiedad y depresión.



Recomendaciones finales sobre el síndrome de ovario poliquístico y su dieta recomendada

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una patología común entre las mujeres. Este tiene diferentes implicaciones clínicas que incluyen problemas metabólicos, reproductivos y psicológicos.

El tratamiento farmacológico debe ir acompañado de un cambio en el estilo de vida. Aplicar medidas dietéticas y de actividad física es clave para mejorar estos problemas y aumentar la calidad de vida y la salud emocional.

En general, los alimentos más favorables son las verduras, las frutas, los frutos secos, los cereales integrales, el aceite de oliva y el pescado azul. Además, es necesario limitar la presencia de bebidas azucaradas, zumos, carnes procesadas, dulces y alimentos preparados.

Sin embargo, antes de implementar cualquier cambio, es aconsejable consultar con el médico o un dietista especializado. Cada diagnóstico es diferente y cada caso puede requerir un plan alimentario con características específicas.

Te podría interesar...
El síndrome del ovario poliquístico finalmente podría tener una cura
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El síndrome del ovario poliquístico finalmente podría tener una cura

Tras una investigación reciente, se cree que se ha encontrado la cura del síndrome del ovario poliquístico. Te contamos los detalles de esta condic...



  • Ellis E. Polycystic ovary syndrome. EatRight. Academy of Nutrition and Dietetics. Septiembre 2021.
  • Harvard Health Publishing. Foods that fight inflammation. Harvard Medical School. Noviembre 2021.
  • López-Alarcón M, Perichart-Perera O, et al. Excessive refined carbohydrates and scarce micronutrient intakes increase inflammatory mediators and insulin resistance in prepubertal and pubertal obese children independently of obesity. Mediators of inflammation. 2014. 2014: 849031.
  • Office on woman's health. Polycystic ovary syndrome. Abril 2019. U.S. Department of Health and Human Services.
  • Pinkerton J. A. Síndrome del ovario poliquístico. Manual MSD. Diciembre 2020.
  • Rocha A. L, Oliveira F. R, et al. Recent advices in the understanding and management of polycystic ovary syndrome. Food Research. Abril 2019. 8: F1000. Faculty Rev-565.
  • Rutkowska A. Z, Diamanti-Kandarakis E. Do advanced glycation end products (AGEs) contribute to the comorbidities of polycystic ovary syndrome (PCOS)? Current Pharmaceutical Design. 2016. 22 (36): 5558-5571.
  • Teede H, Deeks A, Moran L. Polycystic ovary syndrome: a complex condition with psychological, reproductive and metabolic manifestations that impacts on health across the lifespan. BMC Medicine. Junio 2010. 30 (8): 41.
  • Teede H, Misso M, et al. International evidence-based guideline for the assessment and management of polycystic ovary syndrome. Australian Government. National Health and Medical Research Council. Febrero 2018.