Tenesmo rectal: qué es, causas, síntomas y tratamientos

Una sensación constante de querer evacuar y no poder hacerlo, tal vez es indicativa de tenesmo rectal. Sigue leyendo y te contamos más.
Tenesmo rectal: qué es, causas, síntomas y tratamientos
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 26 julio, 2022

El tenesmo rectal es esa sensación casi constante de querer defecar, pero no poder hacerlo. Además, puede haber dolor en el abdomen, cólicos, evacuaciones dolorosas y muy escasas.

Aunque pueden estar asociadas, no se debe confundir con el estreñimiento. En el caso del tenesmo rectal, las ganas de defecar persisten, aun cuando los intestinos están vacíos.

Son diversas las causas que ocasionan este problema. Por lo general, están asociadas con enfermedades inflamatorias de los intestinos o con trastornos de la motilidad. El tratamiento dependerá de dicha causa.

¿Qué es el tenesmo rectal?

Tenesmo rectal es el nombre que se da a este padecimiento, en el cual la persona experimenta una necesidad de evacuar intensa, constante y urgente, pero sin lograr su cometido.

En ocasiones, también sucede que, aun cuando la persona haya logrado defecar, sigue teniendo ganas. Es decir, no desaparecen todas esas sensaciones que acompañan o anuncian el deseo de ir al baño.

Por lo tanto, el tenesmo rectal se puede presentar aun cuando no haya heces en los intestinos. A menudo, la persona siente que no vacía completamente los intestinos.

Además de lo antes referido, se experimentan otros síntomas, como los siguientes:

  • Estreñimiento.
  • Esfuerzo para defecar.
  • Dolor abdominal y cólicos.
  • Evacuaciones dolorosas y difíciles.
  • Deposiciones escasas o ausentes.
  • Presencia de moco en las heces.


Causas del tenesmo rectal

Son diversas las causas que pueden provocar la aparición de tenesmo rectal. Suele estar relacionado con otros problemas de salud, como los que veremos a continuación.

Proctitis

La proctitis es la inflamación del recubrimiento del recto o del colon. Puede ocurrir por varias razones, tales como radioterapia, enfermedades infecciosas (gastroenteritis), incluso de transmisión sexual.

Entre sus síntomas se mencionan la diarrea, el dolor anal y el sangrado con las heces. El tenesmo rectal también suele ser un signo de proctitis.

Dolor rectal por tenesmo.
Las molestias en la región anal son intensas en algunas afecciones y afectan la calidad de vida.

Infección intestinal

La colitis infecciosa y otras infecciones intestinales se pueden producir por distintos tipos de microorganismos (bacterias, parásitos, virus). Los síntomas que las acompañan varían, pero incluyen tenesmo rectal, dolor abdominal y cólicos, así como diarrea.

Enfermedad inflamatoria intestinal

El término enfermedades inflamatorias intestinales abarca un conjunto de padecimientos, como la colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn. Pueden cursar con diversos síntomas, como inflamación abdominal, diarrea intensa y tenesmo rectal.



Trastornos de la motilidad intestinal

Con la denominación de trastornos de la motilidad digestiva o intestinal se hace referencia a diversos padecimientos en los que se altera el normal tránsito de las heces. Cursan con un síndrome obstructivo y su etiología es muy variada, así como sus manifestaciones.

Diverticulosis

La diverticulosis es una enfermedad que se caracteriza por la formación de divertículos en el intestino. Estos son pequeñas bolsas en la mucosa.

No suelen provocar mayores problemas, hasta que se inflaman o infectan, dando lugar a una diverticulitis. En esos casos, los síntomas incluyen el tenesmo rectal.

Síndrome del colon irritable

El síndrome del colon irritable es una patología en la que se presentan episodios de diarrea alternados con estreñimiento, así como dolores (cólicos) y tenesmo rectal. Los pacientes son sensibles al estrés, así como a cambios en la dieta y algunos medicamentos que pueden desencadenar los síntomas.

Absceso anal

En el absceso o fístula anal o anorrectal se forma una cavidad con pus en la región alrededor del ano. En ocasiones, se presentan síntomas comunes de tenesmo rectal (dolor al evacuar, por ejemplo), además de abultamientos, sangrado y secreciones.

Cáncer de colon

Los síntomas del cáncer de colon o cáncer colorrectal son inespecíficos. Entre ellos, se mencionan diarreas, dolor abdominal, tenesmo rectal y sangre en las heces.

