¿Cómo superar el síndrome de borrachera seca?

El síndrome de borrachera seca es un patrón de comportamiento que se presenta en las personas que han dejado de beber alcohol, pero mantienen los comportamientos desadaptativos de la adicción. Te lo explicamos.
¿Cómo superar el síndrome de borrachera seca?
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo el 30 marzo, 2021.

Última actualización: 30 marzo, 2021

En los casos en los que las personas que han abandonado la adicción a las bebidas alcohólicas sigue manifestando comportamientos similares a los que se tenían cuando se consumía la sustancia, estamos en presencia del síndrome de borrachera seca.

Es frecuente ver a amigos y familiares extrañados porque una persona no mejora su comportamiento a pesar de haber dejado la bebida. En este sentido, la mejor explicación que se le puede dar a ese fenómeno es que quien se ha rehabilitado, en realidad no ha conseguido abandonar los esquemas mentales de un consumidor.

Para explicarlo mejor; cuando un adicto deja de consumir una sustancia debe cambiar ciertos patrones de pensamiento desadaptativos. Si esto no ocurre, podemos señalar que la recuperación es parcial.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de borrachera seca?

Las personas que se encuentran libres de consumo alcohólico tienden a pensar que se han recuperado por completo de la adicción. Pero la realidad es que no es tan simple.

Uno de los principales síntomas del síndrome de borrachera seca es la inmadurez emocional. Por lo general, las personas no actúan acorde a su edad cronológica.

El infantilismo sobreviene cuando un adulto tiene comportamientos de una etapa del desarrollo anterior. Por ejemplo, hombres que ya han pasado la treintena y sus prioridades siguen siendo muy similares a las de cuando eran adolescentes. En este sentido, la inmadurez emocional y el infantilismo van de la mano, aunque son diferentes.

Entendemos por inmadurez emocional a la dificultad o imposibilidad de gestionar las propias emociones. Las personas con escasa tolerancia a la frustración piensan que todo se les está permitido. Cuando no pueden tener algo de la manera que desean se irritan.

En el mismo orden de ideas, el signo más relevante de este síndrome es el egocentrismo. Muchos adictos que han logrado dejar de consumir desarrollan una fantasía en la que son superiores al resto, a causa de haber logrado una gesta que implicaría reconcomiendo y admiración.

Mujer con alcoholismo que sufrirá síndrome de borrachera seca.
Dejar el alcohol no es una tarea fácil. Si los comportamientos asociados a la adicción permanecen, es posible que haya más problemas sociales y de relación.

¿Por qué ocurre?

La causa del síndrome de borrachera seca es la deficiencia en el proceso de rehabilitación. Es decir, se suele pensar que una rehabilitación es efectiva cuando el adicto abandona el consumo, pero en realidad hay otros factores que deben ser tomados en cuenta.

La manera de pensar de un adicto es compulsiva. Esto implica que, independientemente de que no exista consumo de la sustancia, seguirá con patrones de conducta puntuales. En términos generales, quienes presentan el síndrome no necesitan del consumo de alcohol para ser irresponsables de forma irracional.

En síntesis, podemos resumir las causas en el desconocimiento colectivo acerca de las adicciones. Sin duda alguna, el hecho de pensar que una adicción se basa solo en el consumo evita que las personas busquen ayuda profesional cuando dejan de beber por cuenta propia.

Consejos para superar el síndrome de borrachera seca

Entendiendo que la adicción al alcohol va más allá de la bebida, podemos acceder a una rehabilitación completa que nos mantenga alejados del consumo y que también promueva un cambio de comportamiento. Vamos a ver cómo es.

1. Enfocarse en cambiar desde el pensamiento

El verdadero cambio siempre proviene de la manera de pensar. Cuando somos capaces de modificar los esquemas de pensamiento desadaptativos, el comportamiento también se modifica de forma colateral.

Entonces, la prioridad debe ser modelar los pensamientos hacia una ideología de adaptación social.

2. Aceptar que la superación no es rápida

Tener expectativas irrealizables complica el proceso de superación. Es recomendable entender que los cambios son proyectos a mediano y largo plazo. De esta manera, la ansiedad se disipa y se valoran mejor los pequeños logros.

Pretender que cuando se deje la bebida se acabarán los problemas es una idea simplista.

3. Buscar ayuda profesional

Para que la rehabilitación sea efectiva será necesario acudir con un especialista. Fundamentalmente un psicólogo, que es quien debería brindar las herramientas necesarias para que el cambio en los esquemas de pensamiento tengan lugar y se mantengan en el tiempo.

¿Cómo puedo ayudar a alguien que presenta el síndrome de borrachera seca?

La mejor forma de brindar apoyo a una persona que manifiesta el síndrome de borrachera seca es mostrándole que sus problemas siguen afectando su vida. En algunos casos, no es sencilla la tarea de hacer que acepte su situación; las resistencias a la realidad son fuertes.

En las personas que han dejado la bebida suele haber un proceso de negación más intenso que en aquellos que aún mantienen la ingesta. En este sentido, la ayuda no debe intentarse de manera forzada. Lo más efectivo suele ser psicoeducar en la importancia de cambiar las viejas costumbres.

De manera progresiva se debe intentar un acercamiento que genere confianza con la persona. Siempre evitando hacer juicios de valor sobre su vida y sus decisiones. El objetivo es promover un cambio efectivo que lo involucre como protagonista. De allí que la atención psicológica podría ser requerida.

Terapia psicológica para las adicciones.
La participación psicológica en la atención de las adicciones es ineludible para llegar a buen puerto.

¿Las personas con este síndrome pueden retomar la bebida?

La respuesta es sí. El síndrome de borrachera seca se trata de una ficción en la que la persona cree que está rehabilitada. Por consiguiente, la recaída en la bebida es posible.

Sin embargo, no suele ocurrir que quienes se han apartado del consumo lo retomen con la misma frecuencia. Es muy probable que se trate de reincidencias menores y esporádicas.

¿Qué es lo que evita el regreso a la adicción? En este caso, la sensación de control y seguridad que han conseguido quienes dejan de beber se convierte en la nueva sustancia que ha reemplazado los efectos del alcohol. La adicción se mantiene, pero ya no es por la bebida, sino por el control.

Te podría interesar...
3 remedios que te ayudan a combatir el alcoholismo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
3 remedios que te ayudan a combatir el alcoholismo

El tratamiento para combatir el alcoholismo se basa principalmente en terapias psicológicas. Sin embargo, algunos remedios caseros pueden ayudar. ¡...



  • Pardo, Renée. “La Sobriedad Como Bien.” Desacatos: Revista de Ciencias Sociales 29 (2009): 173–178. Desacatos: Revista de Ciencias Sociales. Web.
  • “Reseña de ‘El Síndrome de La Borrachera Seca’ de José Antonio Elizondo López.” Desacatos 29 (2009): 173–178. Print.
  • Acosta Barreto, María Rocío, Fernando Juárez Acosta, and Mauricio Cuartas Arias. “Funciones Ejecutivas y Antecedentes Familiares de Alcoholismo En Adolescentes.” Pensamiento Psicológico 16.1 (2017): n. pag. Pensamiento Psicológico. Web.
  • MPS. “El Alcoholismo.” La verdad 1.9 (2018): 34–35. La verdad. Web.