¿Cómo metabolizamos el exceso de azúcar?

Si nos hemos excedido con el consumo de dulces es importante que, para compensar las cantidades, evitemos los hidratos de carbono en el resto de comidas.
¿Cómo metabolizamos el exceso de azúcar?
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 01 diciembre, 2022

La mayoría de personas son conscientes que un consumo excesivo de azúcar puede incrementar de forma rápida sus niveles en la sangre, y conllevar a padecer molestos síntomas. Pese a esto, existen determinados momentos en los que parece imposible no caer en la tentación y se termina tomando una dosis por encima de lo adecuado.

A nivel general, no se recomienda ingerir azúcar en exceso porque es una de las causas potenciales de enfermedades crónicas como la diabetes y la obesidad. Sin embargo, su consumo moderado no representa un riesgo y se puede compensar con la adopción de varios hábitos saludables.

 

¿Azúcar o carbohidratos?

Los azúcares forman parte de los conocidos carbohidratos o hidratos de carbono. Estas macromoléculas son indispensables para la obtención de energía en el cuerpo humano y la formación de diversas estructuras celulares.

En general, los carbohidratos son cadenas ramificadas que resultan de la agrupación de diferentes tipos de azúcares, según estudios. Los mismos abarcan desde los monosacáridos, como la glucosa, la fructosa y la lactosa, hasta los disacáridos, como la galactosa, la sacarosa y la maltosa. Las formas más complejas incluyen el almidón y la celulosa.

¿Cómo se metaboliza el azúcar en el cuerpo humano?

La metabolización de los azúcares inicia en el tubo digestivo, desde el momento en que tiene lugar la deglución de los alimentos. En la boca, el estómago y el intestino existen enzimas especializadas en la ruptura de las cadenas de los carbohidratos, para transformarlos en moléculas de menor tamaño.

Las disacaridasas, como la lactasa y la galactasa, son enzimas presentes en la pared de intestino delgado, cuya función es desdoblar los azúcares en sus unidades más elementales, según investigaciones. Los monosacáridos son absorbidos y pasan directamente al torrente sanguíneo.

En respuesta a la carga de azúcares en sangre, el páncreas se encarga de producir y liberar insulina. Esta última es la hormona encargada de reducir la glicemia en sangre, aumentado la entrada y almacenamiento de los azúcares en el músculo, el tejido adiposo y el hígado. El cerebro tiene como única fuente de energía el azúcar, por lo que no depende de la insulina para su captación.

7 consejos para metabolizar el exceso de azúcar en sangre

Como sabemos que muchos se preocupan cuando son conscientes de que han ingerido mucha azúcar, a continuación queremos compartir 7 recomendaciones claves para neutralizarla en poco tiempo.

1. Hacer actividad física

Hacer actividad física

Una de las formas más rápidas y efectivas para controlar la glucosa es haciendo actividad física de forma vigorosa, por lo menos, durante media hora.

Esta práctica aumenta la sensibilidad a la insulina y hace que los músculos tomen esa azúcar para transformarla en energía durante y después de entrenar.

De hecho, los ejercicios son necesarios para todos los pacientes con diabetes, independientemente del tipo que se tenga.

Los más recomendados en este caso son los cardiovasculares, que aumentan el ritmo cardíaco y queman energía de forma efectiva.



2. Ingerir agua

El agua es la bebida más saludable porque no contiene calorías y tampoco azúcares. Tomar uno o dos vasos después de comer azúcar permite diluirla en la sangre para luego expulsarla mediante la orina.

Si después de tomar agua el azúcar no baja, se pueden consumir otros dos vasos hasta lograr una mejoría.

Eso sí, deben tomarse en diferentes horas y sin exceder más de 8 vasos al día porque el cuerpo puede resultar sobrehidratado.

3. Cortar los hidratos de carbono de la próxima comida

Para evitar que los niveles de glucemia sigan incrementando, se han de suprimir todos los hidratos de carbono de la comida posterior a ese atracón de dulces.

La cena debe ser a base de proteínas y verduras, y se eliminan el pan, el arroz blanco, las patatas y todos aquellos alimentos con tal característica.