Por eso puede ser difícil de identificar. De allí que la recomendación sea acudir a consulta ante los signos, para descartar o constatar si se trata de una infección intestinal común o un proceso maligno.

Hemorroides

Con las hemorroides, algunos pacientes también pueden experimentar esa sensación de querer evacuar y de que los intestinos aún están llenos, hasta después de defecar. Cuando se produce el prolapso de una hemorroide a través del ano, hay irritación y dolor intenso.

Otras causas

Aparte de las mencionadas, hay otras causas que pueden provocar tenesmo rectal. Entre estas se cuentan el estrés, la ansiedad y las enfermedades de transmisión sexual (por ejemplo, la sífilis).

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Para el diagnóstico del tenesmo rectal se realiza un reconocimiento físico completo. En primer lugar, el profesional de la salud indaga en torno a los síntomas, así como los hábitos intestinales (frecuencia de evacuación, cantidad y consistencia de las heces), incluyendo la dieta y otros aspectos relacionados con el estilo de vida.

Además, se recomienda la realización de exámenes de sangre y cultivo de las heces. También se practican diversas pruebas de imagenología, incluyendo radiografía, tomografías de la zona abdominal, colonoscopia y proctosigmoidoscopia.

Rectosigmoidoscopia  para el tenesmo rectal.
La observación directa del tracto intestinal inferior puede dar pistas sobre el diagnóstico de base que causa el tenesmo.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

El tratamiento del tenesmo rectal dependerá de la causa. En ciertos casos, se requiere de medicamentos de diversos tipos. Esto incluye antibióticos o antiparasitarios para infecciones intestinales o de transmisión sexual.

También el profesional puede sugerir corticoides, por vía oral o rectal, así como supresores del sistema inmunitario para reducir la inflamación.

En determinados pacientes se puede recomendar el consumo de laxantes; sobre todo cuando se trata de casos en los que el tenesmo rectal está asociado con problemas de motilidad intestinal o cuando hay estreñimiento.

Hay medidas a tener en cuenta, relacionadas con el estilo de vida. Entre estas destaca la dieta para evitar harinas refinadas, alimentos procesados (embutidos) y comida chatarra.

Se recomienda el consumo de alimentos ricos en fibras (vegetales y frutas frescas, leguminosas y frutos secos). Asimismo, se debe mantener una adecuada hidratación y hacer actividad física regular.

¿Cuándo acudir al médico?

Hay que prestar atención a determinados síntomas, como dolor abdominal, sangrado rectal o en las heces, fiebre, náuseas y vómitos. Si se presentan de manera persistente junto al tenesmo, se recomienda llamar al médico para acordar una cita lo más pronto posible.

Te podría interesar...
Bolita en el ano: 10 posibles causas y tratamientos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Bolita en el ano: 10 posibles causas y tratamientos

Una bolita en el ano puede ser causada por una gran variedad de afecciones. La mayoría de estas no son graves y cuentan con tratamiento.



  • Alliende R. Trastornos de la motilidad: alternativas terapéuticas farmacológicas. Medwave 2007; 7(8): e3251. Doi: 10.5867/medwave.2007.08.3251
  • Astiz J, Beraudo M, Tinghitella G, Chiurco L. Abscesos y fístulas anales. M. Rev. argent. Cir. 2007; 92(3/4): 146-154.
  • Bouhnik Y. Infecciones intestinales víricas y bacterianas. EMC - Tratado de Medicina. 2004; 8(1): 1-3.
  • Girón Ortega J, Pérez Galera S, Girón González JA. Colitis infecciosa. Medicine - Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. 2020; 13(8): 427-433.
  • Lagier J. Infecciones intestinales víricas y bacterianas. EMC - Tratado de Medicina. 2017; 21(2): 1-5.
  • Malpartida M. Enfermedades de transmisión sexual en la atención primaria. Rev.méd.sinerg. 2020; 5(4): e405.
  • Valero A, Zarabozo E, Álvarez Muñoz E, Molnar A. Trastornos de la motilidad digestiva. Estreñimiento. Bol. Pediatr. 2018; 58(246): 277-284.
  • Villalba A, Rodas J. Los abscesos anales, ¿originan fístulas? Rev Mex Coloproctol. 2005; 11(3): 106-109.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.