8 síntomas que te dicen que tu vagina no está saludable

Si presentas cualquier problema o alteración en la vagina, es de vital importancia que acudas al especialista para someterte a un reconocimiento y, así, evitar complicaciones mayores.
8 síntomas que te dicen que tu vagina no está saludable
Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu

Revisado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu el 27 mayo, 2020.

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 13 febrero, 2017

Última actualización: 27 mayo, 2020

¿Tienes comezón en la vagina y al mismo tiempo notas otras molestias? ¿Cómo saber si las molestias son pasajeras o si indican un problema de salud? ¿Cómo saber que tu vagina no está saludable? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que tienen las mujeres cuando su salud vaginal les inquieta.

La vagina y la vulva son órganos extremadamente delicados que, al estar en contacto con varios tipos de bacterias, corren el riesgo de contraer infecciones. Si bien están protegidas de los agentes patógenos por la flora o microbiota vaginal, en ocasiones se presentan algunas alteraciones que facilitan su desarrollo.

¿Sabías que las alteraciones de la flora vaginal, sumadas al ambiente cálido y húmedo de la zona, podrían provocar alteraciones en el pH natural que den lugar al crecimiento excesivo de algunos tipos de levaduras y gérmenes?

Como consecuencia, pueden aparecer algunas reacciones negativas que, aunque suelen curarse con relativa facilidad, resultan, en general, incómodas y pueden llegar a afectar el ámbito sexual.

Por todo lo anterior, a continuación te compartimos los 8 síntomas principales que indican que tu vagina no está saludable para que sepas cuándo es momento de ir al ginecólogo.

Síntomas que señalan que la vagina no está saludable

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos señala que los problemas vaginales son la primera causa de consulta con el ginecólogo. A continuación, mencionaremos los principales.

1. Sequedad vaginal

La irritación o sequedad vaginal es un síntoma que se puede presentar cuando hay algún tipo de desbalance hormonal, es decir cuando, por algún motivo, los estrógenos disminuyen. Cuando esto sucede, los tejidos de la vagina no pueden mantenerse lubricados y puede aparecer la inflamación.

Los expertos de MedlinePlus explican que las causas de la resequedad se asocian a la menopausia, el estrés o la depresión grave, los medicamentos para tratar el cáncer, la endometriosis o la infertilidad, la radioterapia, la quimioterapia, el tabaquismo y la lactancia, entre otros.

Quienes padecen esta molestia suelen ser más susceptibles a las infecciones, dado que al estar alterada la flora de la vagina, la misma no cuenta con suficientes bacterias saludables para combatir los microorganismos.

Por otra parte, la falta de lubricación vaginal podría afectar de forma directa la vida sexual, ya que las paredes vaginales se irritarían y se haría presente el dolor durante el coito.

2. Síntomas de que la vagina no está saludable: malos olores

La vagina tiene un olor característico que no representa ningún problema de salud o alteración. No obstante, cuando este es demasiado fuerte o presenta una similitud con el olor a pescado, podría estarse desarrollando algún tipo de infección bacteriana o por levaduras.

La causa más común de este incómodo síntoma es la vaginosis bacteriana, causada por la sobreproducción de bacterias, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En cualquier caso, lo mejor es solicitar ayuda médica para descartar problemas de mayor cuidado. Por lo general, la problemática se resuelve con la aplicación de tratamientos de uso tópico, el consumo de probióticos y algunos antibióticos.

3. Picor y sensación de ardor

Uno de los problemas más habituales en las mujeres es la candidiasis vaginal, una infección que aparece cuando la Candida que habita de manera normal en el cuerpo, por algún motivo, se reproduce de manera excesiva.

Entre sus principales síntomas se encuentra, justamente, una molesta sensación de picor y ardor que puede resultar desesperante. En el artículo sobre la Candidiasis vaginal de la Office on Women’s Health se menciona que la picazón suele presentarse junto con un flujo vaginal denso, mal olor, enrojecimiento, dolor e inflamación.

4. Alteraciones en el flujo vaginal

Cuando es saludable, el flujo vaginal de una mujer suele ser transparente, con una textura que varía según el momento del ciclo menstrual y un olor casi imperceptible. Presentar una coloración amarilla, marrón o verdosa en el mismo indica de forma contundente la presencia de algún tipo de infección.

Habitualmente, la vulvovaginitis suele ser la causante de este síntoma y se relaciona, principalmente, con un crecimiento excesivo de Candida en el organismo.

Sin embargo, las diferentes investigaciones han concluido que, también, podría producirse por el uso de ropa muy ajustada, ciertos espermicidas y jabones, y determinadas afecciones dermatológicas.

5. Ardor al orinar

Higiene después del sexo: puntos claves

El ardor al orinar es una señal común de las infecciones que tienen lugar en la vagina y el tracto urinario. La Clínica Universidad de Navarra analiza en su artículo Cistitis aborda sus síntomas.

Entre ellos, el más común es la incomodidad durante la micción. Dicha molestia podría alertar del crecimiento excesivo de bacterias dañinas tanto en la vagina como en la vejiga.

6. Ampollas dolorosas, otro síntoma de que la vagina no está saludable

La presencia de ampollas en la zona íntima no es muy habitual, pero puede llegar a producirse en caso de herpes, una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Este síntoma requiere de atención ginecológica para mejorar los síntomas y disminuir la duración de los brotes. Cabe destacar que el herpes genital no tiene cura, como bien apunta el CDC en su hoja informativa sobre esta enfermedad.

7. Sangrados irregulares

JoAnn Pinkerton, MD, University of Virginia Health System, sostiene que el sangrado anormal se ocasiona de manera más habitual al inicio y al final de la edad fértil.

Como norma general, los sangrados irregulares suelen producirse por un desajuste hormonal y, la mayor parte de las veces, no se deben a algo grave. De hecho, pueden ser el resultado de demasiado estrés o los cambios relacionados con el uso de anticonceptivos orales.

Pese a esto, es mejor analizarlos, en especial cuando son recurrentes, ya que también pueden indicar la presencia de cáncer de la vagina o de la vulva. Si padeces de sangrados anormales para ti, por favor, visita a tu médico.

8. Dolor durante el coito

Coas que no hacer antes del sexo.

La sensación de dolor e incomodidad al mantener relaciones sexuales puede tener su origen en una infección vaginal, lesiones en los músculos de la vagina o el crecimiento anormal de células en el cérvix.

Por otra parte, cabe señalar que puede ser normal cuando no hay suficiente excitación y lubricación durante el acto sexual pero cuando se vuelve recurrente, este síntoma debe ser analizado por un especialista.

¿Crees que tu vagina no está saludable?

Cuando aparecen estos síntomas y se mantienen durante varios días, es decir cuando no se trata de una molestia pasajera, es imperioso tomar cartas en el asunto.

Si te has sentido identificada con los síntomas de este artículo, consulta al ginecólogo para determinar a qué se deben. Mantener una buena higiene y practicar hábitos de vida saludables es determinante para evitar el desarrollo de infecciones y enfermedades.

Te podría interesar...
¿Qué hacer y qué no hacer en tu higiene íntima?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué hacer y qué no hacer en tu higiene íntima?

Una buena higiene íntima es la mejor manera de prevenir el mal olor, el ardor y la picazón. En este artículo te contamos cómo cuidar tu zona íntima...