7 cosas que debes saber sobre las copas menstruales

Higiénicas, cómodas y económicas a largo plazo. Las copas menstruales se han convertido en la solución perfecta para muchas mujeres durante la menstruación.
7 cosas que debes saber sobre las copas menstruales
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 04 mayo, 2020.

Escrito por Okairy Zuñiga, 24 abril, 2016

Última actualización: 04 mayo, 2020

Aunque las copas menstruales se empezaron a comercializar en 1930, han experimentado muchos cambios. Hoy en día, se emplean los mejores materiales en su fabricación, siempre buscando la máxima comodidad y seguridad de quienes las usan.

El período menstrual acompaña cada mes a la mujer desde que llega la adolescencia hasta la menopausia. Esto puede significar un gasto significativo en compresas o tampones. Por ello, muchas mujeres se han decantado por una alternativa: las copas menstruales.

Las copas menstruales no solo ayudan a evitar el uso de productos desechables que generen residuos y promueven la contaminación del planeta, sino que permiten ahorrar en compresas y otros productos afines. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

1. ¿Qué es una copa menstrual?

Copas menstruales

La copa menstrual es un elemento que se puede usar en lugar de los tampones o las compresas sanitarias habituales. Son pequeños recipientes que acumulan el fluido menstrual y pueden permanecer dentro del cuerpo un máximo de doce horas.

Las copas menstruales más modernas se fabrican con silicona de grado médico o látex. Las mujeres que tienen alergia al látex deben optar por las fabricadas con silicona para evitar problemas y reacciones.

2. ¿Cómo se usan las copas menstruales?

Para introducirlas por primera vez, es importante que te tomes tu tiempo e identifiques con paciencia cuál es el método que mejor funciona.

Ten en cuenta que te llevará un par de intentos descubrir tu técnica para que quede bien colocada y no te ocasione ninguna molestia. Esto es normal y no debes preocuparte. Con la práctica, conseguirás saber cómo ajustar correctamente la copa.

Pasos que tendrás que seguir

  • A diferencia de los tampones o las compresas sanitarias que absorben el flujo menstrual, las copas menstruales lo recogen y evitan que salga del cuerpo.
  • Para esto, solo necesitas insertar la copa en la vagina y dejarla entre 8 y 12 horas, dependiendo de su capacidad.
  • Pasado este tiempo, basta con sacar y vaciar la copa. Para mantener la higiene es recomendable lavarla con abundante agua limpia antes de introducirla nuevamente.
  • En caso de que no puedas llevar a cabo este paso, no pasa nada. Tan solo recuerda lavarla la siguiente vez.

3. Razones para elegir a las copas menstruales

Copas menstruales

  • Las puedes usar hasta 10 años. Mientras que las compresas sanitarias y los tampones te obligan a comprar nuevos productos cada mes, las copas menstruales se pueden reutilizar durante 10 años. Esto significa que ahorrarás mucho dinero en productos de higiene femenina, ayudarás al medio ambiente y estarás muy cómoda.
  • Tienen una gran capacidad. ¿Te preocupan las fugas? ¿Sueles tener flujo abundante? En ese caso, debes saber que las copas menstruales tienen mayor capacidad que un tampón o compresa femenina. Un tampón absorbe unos cinco mililitros y una compresa sanitaria 10 ml, mientras que la copa tiene una capacidad de treinta mililitros.

Riesgos muy bajos

  • Las fugas son muy improbables. Debido a que las copas menstruales se fabrican con silicona o látex y tienen la capacidad de adaptarse al cuerpo de forma muy suave. Por ello, podrás realizar cualquier actividad física o deportiva sin problema alguno.
  • La probabilidad de presentar alguna reacción adversa es mínima. Un temor muy común al usar compresas o tampones son las infecciones, algo que no pasa con las copas menstruales.
  • De lo único que debes asegurarte es de no usar materiales a los que seas alérgica. Un pequeño porcentaje de mujeres son alérgicas al látex, si es tu caso procura usar una copa menstrual de silicona.

4. Las copas menstruales son económicas

Puedes adquirir una copa menstrual por un precio que oscila entre los veinte y los sesenta euros, dependiendo del lugar. Suelen venir acompañadas de una bolsa de tela en la que deberás guardarla cuando no la uses.

Si tienes en cuenta que las copas de calidad media pueden durar hasta cinco años y las de buena calidad hasta diez años, por este precio, vale mucho la pena.

5. El mantenimiento de las copas menstruales es muy sencillo

Copas menstruales

Los materiales con los que se fabrican las copas menstruales son de fácil lavado y mantenimiento:

  • Al inicio del período menstrual. Cuando vas a usar la copa menstrual y es nueva o va a empezar tu menstruación, debes sacarla de la bolsa y dejarla en agua hirviendo de tres a cinco minutos. Este procedimiento eliminará cualquier residuo o elemento contaminante. Luego ya podrás usarla sin problemas.
  • Durante el período es importante que enjuagues tu copa menstrual cada vez que la vacíes. Puedes usar solo agua del grifo.
  • Cuando termine tu período lava de nuevo la copa menstrual. Si lo deseas puedes usar jabón neutro y agua corriente. Debes asegurarte de que queda bien limpia. Luego la guardas en la bolsa de tela que venía en el paquete y déjala en un lugar ventilado, fresco y seco.

6. Hay copas menstruales de varios tamaños

Cada mujer es distinta y, cuando se trata de higiene femenina, es importante elegir el producto adecuado. En el caso de las copas menstruales, encontrarás que hay varios tamaños. Las más pequeñas son apropiadas para mujeres que no han tenido hijos mientras que las de tamaño grande son para mujeres con hijos.

Esto se debe a que, después de un parto, la vagina cambia un poco de tamaño. Antes de comprar tu copa menstrual investiga los distintos tamaños y características de cada una.

Beneficios de las copas menstruales

Cada vez son más mujeres que eligen usar las copas menstruales por todas las ventajas que hemos ido nombrando.

Además, son más seguras, pues recogen en lugar de absorber la sangre, la almacenan. Por ello no se corre el riesgo de contraer el síndrome de shock tóxico (SST), una rara infección bacteriana asociada con el mal uso de tampones.

No obstante, si no estás segura de si puedes usarlas con tranquilidad, consulta con tu ginecólogo. Él te despejará todas las dudas que te puedan surgir.



  • Stewart, K., Powell, M., & Greer, R. (2009). An alternative to conventional sanitary protection: Would women use a menstrual cup? Journal of Obstetrics and Gynaecology. https://doi.org/10.1080/01443610802628841
  • Juma, J., Nyothach, E., Laserson, K. F., Oduor, C., Arita, L., Ouma, C., … Phillips-Howard, P. A. (2017). Examining the safety of menstrual cups among rural primary school girls in western Kenya: Observational studies nested in a randomised controlled feasibility study. BMJ Open. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2016-015429
  • North, B. B., & Oldham, M. J. (2011). Preclinical, Clinical, and Over-the-Counter Postmarketing Experience with a New Vaginal Cup: Menstrual Collection. Journal of Women’s Health. https://doi.org/10.1089/jwh.2009.1929
  • McDermott, C., & Sheridan, M. (2015). Staphylococcal toxic shock syndrome caused by tampon use. Case reports in critical care, 2015, 640373. https://doi.org/10.1155/2015/640373