9 alimentos que bajan la temperatura corporal en verano

El secreto de comer bien y bajar la temperatura corporal cuando nos alimentamos es mantener una dieta con platos ligeros que, además, contenga alimentos bien frescos.
9 alimentos que bajan la temperatura corporal en verano
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 18 julio, 2022

Cuando hace mucho calor, no tenemos ganas de comidas copiosas ni calientes. Sin embargo, aún siendo verano, debemos alimentarnos y nutrirnos bien con alimentos que bajan la temperatura corporal.

En efecto, es una cuestión de hábitos y de optar por alimentos que aporten nutrientes y cualidades que ayuden a conseguir el objetivo. Entérate de más en este artículo.

Alimentos que bajan la temperatura

Ensalada de nopal para disfrutar este verano
Combinando el sabor del nopal con aguacate y tomate podemos obtener una refrescante ensalada para disfrutar este verano.

Hay muchas estrategias que nos pueden ayudar cuando hace calor, tales como quedarnos al lado del aire acondicionado todo el día, no salir a la calle al mediodía, ponernos ropa blanca y suelta, llevar un abanico a donde vayamos o pasarnos todo el día en la piscina o en el mar.

¿Pero qué sucede con la comida? Aunque sea verano y no nos apetezca tanto cocinar, tenemos apetito y debemos alimentarnos como en otras épocas del año.

Así, comienzan los dilemas: ¿Qué cocino? ¿Qué como para no sentir todavía más calor? ¿Una ensalada saciará el hambre?

El secreto de comer bien y bajar la temperatura corporal cuando nos alimentamos es mantener una dieta con las calorías suficientes y con platos fáciles de digerir.  Además es imprescindible que contenga alimentos bien frescos.

Para evitarlo, te recomendamos los siguientes alimentos que bajan la temperatura.

1. Zumos de fruta

zumos

Pueden ser tus grandes aliados durante el verano y complementar aquellos alimentos que bajan la temperatura.

Aunque es recomendable optar primero por la fruta entera, un batido de frutas trituradas con un poco de agua o leche son otra opción a la que recurrir de forma puntual.

Para aprovechar mejor los nutrientes que aportan las frutas, así como la fibra, es preferible usar una batidora o una máquina procesadora de alimentos en lugar de una licuadora.

2. Ensaladas frescas

Hay muchísimas opciones. Puedes combinar los vegetales que más te gusten, tales como lechuga, tomate, apio, zanahoria, remolacha, cebolla y col. También, puedes añadir verduras cocidas que estén frías, al igual que aliños. El aceite de oliva, el limón y las hierbas aromáticas son imprescindibles.

En esta base de vegetales puedes añadir ingredientes como arroz, huevo duro, pollo, legumbres o atún en lata para obtener un plato único y completo.

3. Pescado

alimentos que bajan la temperatura

No puedes olvidarte del pescado fresco para reducir la temperatura de tu cuerpo en verano. Se trata de una fuente de proteínas ligera y según el modo de preparación puede refrescarte. Acompáñalo con ensalada o verduras salteadas.

Lo mejor de todo es que durante los meses calurosos es más fácil conseguir salmón, lenguado o merluza que tienen ácidos grasos como el omega 3 (grasa saludable).

El marisco también es una excelente solución para disfrutar de un almuerzo rico, sano y refrescante.

4. Frutas enteras

Más allá de la recomendación universal de consumir 3 piezas de fruta al día, en verano la ingesta e frutas aporta agua, contribuye a la hidratación y a disminuir la temperatura corporal.

Las frutas que contienen más agua son el melón, la sandía. Son muy fáciles de digerir y se pueden combinar para tener un postre excelente.

Además algunas frutas enteras como la manzana, la pera o el melocotón se pueden llevar  fuera de casa con facilidad. También puedes preparar una macedonia, pero no le agregues azúcar.

5. Sorbetes de frutas

alimentos que bajan la temperatura

Los sorbetes de frutas y los helados cremosos son un alimento muy apetecible durante el verano, sobre todo en un paseo al aire libre o en una jornada de playa.

En un primer momento todo puede parecernos refrescante pero en este caso solo los primeros pueden considerarse alimentos válidos para bajar la temperatura corporal.

El motivo es que los helados cremosos contienen más grasas, un macronutriente que requiere más tiempo de digestión. Y durante este proceso el cuerpo puede calentarse más.

Para obtener una versión saludable a la par que refrescante, te aconsejamos preparar tus propios helados de frutas trituradas, sin añadir ningún tipo de azúcar.

6. Verduras de hoja verde

Igual que las frutas, las verduras de hoja verde contienen una gran cantidad de agua en su composición. Así que el verano es un momento perfecto para darles salida ya sean salteadas, en tortillas o ensaladas.

Asimismo para preparar sándwiches para llevar o bien tostadas para un aperitivo o comida informal, también ser pueden elegir este tipo de vegetales.

Son una mejor opción frente a los quesos curados o el embutido, que al contener más grasas pueden elevar la temperatura corporal. Además es un motivo perfecto para aprovechar y comer más verduras. 

