6 síntomas de que eres víctima de abuso verbal

El abuso verbal es posible que no vaya acompañado de un lenguaje agresivo o un tono elevado. Puede utilizar formas sutiles para intimidarnos o hacernos sentir inferiores.
6 síntomas de que eres víctima de abuso verbal

Escrito por Okairy Zuñiga, 01 abril, 2018

Última actualización: 27 junio, 2020

Cuando se escucha la palabra maltrato es muy común pensar en agresiones físicas. Sin embargo, también existe el abuso verbal que, aunque no deja señales visibles de daño, es igual de perjudicial que el físico.

El problema es que, en en la mayoría de estos casos, la víctima no suele darse cuenta de que se está produciendo ni de las consecuencias que conlleva. De hecho, es común que se culpe a sí misma, lo que enmascara al agresor.

Debido a su falta de visibilidad, es difícil percibir si uno está sufriendo este tipo de maltrato psicológico. Por eso, es necesario estar alerta ante los siguientes síntomas y señales.

Síntomas de abuso verbal

Mujer llorando por abuso verbal

1. Te sientes atemorizado aunque no recibas gritos

Muchas veces, se cree que el abuso verbal es sinónimo de gritos, pero no siempre es así. En realidad, el abusador verbal o psicológico tiende a manipular y hacer dudar de sí misma a su víctima.

El victimario incluso puede usar un tono de voz amable y amoroso. Por eso, debes recordar que no tener un comportamiento agresivo no implica que no se esté ejerciendo maltrato. También pueden estar presentes las amenazas, ya sean explícitas o implícitas.

¿Te sientes preocupado por cómo la otra persona puede actuar si no haces algo? ¿Tienes miedo a sus comentarios todo el tiempo? ¿Cuidas cada palabra y acción para no molestarle? 

2. Te comparan o te culpabilizan por todo

A todo el mundo le gusta que se respete su individualidad y que se le acepte tal y como es. Sin embargo, muchas veces el abuso verbal mina la autoconfianza a través de las comparaciones y la culpabilidad.

Es muy duro escuchar constantemente que otra persona es más inteligente, más bonita o que hace las cosas mejor con un tono de reproche, burla o crueldad. Oír esto todos los días te hace sentir que no eres suficiente. Además, esta dinámica también genera sentimientos de culpa.

Es importante poner límites y salir de esta situación tan pronto como se identifique. Ninguna persona tiene derecho a hacerte sentir inferior bajo ninguna circunstancia.

3. Te sientes intimidado todo el tiempo

Puedes percatarte de que eres víctima de abuso verbal si te sientes intimidado cuando estás cerca de esa persona.

Esta señal puede ser muy sutil. Abarca desde bromas, chistes y comentarios despectivos hasta un lenguaje inapropiado que daña tu autoestima.

Ten en cuenta que la intimidación puede alcanzar tintes preocupantes. A veces, se llega hasta el punto de que la víctima se ve forzada a hacer algo que no quiere o que considera denigrante.

4. Sientes que todo el tiempo te acusan o te interrogan

Otra señal del abuso verbal son los ataques directos derivados de la falta de seguridad y confianza que padece la persona violenta. Por lo general, esta agresividad puede asociarse a una autoestima baja, síntoma de una necesidad de cuestionar cada uno de tus movimientos y acciones.

Es posible que esas acusaciones sean graduales, así que debes estar alerta para detectar la situación lo más rápido posibleUn error común es empezar a dar explicaciones para tranquilizar sus miedos. El problema es que, con el tiempo, la situación se agravará.

5. Tienes cambios negativos en tu estado de ánimo

Todo lo que nos rodea tiene cierto efecto sobre nosotros. Por ello, ser víctima de abuso verbal puede generar varias secuelas que pueden identificarse si se presta atención.

Trata de ser consciente de tu estado de ánimo cuando estás cerca de otras personas: ¿puedes distinguir a aquellas que te hacen sentir bien? ¿Y a las que te desgastan?

Si identificas a una persona que solo te produce una sensación de malestar constante, ya sea tristeza o molestia, es momento de que la evites. A veces, es duro reconocer que alguien tiene la capacidad de afectarte, pero es mejor aceptarlo y poner distancia.

Algo muy importante es prestar atención a lo que estás sintiendo más allá de tus expectativas, ya que estas personas suelen ser muy sutiles con su maltrato psicológico.

Si se trata de alguien a quien amas, debes ser objetivo para distinguir qué es lo que causa el daño. Con base a ello, podrás decidir qué medidas tomar para remediar tu situación.

Mujer llorando

6. Eres el abusador de otra persona

Los seres humanos aprenden de los comportamientos que ven. En el caso del abuso, desafortunadamente, muchas de las víctimas se convierten en verdugos.

Por ejemplo, un niño que ha crecido en un ambiente en el que sus padres no controlaban sus emociones puede convertirse en un adulto verbalmente agresivo porque no ha aprendido a controlar sus sentimientos.

Por supuesto, existen maneras para sanar y romper estos círculos. Lo recomendable es buscar ayuda psicológica.

Actúa contra el abuso verbal

Reconocer y aceptar que eres víctima de abuso verbal no es algo sencillo. Tan solo recuerda que gran parte de tu bienestar depende de las situaciones que vives y las relaciones que se dan en ellas. 

Antes de pensar en cómo reaccionarán las personas que te rodean o cualquier otro factor, recuerda que tu principal preocupación debes ser tú mismo.

Si en presencia de otra persona no te encuentras bien la mayor parte del tiempo, tienes miedos o inseguridades sobre cómo va a reaccionar y se dirige a ti para criticarte y señalarte que haces todo mal, pon límites y reflexiona sobre si te merece la pena la relación. Y si la situación se escapa de tu control, no lo dudes y pide ayuda.

Te podría interesar...
La violencia como entretenimiento, ¿debería preocuparnos?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
La violencia como entretenimiento, ¿debería preocuparnos?

¿Debería preocuparnos la violencia como entretenimiento? Algo que consideramos tan negativo nos divierte a través de una pantalla. Podría confundir...



  • Evans P. Abuso verbal. La Violencia Negada.  Ediciones B Argentina S.A. (2000)