4 posturas de yoga para cuidar la salud de tu pelvis

Flexibilidad y relajación son parte de las ventajas que ofrecen los ejercicios de estiramiento, pero si lo que buscas es cuidar la salud de tu pelvis, el yoga es tu mejor opción.
4 posturas de yoga para cuidar la salud de tu pelvis
Grecia Morillo

Escrito y verificado por la médica Grecia Morillo el 20 Abril, 2021.

Última actualización: 20 Abril, 2021

En la práctica de yoga existen ejercicios para trabajar prácticamente todas las partes del cuerpo, incluso hay algunos que ayudan a cuidar la salud de tu pelvis. Y es que, cuando de yoga se trata, los beneficios el cuerpo son muchos, y salen a relucir cuando se realiza la práctica con conciencia regularmente.

El yoga puede ayudarnos a incrementar la flexibilidad, ganar resistencia, mejorar el equilibrio y fortalecer tanto el aparato muscular como el aparato osteoarticular. Esto viene a ser especialmente útil a la hora de reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades crónicas.

¿Qué beneficios se obtienen con el yoga?

Como veníamos comentando, la práctica regular de yoga puede ayudar a ganar:

  • Equilibrio.
  • Flexibilidad.
  • Concentración.
  • Fuerza muscular.
  • Conocimiento del cuerpo.

Todos los beneficios mencionados pueden incidir en varias partes del cuerpo, incluyendo la pelvis. Respecto a la salud de esta, los maestros de yoga indican quelos movimientos asociados a la pelvis son la inclinación y la rotación”. Por ende, se eligen asanas que permitan contraer la musculatura y a la vez alargar para conseguir un mayor rango de movimiento y estabilidad de la cintura pélvica.

Posturas de yoga que cuidan la salud de la pelvis

Ahora conocerás cuáles son las 5 posturas de yoga en las que tu pelvis será la protagonista. Estas podrán ayudarte a mejorar tu salud física, independientemente de la edad y de la poca flexibilidad con la que puedas estar empezando.

Recuerda lo que indican los yoguis: “la práctica del yoga integra tres fases: la entrada en calor, una fase de ejercicios y la fase de relajación. Para ello, nos concederemos al menos 15 minutos”. Por ende, deberás realizar los ejercicios para la pelvis después de haber calentado lo suficiente.

Asimismo, recuerda que, mientras realizas cualquier ejercicio, es importante que te mantengas respirando profundo, no fuerces el cuerpo y vayas despacio. ¡La práctica de yoga no debe ser dolorosa!

 

Postura 1: Upavistha Konasana

Upavistha Konasana

La postura Upavistha Konasana se traduce como ‘flexión sentada hacia adelante’. Aunque pueda parecer “muy avanzada”, no es difícil de realizar y con la práctica se puede mejorar, hasta alcanzar que la postura del cuerpo luzca como en la fotografía anterior.

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate con la espalda erguida completamente. Luego, ve separando ambas piernas entre una y otra a gran distancia, todo lo que puedas.
  • Una vez que estés en esta posición, sin dejar de mantenerte con la espalda derecha, desciende hacia adelante intentando llegar al suelo y tocarlo con la frente.
  • El paso final es tocar tus dedos de los pies con las manos. Quédate allí por 2 minutos.
  • Con el pasar de los días, ve aumentándole el tiempo. Es la mejor forma de empezar por la capacidad de estiramiento que ofrece.

Postura 2: Baddha Konasana

Baddha Konasana

Baddha Konasana (que generalmente conocemos como “la mariposa”) es de las posturas que permite realizar un buen estiramiento a medida que se controla la respiración y se relajan las áreas del cuerpo que se está trabajando (pelvis, piernas, abdomen, espalda).

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate con la espalda lo más erguida posible. Luego, procede a juntar los talones a la altura de la articulación de la cadera.
  • Una vez que has alcanzado la máxima abertura, coge con ambas manos los dedos de los pies (o los tobillos, si te es más cómodo así) y trata de respirar profundo mientras tratas de que las rodillas toquen el suelo.
  • Puedes sentir cierto “tirón” al comienzo, pero conforme te concentres en tu respiración, irás relajando la zona y bajando más. Si por algún motivo duele, vuelve despacio a la postura inicial y relájate.

Postura 3: Utkatasana

Utkatasana

Utkatasana es una posición de yoga también conocida como “la silla” y es una de las que requiere mayor concentración. Y aunque pueda parecer difícil de conseguir, con paciencia, una buena guía por parte del yogui, y constancia, es posible.

¿Cómo hacerla?

  • En posición de pie, al ras del suelo, coloca la espalda lo más erguida que puedas.
  • Seguidamente, estira los brazos hacia la parte frontal de tu cuerpo, de manera que crees un ángulo de 90 grados.
  • Al mismo tiempo, y sin doblar el dorso de tu espalda, realiza el movimiento similar a como si te estuvieras sentando.
  • Intenta llegar lo más abajo posible, manteniendo la postura por un tiempo de 15 respiraciones.

Postura 4: Ananda Balasana

Ananda Balasana

La postura del bebé feliz no solo es un ejercicio cómodo para tus articulaciones, sino también un movimiento que incrementa la flexibilidad de las caderas. Por eso, puede ser ideal para cuidar de la salud de tu pelvis.

¿Cómo hacerla?

  • Esta postura se realiza en posición tumbada boca arriba.
  • Sube las piernas hasta que las rodillas estén en contacto directo con el pecho.
  • Seguidamente, toma los dedos de tus pies y deja estirar las piernas hasta que queden completamente rectas en el aire.
  • No es necesario que las rodillas queden completamente estiradas. Puedes dejarlas levemente flexionadas para que no vayas sintiendo dolor durante cada respiración.
  • Es ideal que esta postura la mantengas alrededor de cinco respiraciones.

Pon en práctica todas estas posturas para lograr una pelvis sana y con la movilidad que estabas buscando. Lo ideal sería que acudieses a un instructor profesional para obtener incluso mejores resultados. Pero recuerda, lo más importante es que realices las posturas despacio, a tu ritmo, sin forzar el cuerpo y respirando profundo.

Te podría interesar...
Los beneficios emocionales del yoga
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Los beneficios emocionales del yoga

Esta práctica milenaria es muy ventajosa. A continuación te contamos cuáles son los beneficios emocionales del yoga. ¡No dudes en tomar clases!