4. Tomar una infusión de canela

Infusión-de-canela

La infusión de canela es uno de los remedios naturales que más se están recomendando para los pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2. Esta cuenta con un activo llamado B1 cinnamtannin que estimula los receptores de insulina para regular la glucosa en la sangre.

Su consumo en ayunas o después de las comidas contribuye a apoyar la función que transforma esta sustancia en energía.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de canela (2,5 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación

  • Hierve la taza de agua y diluye en ella la cucharadita de canela.
  • Déjala reposar durante 10 minutos y consúmela.

5. Comer un ajo crudo

El ajo crudo libera un compuesto activo conocido como alicina, cuyo efecto mejora la actividad de la insulina para regularizar los niveles de glucosa.

Esto se debe, a que contribuye a la entrada de azúcar a cada célula para su posterior uso como combustible del cuerpo.

Por otro lado, ha demostrado ser un estimulante de ciertas células del páncreas que participan en el incremento de la secreción de insulina.

Con ese fin siempre se debe comer crudo, bien sea después de comer muchos dulces o como preventivo en ayunas.

6. Ingerir un alimento rico en proteínas

Una de las principales consecuencias de tomar grandes cantidades de azúcar es que después de disparar sus niveles en la sangre, bajan de forma brusca y ocasionan una fuerte sensación de hambre.

En este sentido, los expertos recomiendan comer un alimento rico en proteínas una vez se sienta esa fuerte ansiedad por comer más.

Un huevo cocido, un yogur griego o un puñado de frutos secos no aportan más de 200 calorías y frenan de inmediato el deseo de comer más dulce.



7. Tomar agua tibia con limón

Beneficios de tomar agua con limón en ayunas

El consumo de esta clásica bebida resulta efectivo gracias a la fibra y los antioxidantes que proporciona el limón.

Ingredientes

  • 1 limón.
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación

  • Hierve la taza de agua, agrégale el zumo de limón e ingiérelo después de un atracón de dulce.

El exceso de azúcar compromete la salud

En general, el consumo exagerado de azúcar y otros carbohidratos aumenta el riesgo de padecer diabetes y múltiples trastornos asociados a la hiperglucemia. Algunos síntomas que sugieren un exceso de azúcar en sangre son el aumento de la sed, la micción frecuente, el cansancio, la visión borrosa y las náuseas.

Como puedes ver, existen varias medidas alternativas que se pueden tener en cuenta cuando los niveles de azúcar aumentan. Eso sí, la mejor forma de no sufrir sus efectos es evitando al máximo esta sustancia en la dieta.

Te podría interesar...
¿Cómo afecta el azúcar al cerebro?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo afecta el azúcar al cerebro?

Consumir azúcar en exceso puede tener efectos negativos en el cerebro, puede ser adictivo producir inflamación o reacciones de caracter emocional.



  • Chattopadhyay, S., Raychaudhuri, U., & Chakraborty, R. (2014). Artificial sweeteners – A review. Journal of Food Science and Technology. https://doi.org/10.1007/s13197-011-0571-1
  • Lustig, R. H., Schmidt, L. A., & Brindis, C. D. (2012). Public health: The toxic truth about sugar. Nature. https://doi.org/10.1038/482027a
  • Andreyeva, T., Chaloupka, F. J., & Brownell, K. D. (2011). Estimating the potential of taxes on sugar-sweetened beverages to reduce consumption and generate revenue. Preventive Medicine. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2011.03.013
  • FAO, F. and A. O. (2006). The double burden of malnutrition. Case studies from six developing countries. FAO Food and Nutrition Paper. https://doi.org/10.1017/S0029665110003903.Contemporary
  • Vilaplanta M. Hidratos de carbono simples y complejos. Recomendaciones dietéticas. Offarm. 2008; 27(2): 54-57.
  • Luna V, López J, Vázquez M, Fernández L. Hidratos de carbono: actualización de su papel en la diabetes mellitus y la enfermedad metabólica. Nutr. Hosp. 2014; 30(5 ): 1020-1031

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.