8 técnicas para aprender más rápido

Gracias a la ciencia y al paso del tiempo se han identificado nuevas herramientas y estrategias para que puedas aprender lo que te propongas rápidamente. Estas son algunas.
8 técnicas para aprender más rápido

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 10 marzo, 2021

Última actualización: 10 marzo, 2021

El proceso de aprendizaje es algo muy subjetivo, pero hay unas técnicas para aprender más rápido que puede ser bastante útiles. ¿De qué dependen? De las habilidades que vamos adquiriendo y desarrollando en nuestros diferentes roles, ya sea como estudiantes, profesores o padres.

Sin embargo, estas habilidades de aprendizaje pueden adquirirse a través de métodos como la lectura, reconocida como una de las técnicas más importantes de estudio, ya que se reconocen palabras, se entienden ideas y puedes comparar tu pensamiento con el del autor.

Otra de las técnicas para aprender más rápido radica en enseñar a otros lo que ya sabes. Esto sucede porque te ves en la necesidad de estudiar más sobre los temas que enseñarás, así ya los domines. De hecho, durante este proceso podrás identificar qué técnica de estudio es la mejor.

¿De qué puede depender el aprendizaje?

El aprendizaje puede estar ligado a muchos aspectos. Entre ellos están las metodologías y competencias que usa quien nos está enseñando.

En este proceso es muy importante reconocer que no todas las cosas que pensamos son tal como lo imaginamos. Esto nos permitirá estar más abiertos a la hora de adquirir conocimientos.

También es importante reconocer que hay distintas clases de talentos o habilidades, por lo que una persona puede ser buena para los números y otra buena para escribir.

De otro lado, el aprendizaje dependerá del compromiso propio. No debes delegarlo solo porque te cuesta un poco más. Convierte esa dificultad en un motivante; piensa que con el paso del tiempo podrás volverte bueno. Sé curioso, identifica aquello que te parece interesante y profundiza.

Finalmente, recuerda que la pasión y las ganas lo son todo. Si te apasiona algo, ponle empeño en llenar tu cabeza de nuevos conocimientos, para lo que resulta muy útil ejercitar la memoria.

Al entrenar tu cerebro notarás que se facilita el proceso de aprendizaje y recordarás por más tiempo y con mayor facilidad lo aprendido. Cuando entrenas tu memoria puedes adquirir habilidades como la concentración, la visualización, la organización y la imaginación.

También te puede interesar: Si quieres aprender, no puedes correr

Técnicas que puedes usar para aprender más rápido

A continuación te presentaremos varias técnicas que puedes usar para mejorar tu capacidad de aprendizaje. Quizá alguna te guste y puedas ponerla en práctica.

1. Buena planificación

En muchas ocasiones, debido a la falta de tiempo, olvidamos la importancia de la planificación mental. Esto es ideal porque podemos identificar prioridades, medir el tiempo y el esfuerzo que hacemos para hacer nuestro trabajo.

Es normal que al principio te pueda parecer un poco tedioso y te cueste hacerlo, pero una vez lo hagas, notarás cómo esta habilidad cognitiva mejora tu capacidad para aprender más rápido.

2. Utiliza un método de estudio

Identifica qué metodología te resulta mejor al momento de aprender. Recuerda que son varias y puedes escoger más de una.

Incluso, verás que con cada actividad lograrás reforzar lo que ya sabes. Puedes leer, hacer cuadros conceptuales, mentales, comparativos, hacer resúmenes o memorizar.

3. Practica mindfulness

Estudios han señalado que el mindfulness, también llamado método de atención plena, incrementa la función cognitiva. Esta técnica incluye el aprendizaje sobre el control de la ansiedad, la regulación de las emociones y el manejo de la concentración y la respiración.

Este conjunto de habilidades te pueden ayudar a aprender más rápido y a manejar la frustración en los casos en los que el tema a aprender se te complique.

4. Distribuye el aprendizaje

Si estudias un poco cada día lograrás recordar más fácil toda la información. De esta forma, te ayudarás a ti mismo a anular el cansancio mental que puede darse en momentos en los que se busca aprender todo lo que se requiere.

