10 alimentos para tener una vagina saludable

Aunque no lo creas, la alimentación es un factor importante para luchar contra las infecciones vaginales y mantener tu zona íntima sana.
10 alimentos para tener una vagina saludable
Carlos Fabián Avila

Revisado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 27 enero, 2021.

Escrito por Katherine Flórez, 11 enero, 2016

Última actualización: 27 enero, 2021

El cuidado de la zona íntima de la mujer es fundamental para evitar el desarrollo de infecciones, irritación o alteración de su pH natural y mantener la vagina saludable.

Al tratarse de un área tan delicada, es importante prestarle atención en todos los aspectos posibles, haciendo énfasis en la higiene y el tipo de alimentación.

En este sentido, hay unos alimentos en especial que pueden contribuir a mantener su buen estado y evitar molestias. ¿Te gustaría conocerlos? ¡Sigue leyendo!

Alimentos para una vagina saludable

Antes de comenzar, es importante matizar que los alimentos no regulan la flora vaginal, ni ningún otro órgano del cuerpo humano. Es el propio organismo el que se regula a sí mismo.

Por eso, cuando leas ‘alimentos para regular la flora’ o ‘alimentos que depuran el cuerpo’, ten presente que esto no exactamente es cierto. No hay comidas reguladoras o depuradoras.

Ahora bien, esto no quiere decir que no existan alimentos que, gracias a sus nutrientes, sean beneficiosos y apoyen la función de determinadas partes del cuerpo. En este caso, te presentamos algunos que pueden ayudarte a tener una vagina saludable. ¡Toma nota!

1. Agua, necesaria para una vagina saludable

Mujer sosteniendo un vaso con agua que va a beber.

¡Así de simple! Tomar una buena cantidad de agua al día es la mejor forma de hidratar el organismo y apoyar todas las funciones del cuerpo.

Su consumo diario podría ser muy bueno para conservar el moco cervical y facilitar la lubricación de la zona de acuerdo con la ginecóloga Sherry A. Ross, tal y como recoge en su libro She-ology: The Definitive Guide to Women’s Intimate Health.

2. Yogur natural

Las infecciones bacterianas atacan con más frecuencia las partes íntimas de las mujeres porque la flora tiende a alterarse con mucha facilidad en respuesta a ambientes inapropiados.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, los probióticos, que ya han demostrado ser beneficiosos para la flora intestinal, podrían ser los aliados de la mujer a la hora de ‘nutrir’ la microbiota vaginal, ayudándola a luchar contra las infecciones.

3. Jugo de arándanos rojos

Seguro que ya habías oído hablar de este alimento. Y es que este viene recomendándose en la medicina tradicional para aliviar las infecciones de orina.

En este sentido, diversos estudios han encontrado que algunos componentes de esta frutan permiten estimular el crecimiento de ciertos organismos que protegerían la vagina frente a determinadas infecciones.

Por eso, puede ser más recomendable añadir (con moderación) los arándanos a una dieta equilibrada y con ello, ayudar a mantener tu vagina saludable y protegida.

4. Soja para la salud de la vagina

La soja es un alimento muy bajo en calorías, por ello, puede ser un gran complemento en la dieta. También es recomendable para mantener la vagina saludable.

Algunas investigaciones muestran que, gracias a su aporte de fitoestrógenos, promueve la maduración de las células vaginales. De esta forma, puede ser muy recomendable para la salud de tu zona íntima, especialmente durante la menopausia.

5. Ajo

Este popular bulbo se ha empleado desde hace siglos en la medicina tradicional para curar heridas y tratar otros problemas, debido a sus propiedades antimicrobianas y antifúngicas.

Por eso, puede ser recomendable incluirlo en tu dieta como un posible aliado frente a infecciones vaginales. Además, este es ideal para cocinar y le da un sabor delicioso a los alimentos. Tienes la opción de comerlo tanto crudo como cocinado.

Nota: nunca se debe introducir ajo, yogur ni ningún otro tipo de alimento en la vagina, ya que esto en vez de contribuir con la mejora de cualquier molestia, puede ocasionar otras y empeorar el cuadro.

6. Quinoa, fuente de magnesio

Quinoa

La quinoa es una fuente vegetal de proteína que contribuye a mejorar el rendimiento físico en todo tipo de actividades físicas. Por eso, es muy popular entre los deportistas.

Pero, además, sus aportes significativos de magnesio, fósforo y manganeso podrían tener un efecto positivo en el área vaginal. Y es que diversos estudios asocian la deficiencia de magnesio con un mayor riesgo de desarrollar problemas vaginales.

Por otro lado, durante el ciclo menstrual y a través del flujo vaginal se suelen ‘perder’ cantidades importantes de este mineral, por lo que siempre es recomendable incluirlo en cantidades adecuadas en la dieta para que nunca falte.

7. Aguacate

El aguacate es una fruta deliciosa que permite su combinación en numerosas recetas. Pero es que, además, puede ayudarte a tener una vagina saludable.

¿Cómo? Pues bien, este contiene potasio y vitamina B6, entre otros muchos nutrientes. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Biomedicine & Pharmacotherapy, las vitaminas del complejo B serían beneficiosas en la lucha contra la candidiasis vaginal.

Por eso, si sufres esta dolencia, puede ser recomendable que incluyas en tu dieta esta fruta (además de otras fuentes de vitamina B) para ayudarte a combatir este problema, como coadyuvante al tratamiento médico.

Por otro lado, el aguacate también sería recomendable para las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

8. Espinacas

Las espinacas son versátiles y cuentan con varios nutrientes que participan en varias tareas del organismo. Así, destacan por su contenido en:

  • Niacina.
  • Proteínas.
  • Riboflavina.
  • Vitaminas A, C, E, K y B6.
  • Minerales como calcio, hierro, zinc, manganeso, fósforo, potasio y magnesio.

