Visualización creativa: ¿en qué consiste?

La visualización creativa es una técnica cognitiva utilizada para abordar una variedad de problemáticas. A continuación mostraremos en qué consiste este ejercicio y cómo utilizarlo para lograr nuestros deseos y objetivos.
Visualización creativa: ¿en qué consiste?
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati el 07 Junio, 2021.

Última actualización: 07 Junio, 2021

La visualización creativa es un proceso cognitivo que implica crear imágenes positivas y agradables en la mente. Ha sido utilizada en terapia psicológica para tratar una serie de problemas, como el estrés y la ansiedad. Asimismo, ha servido para potenciar el desarrollo personal, la autoestima, la autoconfianza y la actitud positiva.

Dependiendo del objetivo que se quiera lograr con la visualización creativa, el procedimiento variará. En el presente artículo nos enfocaremos en la generación de imágenes mentales para la consecución de metas y deseos personales. Detallaremos en qué consiste y cómo llevarla a cabo adecuadamente.

¿En qué consiste la visualización creativa?

La visualización creativa es una técnica cognitiva que utiliza la propia imaginación para recrear lo que se desea en la vida. En este caso, el objetivo es la consecución de nuestros deseos y objetivos.

Es posible que hayas llevado a cabo este ejercicio de forma inconsciente y habitual. Pero es muy probable que te enfoques en las carencias, limitaciones o dificultades de una situación en particular, lo que interfiere con el proceso. Además, para que la técnica funcione es importante hacerlo de forma constante y metódica.

En líneas generales, la visualización creativa implica utilizar nuestra imaginación para crear una representación clara de algo que queremos lograr. Luego seguimos enfocándonos en esa idea, imagen o sensación de manera constante, trasmitiéndole energía positiva hasta que se convierta en una realidad objetiva.

Algunos ejemplos específicos son imaginarnos a nosotros mismos en un nuevo hogar, con un empleo que nos haga feliz, manteniendo una relación sana o simplemente vernos serenos, felices y llenos de amor.

Pasos para realizar una visualización creativa

La visualización creativa es una actividad tan sencilla como soñar despierto. Pero tiene sus complejidades, pues implica compromiso, constancia y capacidad para la autosugestión positiva. A continuación te enseñaremos cómo practicarla exitosamente.

Visualización creativa que practica una mujer.
Establecer las metas e imaginarlas es el primer paso. Pero luego hay que ser constantes con la visualización.

1. Define tu objetivo

En primer lugar, es importante que sepas qué quieres conseguir. Este deseo puede pertenecer a cualquier ámbito de la vida, como un empleo, una casa, una relación, un cambio en tu personalidad, mayor prosperidad, mejor estado de ánimo, estar más saludable o tener mejor condición física.

Asimismo, es esencial que los objetivos que te plantees sean realistas y que dependan de ti. Por ejemplo, no tiene sentido que dediques tu energía y tu tiempo a imaginar que has ganado la lotería; este deseo no es sensato y tampoco está en tus manos.

2. Crea una imagen clara

Una vez que tengas definido lo que quieres alcanzar, crea una representación o imagen mental del objeto o situación exactamente como lo deseas. Debes pensar en ello en presente, como si ya existiese. Además, intenta incluir tantos detalles como te sea posible. ¿Con quién estás? ¿Cómo es el espacio que te rodea? ¿Qué emociones sientes?.

Antes de realizar la visualización, lo ideal es que te acomodes en un lugar silencioso y estés relajado. Para ello puedes utilizar técnicas que alivien la tensión del cuerpo. Luego cierra los ojos, respira profundamente, crea la imagen mental y concéntrate en todo aquello que vaya generando tu imaginación.

3. Practícalo todos los días

No se trata de hacer el ejercicio una vez y ya. Para obtener lo resultados que deseas es importante acudir frecuentemente a la visualización, pues es la forma cómo lograrás que tu mente se habitúe a moverse por allí. Dicho esto, lo recomendable es realizar esta práctica al menos 2 veces al día, entre 10 a 15 minutos.

Es importante mantener un enfoque despreocupado y sereno. Es decir, no sentirse demasiado forzado para conseguir el objetivo ni dedicarle más de la energía necesaria.

4. Transmítele energía positiva

En la visualización piensa en tu objetivo de un modo positivo y animoso. Para ello, imagínate lográndolo o recibiendo aquello que deseas. Acompaña con afirmaciones positivas:

  • “Soy capaz de conseguir lo que me propongo”.
  • “Cada vez soy mejor en lo que hago”.
  • “Me encuentro enfocado y con tiempo para lograrlo”.

Mientras haces las afirmaciones deshazte de las dudas o desconfianzas que puedan aparecer en ese momento. Habitúate a cultivar ese sentimiento de que lo que deseas es real y posible. Así podrás sustituir ideas negativas por otras positivas, las que influyen directamente en las actitudes y comportamientos.

Continúa con este proceso hasta que logres alcanzar tu meta o hasta que dejes de desearlo. Ten en cuenta que los objetivos pueden cambiar antes de conseguirlos, por lo tanto, no trates de prolongarlo más allá de lo debido.

Consejos para realizar una visualización creativa eficaz

Al principio, escoge objetivos cuya realización consideras posible en un futuro inmediato. Así no tendrás demasiadas resistencias negativas y podrás potenciar tu sensación de éxito en el proceso de aprendizaje de la técnica. Luego, cuando tengas más práctica, podrás plantearte objetivos más complejos y difíciles.

Focalízate en esta serie de consejos para potenciar la rutina de visualización positiva:

  • Compórtate como si: además del ejercicio de visualización, puedes hacerle una trampa a tu mente, realizando comportamientos o pequeños gestos como si ya hubieses conseguido lo que querías. Por ejemplo, si se trata de un trabajo, puedes empezar a levantarte cada día a la hora que te levantarías si tuvieras ese empleo o vestirte como si fueras allí.
  • Céntrate solo en ti: es normal que queramos interferir en los objetivos de los demás, especialmente de nuestros seres queridos. Pero esta técnica solo es efectiva para trabajar los propios objetivos, lo que ya es bastante. Si consigues ser feliz, estás ayudando a los que te rodean.
  • Sé constante: la clave del éxito es ser constante en lo que te propones, a pesar de las dificultades. Es posible que encuentres obstáculos que te hagan creer que te alejas del objetivo. En este caso, hazle frente y demuestra que estás por encima de ellos.
  • Mantén la mente abierta: esto es esencial para poder adaptarnos y gestionar los cambios de la vida. Asimismo, es fundamental para identificar las oportunidades de una forma mas eficiente.
Traza tus objetivos con la visualización positiva.
Definir los objetivos con claridad es necesario para la visualización positiva. Esto la hará más específica.

Aplicación terapéutica de la visualización creativa

Se ha comprobado la efectividad de esta técnica en el tratamiento de algunas afecciones, como el estrés. Es por ello que algunos terapeutas la incluyen entre sus intervenciones.

En la terapia psicológica esta técnica le proporciona al paciente las herramientas necesarias para afrontar dificultades o problemáticas de la vida cotidiana. En este caso, el proceso es guiado por un profesional en salud mental, lo que ayuda a la persona a sustituir aquellas imágenes o pensamientos que perpetúan su situación actual.

Te podría interesar...
7 errores que debes evitar si deseas alcanzar tus metas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
7 errores que debes evitar si deseas alcanzar tus metas

Si cuando inicias el camino hacia alcanzar tus metas no tomas en cuenta estos 7 factores, es probable que te quedes a medio camino.