5 recomendaciones para tratar correctamente a personas discapacitadas

¿Eres consciente de cómo tratas a las personas discapacitadas? ¿Crees que lo haces bien? Hoy podrás reflexionar sobre todo esto, además de tener en cuenta algunos consejos para mejorar tu interacción con ellas.
5 recomendaciones para tratar correctamente a personas discapacitadas

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 01 mayo, 2021

Última actualización: 01 mayo, 2021

La participación de las personas discapacitadas en actividades cotidianas y en la realización de actividades en las que puedan intervenir al igual que sus compañeros es importante. Esto les ayudará a sentirse bien, a hacer amigos y a saber que tienen las mismas oportunidades.

¿Por qué es fundamental poner el foco en las personas discapacitadas? Porque tienen desventajas importantes con respecto al resto de las personas.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas dice que “las personas con discapacidades incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales”.

Por lo tanto, estas son algunas recomendaciones para que empecemos a tratarlas de la manera adecuada.

Recomendaciones para tratar correctamente a personas discapacitadas

A veces pensamos que sabemos tratar a las personas discapacitadas, pero esto en la vida real no es así. Cometemos muchos errores de los que puede que no seamos ni siquiera conscientes.

Por eso, en Mejor con Salud hemos hecho una selección de las recomendaciones que consideramos más importantes atendiendo a lo que comparte con nosotros el Observatorio Discapacidad Física.

Nunca tratarles de una manera infantil

Esto es sumamente importante y es que a las personas que tienen una discapacidad jamás hay que tratarles de una manera infantil. No son niños, son personas adultas con una discapacidad que puede ser sensorial, es decir, que no ven o no oyen.

Es difícil hablarles de una forma infantil a personas con una discapacidad sensorial o física, pero suele hacerse de manera más habitual con personas que tengan una discapacidad mental o intelectual. Pero hay que evitarlo siempre.

Discapacidad intelectual y personas discapacitadas.
Las diferencias en el trato pueden ser percibidas como un insulto.

Por alguna razón, al hablarles de esta manera creemos que no nos van a entender mejor, pero en realidad lo que sucede es que las hacemos sentir mal. ¿Si estuviésemos en el lugar de esa persona con la que estamos hablando nos gustaría que interactuase con nosotros así? Lo más probable es que la respuesta  sea un “no” rotundo. Por lo tanto, dejemos de hacer esto.

Utilizar un lenguaje claro y sencillo

Otra de las recomendaciones fundamentales para tratar con personas discapacitadas es utilizar un lenguaje claro y sencillo.

Existen conceptos, frases o formas de decir las cosas que pueden ser difíciles de comprender para quienes tienen una discapacidad mental o intelectual. Por lo tanto, sin necesidad de utilizar un lenguaje infantil, lo adecuado es utilizar frases más cortas.

Además de acortar las frases y hacerlas más sencillas, otro aspecto que no debemos dejar de lado es poner ejemplos. Esto no solo nos sirve para interactuar con personas discapacitadas, sino para nuestra vida en general.

Con ejemplos todo se entiende mucho mejor y se pueden evitar malentendidos. Por lo tanto, con personas con discapacidad no nos olvidemos de poner muchos ejemplos.

Disfrutar de la compañía de las personas discapacitadas

Las personas discapacitadas necesitan compañía y que las hagamos partícipes de actividades, aunque estas sean cotidianas. Por lo tanto, si estamos ordenando la cocina, no dudemos en invitarlas a que nos ayuden.

Lo mismo ocurre si vamos a jugar a un deporte, si vamos a la playa o, simplemente, a ver una película. A las personas con discapacidad les hace sentir esto muy bien, tanto como a nosotros.

Los sordo-mudos son personas discapacitadas.
La verdadera felicidad se relaciona con la autenticidad de las interacciones sociales.

Además de disfrutar de su compañía, conviene que no nos olvidemos de pedirles opinión si estamos tratando algún tema importante con ellas. Eso sí, siempre debemos respetar las opiniones que nos den, su punto de vista es válido aunque nosotros no estemos de acuerdo.

Mostrarle a estas personas que pueden confiar en nosotros será un gran punto a favor. Se sentirán escuchadas, que sus opiniones son válidas e importantes para los demás.

Actuar con naturalidad

La última de las recomendaciones para tratar con personas discapacitadas es actuar con naturalidad.

Todos nosotros nos damos cuenta cuando nos están tratando diferente, con un mayor paternalismo, sin tomarnos en serio, deseando terminar la conversación para marcharse…

Esto no va a ayudar nada a quienes tienen algún tipo de discapacidad, les hará sentirse mal y su autoestima puede decaer.

El hecho de que una persona sea discapacitada no significa que la tengamos que tratar de una manera distinta. De nuevo, lo que mejor podemos hacer es ponernos en su lugar. ¿Nos gustaría que alguien nos tratase diferente solo por tener una discapacidad?

Si la respuesta es “no”, tal vez debamos empezar a ser más conscientes de nuestra forma de actuar para empezar a cambiarla. Tenemos muchos patrones de comportamiento aprendidos que no son los correctos.

Estas son algunas de las recomendaciones que nos pueden venir estupendamente ya no solo para empezar a tratar mejor a las personas discapacitadas, sino para reflexionar sobre determinadas actitudes que tenemos y que deberíamos cambiar.

A veces, todo parte de la inconsciencia, de lo aprendido de la falta de ponerse en el lugar del otro. Desde Mejor con Salud esperamos que este artículo sea de ayuda para muchas personas.

Te podría interesar...
Los 6 tipos de discapacidad y sus características
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los 6 tipos de discapacidad y sus características

Existen diferentes tipos de discapacidad, así como distintos niveles de gravedad en cada una de ellas. En todos los casos existe la posibilidad de ...



  • Pérez, J. I., & Garaigordobil, M. (2007). Discapacidad motriz: autoconcepto, autoestima y síntomas psicopatológicos. Estudios de Psicología28(3), 343-357.
  • Rosato, A., & Angelino, M. A. (Eds.). (2009). Discapacidad e ideología de la normalidad. Noveduc Libros.