Tratamiento de la caspa, olvídate de ella para siempre

El tratamiento de la caspa puede ser largo pero eficaz si sigues algunos consejos. Consultar a tu farmacéutico o dermatólogo te ayudará a elegir el champú más indicado para tu caso.
Tratamiento de la caspa, olvídate de ella para siempre
Sergio Alonso Castrillejo

Revisado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 09 abril, 2022

El tratamiento de la caspa puede ser un proceso costoso y largo, pero existen remedios que ayudan a su desaparición. Se trata de una afección común que no es contagiosa ni grave.

La caspa es una descamación excesiva de las células del cuero cabelludo, por lo que aparecen escamas de piel en el pelo que, aunque no suponen ningún problema de salud, pueden resultar antiestéticas.

A continuación te contamos los consejos básicos para tratar este problema y poder lucir un pelo suave, brillante y libre de caspa.¡Descúbrelos!

Causas y síntomas de la caspa

Las células muertas del cuero cabelludo se desprenden de forma continuada debido a la renovación normal de la epidermis. Cuando ocurre en exceso aparece la caspa, que puede ir acompañada de prurito leve y no suele presentar signos de inflamación.

Aunque los síntomas pueden ser parecidos, no hay que confundirla con una dermatitis seborreica. Esta última sí que tiene un origen inflamatorio y la descamación se produce en áreas con una alta concentración de glándulas sebáceas.

Las causas concretas de la caspa no se conocen aunque sí que se pueden establecer algunos mecanismos detonantes:

  • Piel seca.
  • Piel irritada o grasa.
  • Padecer otras afecciones de la piel como psoriasis o eccema.
  • Tener alergia o reacción adversa a los productos para el cuidado del cabello.
  • Desajustes hormonales.
  • Crecimiento incontrolado de la levadura Malassezia.
  • Los estados de tensión emocional o el estrés pueden favorecer su aparición ya que aceleran el proceso normal de renovación de las células de la piel.
  • La climatología y las condiciones ambientales juegan también un papel en su aparición, si bien se desconoce la explicación. Así, este problema es más común durante el otoño y el invierno.

4 consejos para el tratamiento de la caspa

La mayoría de personas no necesitan atención médica para tratarla. En un primer momento se puede probar con aumentar la frecuencia de lavado con un champú suave. Si esto no soluciona el problema existen productos medicinales de venta libre y de fácil aplicación.

En estos casos el tratamiento básico de la caspa es la utilización de un champú con principios activos anticaspa. Algunos de estos son ketoconazol (caspa producida por infecciones), brea, ácido salicílico, piritionato de zinc, sulfuro de selenio, etc.

Su uso se puede complementar o sustituir por otros productos como aerosoles, espumas, ungüentos o aceites. Si alguno de ellos genera picor es preferible detener su aplicación y cambiarlo por otro.

Es posible que se tengan que probar varios productos antes de encontrar la fórmula adecuada para cada uno. Además, con el paso del tiempo estos podrían dejar de hacer efecto, con lo que sería aconsejable cambiar la estrategia.

Para que el tratamiento con el champú sea más eficaz, se recomienda adoptar las siguientes pautas.

1. Lavarse el cabello de forma periódica con un champú anticaspa

Mujer lavándose el cabello.
Emplear el champú adecuado para cada tipo de cuero cabelludo y caspa ayudará a su eliminación.

En caso de padecer este problema se aconseja usar un champú suave a diario y alternar con un champú anticaspa. La Asociación Americana de Dermatología recomienda usarlo dos veces a la semana para las personas de raza caucásica y asiática y una vez para las personas de raza negra.

Además, es importante mantener el champú en el cabello entre 5 y 10 minutos masajeando de forma continua el cuero cabelludo con la yema de los dedos, nunca con las uñas. De no ser así, el efecto podría ser el contrario.

2. El champú debe aclararse con abundante agua

De esta forma evitaremos que queden residuos en el cuero cabelludo. Estos residuos podrían causarnos picores o irritación. El agua deberá estar templada, las temperaturas extremas no son adecuadas. Por tanto, evita el agua o muy caliente o muy fría.