Además, al distribuir el material o los módulos abrirás espacios para que puedas plantearte preguntas que ayuden a reforzar lo que ya sabes.

5. Ten confianza

Uno de los mayores obstáculos al momento de aprender algo nuevo es la desconfianza en uno mismo. ¿Podré aprenderlo todo? ¿Cuánto tiempo me llevará dominar el tema? ¿Si mejor busco algo más fácil? Son algunas de las preguntas que pueden surgir.

Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por esa sensación de frustración. Aprender es un proceso y, dependiendo del tema, lo podemos sentir más o menos fácil.

6. Enseña a alguien más

Como ya lo mencionamos, cuando enseñamos a alguien lo que sabemos estamos recordando esos conocimientos. Además, abrimos un espacio para que las personas a las que estamos enseñando nos planteen sus dudas. Eso nos pone en la necesidad de profundizar lo que ya sabemos.

Esta técnica suele servir mucho, pero debes identificar si puede estar dentro de tus habilidades enseñar. Recuerda que no todos contamos con ese talento.

7. Duerme

En ocasiones, estamos tan interesados en aprender que dejamos a un lado el descanso. Es importante que tengas tiempo para dormir un poco entre las sesiones de estudio. Esto ayudará a que estés más concentrado y te dará tiempo de poder estudiar lo que habías aprendido.

De otro lado, se ha comprobado que dormir le permite al cerebro mantener activas sus funciones intelectuales, así como el estado de alerta, el que resulta útil para cuando debemos someternos a largas jornadas de aprendizaje.

8. Toma notas

Si estás leyendo o alguien te está explicando algo, recuerda que una nota de lo que es relevante te ayudará a no olvidar. En este punto, las fases de la memoria (atención, codificación y almacenamiento) son más firmes.

Además, puedes poner la nota en un lugar que veas, así siempre lo tendrás presente. De hecho, esta es otra técnica de aprendizaje rápido que suele usarse cuando se aprende un nuevo idioma. Relacionas la palabra con el objeto y la repasas cada vez que puedas.

¿Qué otras técnicas para aprender más rápido conoces?

Una buena planeación al momento de aprender puede ayudarte a comprender mejor la información. Si pones en práctica una o varias de las técnicas que te describimos, seguro verás cómo, además de aprender, puedes recordar muy bien todo lo que estudiaste en otros momentos.

Como te lo dijimos, no te sientas mal si al principio te cuesta un poco aprender. El proceso de aprendizaje depende del tema y tus habilidades. Todas las personas tenemos diferentes aproximaciones. Sin embargo, lo lograrás y verás como el esfuerzo y la dedicación te darán resultados.

Te podría interesar...
Qué podemos aprender de los niños pequeños
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Qué podemos aprender de los niños pequeños

¿Alguna vez pensaste qué puedes aprender de los niños pequeños? En el siguiente artículo te contamos qué lecciones de tu hijo no debes dejar pasar.



  • Sebastián, A., Ballesteros, B., & Sánchez, M. (1998). Técnicas de estudio. Universidad Nacional de Educación a Distancia.
  • Hancock, J. B. (2015). Entrenando la memoria para estudiar con éxito: Guía práctica de habilidades y recursos (Vol. 203). Narcea Ediciones.
  • Cortese, A. (2011). Técnicas de estudio. Metodología de la investigación.[Citado 17 Marzo 2104]. Disponible en[URL]: http://www. tecnicas-deestudio. org/investigacion/investigacion38. htm.
  • Dovala, J. M. C. (2004). Metodología de la enseñanza basada en competencias. Revista Iberoamericana de educación, 35(1), 1-10.
  • Shapiro, S. L., Carlson, L. E., Astin, J. A., & Freedman, B. (2006). Mechanisms of mindfulness. Journal of clinical psychology, 62(3), 373-386.
  • Nina Gramunt Fombuena. Normalización y validación de un test de memoria en envejecimiento normal, deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer. Universitat Ramon Llull. Disponible en: https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/9261/NinaGramunt-tesis.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  • Los beneficios de dormir. National Institutes of Health. 2013. Disponible en: https://salud.nih.gov/articulo/los-beneficios-de-dormir/