7. Alimentos picantes

Muchas personas pueden sentir un poco de rechazo al pensar en un condimento o una receta bien picante para un caluroso día de verano. Sin embargo no hay nada mejor para refrescar el cuerpo y sobrellevar un poco mejor el calor.

Una comida picante produce una reacción de calor en un primer momento. El organismo reacciona aumentando la sudoración, lo que comporta una bajada de la temperatura inmediata.

8. Bebidas calientes

El mecanismo de acción de las bebidas como el té y el café calientes es el mismo que en el caso de los picantes. Su ingesta provoca una reacción de calor y sudoración que acaban ayudando a refrescar el cuerpo.

La tradición de beber té caliente todo el año en países cálidos como Marruecos o la India así lo confirma. Pero también se ha podido comprobar el efecto en estudios como este publicado en la revista Acta Physiologica.

9. Agua

La hidratación es un factor clave para mantener una correcta temperatura corporal y ayudar al organismo a refrescarse cuando las condiciones externas son desfavorables (altas temperaturas y ambiente húmedo).

Para lograrlo el agua debe ser la bebida de preferencia, aunque también podemos ayudarnos con algún jugo de frutas, caldos, cremas frías de verduras o frutas enteras.

El alcohol o las bebidas energéticas aunque se consuman fríos, no ayudan a bajar la temperatura corporal. 

Más allá de los alimentos que bajan la temperatura: qué más podemos hacer

El organismo humano necesita mantener algunos marcadores en equilibrio, y uno de ellos es la temperatura corporal. Se considera normal cuando está alrededor del los 37 grados centígrados, pero puede variar a lo largo del día y en cada individuo.

Las causas de una temperatura elevada pueden ser variadas y entre ellas se encuentran las altas temperaturas y la humedad, sobre todo en exposiciones prolongadas o repentinas.

Para ayudar al cuerpo a regularse y bajar la temperatura (o evitar que esta suba demasiado) se pueden poner en práctica una serie de consejos.

  • Buscar ambientes con un aire más fresco. Aunque a algunas personas les puede molestar o prefieren los ventiladores, el aire acondicionado es preferible durante los períodos de calor más fuertes o prolongados.
  • Aplicar un baño de agua fría en los pies, nadar en el mar o la piscina o tomar una ducha de agua tibia.
  • Prevenir las quemaduras solares ya que afectan la capacidad que tiene el cuerpo para refrescarse. No hay que olvidar los sombreros anchos, las gafas de sol y la crema protectora.
  • Evitar o reducir la actividad al máximo sobre todo en los momentos más cálidos del día o durante las olas de calor.
  • Si se viaja a un país con un clima más cálido del habitual, hay que darle un tiempo al cuerpo para aclimatarse.
  • Elegir prendas de ropa con los tejidos adecuados como el algodón o el lino.

Una temperatura elevada puede ser peligrosa

Cuando existe un exceso de calor en el cuerpo puede aparecer lo que se conoce como golpe de calor. Se trata de una de las consecuencias más graves.

Sus síntomas pueden incluir confusión, alteración, irritabilidad, náuseas, vómitos, piel caliente, seca o enrojecida, respiración rápida o ritmo cardíaco acelerado.

Es importante tratarlo cuanto antes ya que de lo contrario puede tener consecuencias graves para la salud. Por este motivo es importante pedir ayuda médica ante la sospecha de que alguien puede estar sufriéndolo.

Ayuda a hacer frente al calor con los alimentos que bajan la temperatura corporal

Como puedes ver, son muchos los alimentos que bajan la temperatura corporal en verano. Elige los que más te gusten y combate el calor de una manera más efectiva.

Te podría interesar...
¿Cuándo se considera grave una temperatura corporal alta?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuándo se considera grave una temperatura corporal alta?

Aprende sobre los mecanismos termorreguladores del cuerpo: cómo regula la temperatura y cuando nos encontramos ante un problema, como fiebre o hipe...



  • Bain A. R, Lesperance N. C, et al. Body heat storage during physical activity is lower with hot fluid ingestion under conditions that permit full evaporation. Acta Physiologica. Octubre 2012. 206 (2): 98-108.
  • Brobek J. Food intake as a mechanism of temperature regulation. Obesity Research. Noviembre 1997. 5 (6).
  • Del Bene V. E. Temperature. In: Walker H. K, Hall W. D, Hurst J. D, editors. Clinical Methods: The history, physical and laboratory examinations. 3rd edition. Boston: Butterworths. 1990. Chapter 218.
  • Federación Española de la Nutrición (FEN). Aceite de oliva.
  • Gottau, G. (2009). ¿Qué son y qué propiedades tienen los taninos? Vitónica.
  • Mayo Clinic. Golpe de calor. Junio 2022.
  • Rojas, P. M. C., & Sasso, L. F. Y. (2005). El pescado blanco. Revista Digital Universitaria.
  • Sawka M. N, Latzka W. A, et al. Hydration effects on temperature regulation. International Journal of Sports Medicine. Junio 1998. 19 (Suppl 2): S108-10.
  • Zamorán, D. (2010). Calidad de la leche. Manual de Procesamiento Lácteo.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.