6 trucos prácticos para reducir la grasa de las caderas

Katherine Flórez·
27 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
11 Diciembre, 2020
El consumo de agua es fundamental para evitar la retención de líquidos y la acumulación de desechos, dos de los factores que dificultan la pérdida de peso.

Las caderas es uno de los lugares del cuerpo donde más tiende a acumularse la grasa. La mala alimentación, el sedentarismo y, en general, los malos hábitos conllevan a tener más peso de lo debido, lo que aumenta el riesgo de enfermedades y disminuye la calidad de vida.

Debido a esto, es determinante hacer un cambio total en la rutina y procurar incorporar buenas costumbres que ayuden a adelgazar. Con respecto a las caderas, resulta esencial practicar varios tipos de ejercicios, además de seguir otros buenos consejos que ayudan a lograr mejores resultados.

En esta ocasión queremos compartir 6 trucos efectivos que todas pueden tener en cuenta para empezar a quemar la grasa localizada en esta zona.

Medidas que debes adoptar para reducir la grasa de las caderas

Con los siguientes consejos conseguirás estimular la pérdida de peso graso.

1. Hacer ejercicio cardiovascular

Beber agua ayuda a alcalinizar el cuerpo.

A través del ejercicio cardiovascular se le puede dar un impulso al metabolismo para que aumente la capacidad para gastar energía y quemar grasas. Este tipo de actividad va de la mano con el entrenamiento de fuerza, que es aquel que sirve para tonificar.

Algunos ejercicios cardiovasculares que puedes hacer en casa son los siguientes:

  • Bailar.
  • Saltar la cuerda.
  • Subir y bajar escaleras.
  • Saltos en cruz.
  • Sentadillas y abdominales.
  • Levantamiento de piernas.
  • Movimiento de bicicleta.

En lo posible han de hacerse a un ritmo relativamente rápido, y completar entre 3 y 4 series por semana, cada una de 45 minutos. Ten en cuenta que la actividad física ha demostrado ser una de las mejores vías para estimular la pérdida de peso.

2. Reducir el consumo de sodio

El consumo excesivo de sodio es uno de los mayores impedimentos para perder peso. Aunque este no promueve la acumulación de grasa, sí es un obstáculo para perderla con facilidad. Al almacenarse en el cuerpo causa retención de líquidos e hipertensión arterial.

Por otra parte, el consumo de grandes cantidades de sodio también es un desencadenante de la celulitis, afección cutánea que le da una apariencia de naranja a la piel de las caderas.

3. Incrementar el consumo de agua

Este líquido tan preciado no solo es esencial para el adecuado funcionamiento de los órganos, sino que influye en su desintoxicación y rendimiento. La deshidratación disminuye el rendimiento físico y mental, lo que reduce la habilidad del cuerpo para gastar energías.

También conlleva a sufrir de retención de líquidos y acumulación de desechos, dos factores que, de una u otra forma, impiden llegar al peso deseado. Es esencial beber entre 6 y 8 vasos de agua al día, incluyendo la que proviene de las frutas y vegetales.

Ten en cuenta que la ingesta de un vaso de agua antes de las comidas es capaz de generar saciedad, según un estudio publicado en Clinical Nutrition Research. De este modo, se reduce el riesgo de picar alimentos poco saludables entre horas.

4. Decir NO a las bebidas azucaradas para mejorar las caderas

Refrescos de cola.

Ningún ejercicio o alimento saludable va a ser eficiente si no se hacen a un lado las bebidas azucaradas. Estas son las responsables de los altos índices de azúcar en la sangre y, por ende, de las alteraciones metabólicas que dificultan la pérdida de peso.

Cuando se toman en exceso acaban por convertirse en grasa en lugar de actuar como combustible del cuerpo.

5. Aumentar el consumo de proteínas

Muchos ignoran la importancia de incluir una buena cantidad de proteínas en su alimentación. Este nutriente le da energía al cuerpo, pero, sobre todo, participa en la pérdida de peso y la formación de masa muscular.

La clave está en saber elegir alimentos sanos que las contengan en buenas proporciones y prescindir de las que están en comidas con altos índices de calorías. Existen evidencias conforme el incremento del aporte proteico ayuda a mejorar la composición corporal.

6. Incrementar el consumo de antioxidantes

Frutos rojos.
Los distintos beneficios de los vegetales de color rojo se vinculan a efectos antioxidantes y de enlentecimiento del envejecimiento celular.

Los alimentos ricos en antioxidantes son uno de los mejores remedios para desintoxicar el cuerpo y prevenir enfermedades. Entre estos se incluyen:

  • Brócoli: rico en vitamina C, vitamina A, fibra, calcio y ácido fólico.
  • Espinaca: con proteínas, vitaminas, minerales y fibra.
  • Col o repollo: con cualidades anticancerígenas y cantidades significativas de vitaminas A, B1, B2, B6, C, niacina, calcio, fósforo, magnesio, yodo y potasio.
  • Manzana: que además de vitaminas y minerales contiene un tipo de fibra llamada pectina que reduce las grasas.
  • Plátano: con azúcares naturales que aumentan las energías para mejorar el rendimiento físico.
  • Cítricos: ricos en vitamina C y E, potasio, pectina y otras sustancias antioxidantes.

Pon en marcha trucos para perder peso

La combinación de todos estos trucos es la forma más efectiva de trabajar las caderas y conseguir buenos resultados en cuestión de semanas. Lo importante es incorporarlos en la rutina y ser constantes con cada uno de los esfuerzos. Ten en cuenta que lo importante es fomentar los hábitos saludables, para de este modo generar una rutina y perder peso sin esfuerzo. Prueba los consejos ya y notarás los resultados.

  • Swift DL., McGee JE., Earnest CP., Carlisle E., et al., The effects of exercise and physical activity on weight loss and maintenance. Prog Cardiovascul Dis, 2018. 61 (2): 206-213.
  • Jeong JN., Effect of pre meal water consumption on energy intake and satiety in non obese young adults. Clin Nutr Res, 2018. 7 (4): 291-296.
  • Trommelen J., Loon LJC., Pre sleep protein ingestion to improve the skeletal muscle adaptive responsee to exericse training. Nutrients, 2016. 8 (12): 763.