Como ves, esta sola verdura contiene varios de los nutrientes que hemos mencionado, como el magnesio y la vitamina B6. Por eso, es un alimento más que recomendable para incluir en tu dieta.

9. Harina de coco para una vagina saludable

Además de contener magnesio, un mineral que, como hemos visto, es aliado de la vagina. El coco contiene vitamina E, un antioxidante.

De hecho, diversas investigaciones muestran que la suplementación de esta vitamina podría ayudar a combatir la sequedad vaginal, entre otros trastornos. Esto se debe a que la vitamina E ayudaría a estabilizar los esteroides (responsables de este tipo de afecciones).

Por eso, esta es especialmente recomendable para las mujeres menopáusicas. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedas beneficiarte en cualquier momento de sus propiedades.

Es posible sustituir las harinas refinadas por esta opción. Con todo, recuerda no abusar de la misma y combina su uso con otras harinas naturales. Y es que el coco es muy beneficioso, pero también es bastante calórico.

10. Frutos secos

Manos de mujer sosteniendo frutos secos.

 

Para terminar, te recomendamos incluir en tu dieta estos deliciosos frutos. Estos no solo calman el hambre de una forma saludable sino que también contribuyen a mantener sana la zona vaginal.

Y es que este alimento combina todos los nutrientes que te hemos mencionado a lo largo de este artículo: magnesio, vitaminas del complejo B, vitamina E… Y todo en esta pequeña fruta.

¿Qué más puedes hacer para tener una vagina saludable?

El consumo de todos estos alimentos es un apoyo para mantener la salud íntima, pero no es lo único que se puede hacer.

A menudo las infecciones y demás alteraciones en la zona están causadas por el uso de algún producto químico inapropiado, la ropa interior demasiado ajustada o la falta de higiene.

Es determinante revisar todos estos factores y procurar que sean lo más adecuados posibles. No hay que esperar a que los virus y las bacterias ataquen: el momento de cuidarla es ahora mismo.

Además, recuerda que ante el menor síntoma o molestia deberás acudir al ginecólogo. La infecciones vaginales suelen ser difíciles de combatir y requieren de un tratamiento médico especializado.

Te podría interesar...
Consejos para la salud de la vagina
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Consejos para la salud de la vagina

Para mantener la salud de tu vagina debes tener en cuenta ciertas pautas de higiene y aseo personal, dentro de estilo de vida saludable.



  • Álvarez-Calatayud, G., Suárez, E., Rodríguez, J. M., & Pérez-Moreno, J. (2015). La microbiota en la mujer; aplicaciones clínicas de los probióticos. Nutrición Hospitalaria32(1), 56-61. Available at: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309243316011.pdf. Accessed 04/05/2020.
  • Bongiorno, P. B., Fratellone, P. M., & LoGiudice, P. (2008). Potential Health Benefits of Garlic (Allium Sativum): A Narrative Review. Journal of Complementary and Integrative Medicine, 5(1). Available at: https://doi.org/10.2202/1553-3840.1084. Accessed 04/05/2020.
  • Chiechi, L. M., Putignano, G., Guerra, V., Schiavelli, M. P., Cisternino, A. M., & Carriero, C. (2003). The effect of a soy rich diet on the vaginal epithelium in postmenopause: a randomized double blind trial. Maturitas, 45(4), 241–246. Available at: https://doi.org/10.1016/s0378-5122(03)00080-x. Accessed 04/05/2020.
  • Comerford, K., Ayoob, K., Murray, R., & Atkinson, S. (2016). The Role of Avocados in Maternal Diets during the Periconceptional Period, Pregnancy, and Lactation. Nutrients, 8(5), 313. Available at: https://doi.org/10.3390/nu8050313. Accessed 04/05/2020.
  • Fundación Española de la Nutrición (2013). Espinaca. Available at: https://studylib.es/doc/6019414/espinacas---fen.-fundaci%C3%B3n-espa%C3%B1ola-de-la-nutrici%C3%B3n. Accessed 04/05/2020.
  • Golmakani, N., Emamverdikhan, A., Tabassi, S., Hassanzadeh, M., Sharifi, N., & Shakeri, M. (2016). A survey of the therapeutic effects of Vitamin E suppositories on vaginal atrophy in postmenopausal women. Iranian Journal of Nursing and Midwifery Research, 21(5), 475. Available at: https://doi.org/10.4103/1735-9066.193393. Accessed 04/05/2020.
  • Jass, J., & Reid, G. (2009). Effect of cranberry drink on bacterial adhesion in vitro and vaginal microbiota in healthy females. The Canadian journal of urology16(6), 4901-4907. Available at: https://europepmc.org/article/med/20003665. Accessed 04/05/2020.
  • Johnson, S. (2001). The multifaceted and widespread pathology of magnesium deficiency. Medical Hypotheses, 56(2), 163–170. Available at: https://doi.org/10.1054/mehy.2000.1133. Accessed 04/05/2020.
  • Ross, S.H (2017). She-ology: The Definitive Guide to Women's Intimate Health. Savio Republic: Tennessee.
  • Sun, M.-G., Huang, Y., Xu, Y.-H., & Cao, Y.-X. (2017). Efficacy of vitamin B complex as an adjuvant therapy for the treatment of complicated vulvovaginal candidiasis: An in vivo and in vitro study. Biomedicine & Pharmacotherapy, 88, 770–777. Available at: https://doi.org/10.1016/j.biopha.2017.01.001. Accessed 04/05/2020.