3. Alternar champús con diferente composición

Cada tipo de champú anticaspa tiene sus propios principios activos. Por tanto, si utilizamos más de una marca de champús, se ataca la caspa desde más de una vertiente.

Además debemos tener en cuenta que cada fabricante y cada composición requieren un método de aplicación y tiempo distintos. Por esto es importante seguir las instrucciones indicadas en los envases.

También puede usarse una loción hidroalcohólica para después del lavado o una mascarilla con otra composición diferente.

4. Todos los días se debe cepillar bien el cabello

Mujer cepillándose el cabello.
Un cepillado habitual eliminará los residuos de caspa que queden sobre la superficie del cabello.

Procura que el cepillo no tenga unas púas muy punzantes de lo contrario podríamos hacernos el mismo daño que con las uñas. Cuanto más se cepille el pelo, más efectivo será el tratamiento de la caspa y menos escamas aparecerán.

Otros cuidados pasan por no usar el secador a altas temperaturas, evitar tocarse mucho el pelo con las manos, llevar complementos y ropa que causen fricción en el cabello y reducir al mínimo el uso de algunos cosméticos capilares (como los geles de peinado sprays, etc.).

Qué más tener en cuenta sobre el tratamiento de la caspa

A parte de aplicar de forma correcta los productos indicados, existen otras medidas complementarias que pueden ayudar a prevenir o minimizar la aparición de la caspa.

Por un lado, sería interesante conocer qué factores desencadenantes son los que nos afectan y cómo minimizarlos o evitar su exposición. Uno de los más importantes es el estrés por lo que es interesante encontrar la manera de mantenerlo bajo control.

Existen algunos productos naturales, como el aceite de árbol del té, que han sido probados como tratamiento alternativo. Por el momento, según datos aparecidos en el Journal of the American Academy of Dermatology, los champús con este componente parecen ser eficaces y seguros.

Asimismo, la ingesta adecuada de aceites omega-3 (que regulan la producción de grasa por parte de la piel) y la exposición segura al sol (solo unos minutos, para evitar el daño en la piel) son otros hábitos positivos para la salud de la piel y el cuero cabelludo.

Sigue estos sencillos consejos para un tratamiento de la caspa con éxito

Para ayudar a solucionar la descamación excesiva es importante poner en práctica estas pautas a diario. En cualquier caso, si la caspa persiste a pesar de estos consejos básicos y del uso de distintos productos, visita a un dermatólogo o consulta con un farmacéutico.

La descamación y el picor pueden ser signos de alguna enfermedad como dermatitis seborreica, psoriasis, eccema o infección por hongos en el cuero cabelludo; que precisan de un tratamiento adecuado.

Un especialista podrá descartar cualquier causa médica y aconsejar la opción más adecuada según el tipo de caspa (estacional o permanente, grasa o seca) y la mejor forma de abordar el problema.

Te podría interesar...
Cómo eliminar la caspa con ingredientes naturales
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo eliminar la caspa con ingredientes naturales

¿No has podido eliminar la caspa? Prueba alguno de los siguientes ingredientes naturales para combatirla de forma eficaz.



  • American Academy of Dermatology Association. How to treat dandruff.
  • Leranoz S. La caspa. Causas y tratamiento. Offarm. Febrero 2002. 21 (2): 71-77.
  • Loing E, Lamarque E, et al. New targets in the battle against dandruff. Journal of Cosmetic Science. Enero-Febrero 2017. 68 (1): 107-113.
  • Mayo Clinic. Dandruff. Septimebre 2021.
  • Medline Plus. Dermatitis seborreica. Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Abril 2021.
  • Satchell A.C, Saurajen A, et al. Treatment of dandruff with 5 % tea tree oil shampoo. Journal of the American Academy of Dermatology. Diciembre 2002. 47 (6): 852-855.
  • Vademecum. Ketoconazol. Enero 2015.