6 cambios que debes hacer en tu dieta para alcalinizar el cuerpo

Si regulas el pH del cuerpo conseguirás tener alcalinizado el mismo, de esta manera gozarás de una vida más saludable, evitando patologías crónicas.
6 cambios que debes hacer en tu dieta para alcalinizar el cuerpo
Elisa Morales Lupayante

Escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 18 mayo, 2021.

Última actualización: 18 mayo, 2021

Te mostramos los cambios que debes hacer en tu dieta para alcalinizar el cuerpo. De esta forma, podrás disfrutar de algunas novedades beneficiosas para la salud. La clave de estas pautas consiste en regular el pH del organismo, de manera que esté levemente inclinado hacia la alcalinidad.

De esta forma, cambiaremos ciertos hábitos y seguiremos ciertos consejos para que el pH no sea ácido ni neutro. Con estas pautas podrás aumentar esos niveles de alcalinidad y no tendrás que realizar largas esperas ni tampoco estar ansioso al no ver los resultados.

No obstante, ten en cuenta que la mayor parte de las evidencias científicas actuales ponen en duda que realmente sea posible incidir en el equilibrio ácido base del organismo. Los expertos proponen que dicho efecto solo se notará en la orina.

1. Comienza por un buen desayuno

El primer consejo para alcalinizar el cuerpo se basa en comenzar el día con un abundante desayuno. En el mundo occidental, el desayuno está contemplado como la comida más ácida de todo el día, aunque también depende del país en el que te encuentres.

Desayuno alcalino.

Algunas naciones aprovechan este momento para comer más que en el resto de comidas, mientras que otros se moderan un poco más, como ocurre habitualmente en España.

En los países que, por tradición, no contemplan el desayuno como la comida más importante del día, los alimentos son el pan, cereales, café, mermeladas, mantequillas, zumo de naranja, pasteles, galletas y bizcochos. En el caso de que sí le den mayor relevancia a esta comida, se añaden la panceta, el tocino, los huevos fritos y las tortillas.

La mayoría de estos alimentos son ácidos, es más, son precisamente los que impiden que podamos mejorar el sistema hacia un estado más alcalino. Si quieres revertir esta situación y comenzar a sentir los beneficios de un cuerpo alcalino, lo primero que hay que hacer es comenzar bien el día.

De esta manera, antes de que entres en la cocina, lo primero será tomar un vaso de agua, o bien agua alcalina, agua con limón o una infusión de hierbas. Así, las células se rehidratarán y se repondrán después de haber pasado largas horas de sueño e inmovilidad, y contribuir con un aumento de la alcalinidad del organismo.

Hay que tener en cuenta que la ingesta de líquido antes del desayuno también se asocia con una mayor sensación de saciedad, tal y como afirma un estudio publicado en Clinical Nutrition Research.

2. Una respiración adecuada

Muchos ignoran las ventajas que este punto proporciona, pero no podemos dejar de lado un factor tan importante como es la respiración.

Como lo señala una publicación de la revista Frontiers in Human Neuroscience, una adecuada respiración acarrea efectos positivos sobre el sistema nervioso autónomo y central y el estado psicológico.

Asimismo, impacta de forma positiva la salud cardíaca, la circulación y el sistema linfático. Para ello, podemos realizar con frecuencia el siguiente ejercicio:

  • Inspira durante 1 segundo.
  • Mantén la respiración durante 4 segundos.
  • Exhala durante 2 segundos.

Puedes aumentar los tiempos siguiendo la proporción. Es decir, si vas a inspirar durante 4 segundos, tendrás que contenerla hasta llegar a los 16. De todas formas, procura no emplear intervalos muy grandes al principio, sobre todo, porque no estarás acostumbrado.

3. La importancia de una correcta hidratación

Una hidratación adecuada es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo. Una pequeña caída del nivel de los fluidos corporales puede dar lugar a grandes pérdidas de energía.

Mantenerse hidratado.

El agua limpia las toxinas ácidas y provoca que el metabolismo se acelere. Además, la sensación de sed se confunde con el hambre, por lo que muchas veces comemos de más. Esto genera un aumento de peso poco recomendado para nuestra tarea por eliminar ácidos y conseguir un pH alcalino.

4. Apostar por las grasas saludables

Otra forma de ayudar a alcalinizar el cuerpo es consumir una mayor cantidad de ácidos grasos esenciales, como el Omega 3. Estos son muy importantes para las reacciones químicas del organismo.

Además, ayudan a reforzar nuestro sistema inmunitario, ayudan a mejorar la digestión y previenen el envejecimiento. Asimismo, son capaces de generar un efecto antiinflamatorio, según un estudio publicado en International Immunology.

5. Darse un buen masaje para alcalinizar el cuerpo

Además de confort y relajación, un buen masaje permite que el cuerpo se recupere, que tome fuerzas y libere las cargas que con el paso de los días se van acumulando.

Chica rubia recibiendo un masaje.

Por otro lado, permite que el cuerpo se ponga en acción. Es decir, que encienda los mecanismos necesarios para permitir que se eliminen los ácidos almacenados en los músculos.

6. Cuidar tu piel

Mantener la piel limpia, suave y libre de restos de impurezas aporta una inmensa cantidad de beneficios. También contribuirá con nuestro pH alcalino, por lo que una pauta tan sencilla como un frecuente cepillado puede aportarnos varios beneficios:

  • Cepillar la piel con frecuencia elimina las células muertas. Por lo tanto, hace que este órgano se active y genere otras nuevas.
  • El cepillado también favorece la circulación de la sangre, de manera que llegue a todas las capas de su superficie.

Mejora los hábitos para conseguir un pH alcalino

Según lo comentado, prestar atención a los buenos hábitos de vida podría suponer una variación positiva del pH. Este efecto repercute de forma beneficiosa sobre el estado de salud.

No obstante, faltan evidencias que corroboren el impacto de los métodos comentados sobre el equilibrio ácido-base, aunque es innegable que todos estos aspectos generan beneficios en lo que a funcionamiento delo organismo se refiere.



  • Jeong JN. Effect of Pre-meal Water Consumption on Energy Intake and Satiety in Non-obese Young Adults. Clin Nutr Res. 2018 Oct;7(4):291-296. doi: 10.7762/cnr.2018.7.4.291. Epub 2018 Oct 31. PMID: 30406058; PMCID: PMC6209729.
  • Zaccaro A., Piarulli A., Gemignani A., How breath control can change your life: a systematic review on psycho-physiological correlates of slow breathing. Frontiers in Human Neuroscience, 2018.
  • Ishihara T, Yoshida M, Arita M. Omega-3 fatty acid-derived mediators that control inflammation and tissue homeostasis. Int Immunol. 2019 Aug 23;31(9):559-567. doi: 10.1093/intimm/dxz001. PMID: 30772915.