4 usos que puedes darle a la brocha mofeta y que seguro no sabías

La brocha mofeta para rostro, puede usarse más allá de la aplicación de la base y los polvos. ¡Aquí te contamos cómo sacarle el mayor partido!
4 usos que puedes darle a la brocha mofeta y que seguro no sabías

Última actualización: 07 septiembre, 2023

La brocha mofeta es un accesorio de maquillaje muy útil para el rostro. Es tan versátil que con una sola pueden lograrse diferentes texturas, tanto para quienes dominan técnicas de maquillaje profesional, como para quienes son principiantes en este mundo.

Se distingue de la gran variedad de brochas de maquillaje, porque tiene dos colores: negro y blanco, este último se suele ubicar en la punta de la brocha. No obstante, si detallas con lupa, verás que cada una de las hebras es bicolor.

Esto se debe a que cada fibra tiene dos composiciones, la externa suele ser de pelo natural y la segunda es de fibras sintéticas. La primera es la de menor cantidad y la segunda es la más abundante. Justo esta combinación es la que logra un acabado tan especial al aplicar el maquillaje o los diferentes productos sobre el rostro. Desde líquidos, hasta cremas y polvos.

Estos son los usos que puedes darle a tu brocha mofeta para rostro

Sí, la brocha mofeta para el rostro se usa, como ya lo mencionamos, para aplicar la base del maquillaje, sin importar si esta es líquida, en crema o en polvo. Esta brocha logrará que el producto de tu preferencia se esparza, a la perfección, por toda tu cara sin dejar grumos o zonas cargadas de producto.

Sin embargo, este no es el único de los usos que puedes darle a esta útil herramienta. Hay otras aplicaciones con las que le sacarás partido. ¡Descúbrelas, a continuación!

1. Para la sombra de ojos

La brocha mofeta es muy útil para aplicar diferentes productos de maquillaje, entre ellos, la sombra para los ojos. En este caso, tendrás que utilizar una versión mini, ya que la tradicional es muy grande para lograr una aplicación prolija en esta zona.

Su corte plano y suave hará que la sombra se adhiera a los ojos en la zona indicada, pero también tiene la facultad de ayudarte a difuminar el tono cuando lo necesites. Así las cosas, con este único utensilio lograrás dos efectos sobre tus ojos cuando lo desees.



2. Logra un contorno prolijo y exprés

Si disfrutas lucir un contorno prolijo y con mucho estilo, entonces no dudes en usar tu brocha mofeta para aplicar este tipo de productos, sin importar si son de colores oscuros o claros.

La textura de la brocha ayuda a aplicar el contorno con la justa medida de difuminado, tanto para que no se note una mala aplicación, pero lo suficiente para que luzca natural. Adicional, podrás lavar la brocha para seguir trabajando en el maquillaje sin cambiar de herramienta.

3. Para el toque de rubor ideal

Dependiendo de la marca, hay rubores que dejan una marca inmediata que no se pule con nada. En esos casos, lo ideal es emplear la brocha mofeta para el rostro, habrá que tomar un poco de producto e ir aplicando, con suavidad, hasta lograr el tono que se busca.

Lo ideal es usar la brocha, dando toques muy suaves, hasta lograr la coloración deseada. Lo mejor es ir de poco a más, dando la oportunidad de corregir, ¿verdad?



4. No olvides usarla para añadir el iluminador

La brocha mofeta es ideal para aplicar cualquier producto en polvo sobre el rostro, entre ellos, el iluminador. Siendo el toque casi que final en un buen maquillaje, no dudes en usar esta herramienta para añadir esos toques brillantes que te hacen lucir tan bien.

Con toques suaves lograrás que el iluminador quede muy bien difuminado y cero recargado, así que no dudes en usar la brocha para lograr esto.

¡Recuerda limpiar la brocha mofeta para utilizarla de nuevo!

Como puedes darte cuenta, la brocha mofeta para rostro tiene unos cuantos usos adicionales que todo el mundo debería conocer, ¿no es así? Sin duda alguna, esto reduce el tiempo que se gasta en la aplicación del maquillaje, con acabados muy prolijos e indicados para cada parte de la cara.

Sin embargo, hay algo que debes hacer por tu brocha y es limpiarla luego de cada uso, así evitarás que tantos productos se acumulen entre las hebras y se creen bacterias que dañen la herramienta y el acabado que buscas. Para lograrlo, moja la brocha con agua y retira los restos de productos de maquillaje con un poco de jabón de pH neutro o un producto especial para su lavado.

Frota la brocha un poco y enjuaga. Déjala secar boca abajo por varias horas, antes de volver a usarla. ¡Y ya está! Tendrás brocha mofeta para rato. 

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.