El tornillo: postura sexual que les encanta a las mujeres

Existen posiciones sexuales que facilitan el orgasmo femenino por el contacto directo con la vagina y la continua estimulación del clítoris. Te presentamos 'El tornillo', una postura que las mujeres adoran y los hombres encuentran irresistible.
El tornillo: postura sexual que les encanta a las mujeres
Isbelia Esther Farías López

Escrito y verificado por la filósofa Isbelia Esther Farías López el 19 febrero, 2021.

Última actualización: 19 febrero, 2021

Una de las posturas sexuales preferidas por las mujeres, gracias a los excelentes resultados que brinda, es ‘el tornillo’. No solo resulta muy divertida de realizar, sino que conlleva un gran placer, ya que estimula el clítoris de manera directa. Por eso, es una de las más recomendadas para aquellas que no logran alcanzar el orgamos de forma fácil.

El compañero, por su parte, al percatarse de las sensaciones que le produce a su pareja, alcanza un nivel de excitación mayor, lo que hace que ambos disfruten del encuentro íntimo al máximo. ¿Quieres saber más? A continuación, te contamos cuáles son las ventajas de esta pose y cómo realizarla.

El tornillo y sus ventajas

El tornillo es una excelente posición sexual.
La confianza y estabilidad de una pareja son aspectos que pueden reforzarse con nuevas posiciones sexuales.

Existe un sinnúmero de posturas que te harán pasarla de maravilla en la cama. Sin embargo, el tornillo es, sin duda, una de las más placenteras, no solo por la estimulación directa del clítoris, sino porque el compañero tendrá las manos libres para acariciar todo el cuerpo de su pareja. Conoce los beneficios de esta posición en la siguiente lista.

Facilita el orgasmo femenino

Muchas mujeres tienen grandes dificultades para lograr el orgasmo. El tornillo es una postura sexual ideal para ellas. Al estar en contacto directo con la pelvis del hombre, el clítoris sufre una fricción muy placentera. Y esto es una gran motivación sensorial para conseguir el goce absoluto, ¿no lo crees?

Comodidad

Esta postura no requiere de grandes destrezas físicas, así que ambos pueden estar cómodos en su lugar disfrutando del momento. El hombre, por su parte, tendrá las manos libres y todo el cuerpo a su disposición. Lo más común es que las utilice para acariciar los senos de la mujer, pero puede hacer todo lo que esté a su alcance y lo que la imaginación le permita.

Posibilidad de sexo anal

El tornillo es una postura sexual propicia para el sexo vaginal y anal. Si está consensuado en la pareja, se pueden realizar ambos en la misma jornada (teniendo las precauciones necesarias). Se aconseja utilizar lubricante para que resulte más placentero y usar un preservativo nuevo para cada penetración.

Contracciones vaginales

En el tornillo, ella, en una actitud más pasiva, puede sorprender a su pareja realizando los magníficos ejercicios de Kegel. Al contraer y relajar la vagina se produce un efecto de sexo oral en el hombre. Ambos lograrán estallar de placer antes de lo que pensaban.

Motivación visual

El tornillo es una gran posición para alcanzar el clímax.
El tornillo es una posición excelente para alcanzar el clímax en ambos miembros de la pareja.

Si bien el hombre será quien más trabajo realice en el tornillo, lo cierto es que también tendrá una motivación extra. Su visión de todo el cuerpo femenino al mismo tiempo: muslos, caderas, pechos y todas las expresiones faciales están a su alcance. Así que no dudes en sumarla a la lista de posturas sexuales para practicar.

¿Cómo realizar el tornillo?

Aunque no requiere de mucho esfuerzo físico ni posiciones complicadas, el éxito de esta postura es hacerla de forma correcta. De esta manera, ambos estarán cómodos para disfrutar del encuentro y la mujer podrá conseguir el orgasmo más rápido gracias a la estimulación del clítoris. Para lograrlo, sigue estas indicaciones:

  • La mujer se acuesta boca arriba en la cama.
  • Luego, debe llevar sus piernas flexionadas hacia un costado, formando la letra ‘L’ con su cuerpo.
  • Él, por su parte, se coloca de rodillas al frente e iniciará la penetración con el ritmo y la intensidad que su nivel de excitación le indique.

Para mayor comodidad, es recomendable que la mujer se acueste en el borde de la cama, con sus caderas al costado. De esta manera, el hombre tendrá acceso directo con sus genitales y la penetración será más profunda. Además, disfrutará de una vista panorámica irresistible.

Últimas recomendaciones

Durante el encuentro, llegará un momento en el que ambos estarán tan excitados que solo deseen que llegue el punto clave. Por lo tanto, pueden dejar por unos minutos los besos, las caricias suaves y el romanticismo para entregarse con más intensidad y pasión al otro.

Sin embargo, si lo que se quiere es prolongar el momento y seguir disfrutando, ella puede alternar sus caderas de un lado a otro. De esta manera, evitará molestias musculares y, lo más importante, pondrá freno al clímax para que el sexo dure más.

El tornillo es, verdaderamente, la postura sexual predilecta por aquellas mujeres que ya la han probado. La posición de los cuerpos permite que la estimulación del clítoris sea continuo en la penetración. Como consecuencia, el orgasmo femenino está asegurado.

Si estás en busca de los mejores orgasmos o quieres llegar al clímax al tiempo de tu pareja, con esta posición sexual seguro lo conseguirás. Los beneficios son para ambos. Así que no esperes más y anímate a incluirla en tus próximos encuentros. ¡No te arrepentirás!

Te podría interesar...
Descubre 7 posturas para lograr una penetración profunda
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Descubre 7 posturas para lograr una penetración profunda

Si estás buscando posturas sexuales que te permitan alcanzar una penetración profunda con tu pareja, sigue leyendo lo que vamos a comentarte.