9 tips para no dormirse conduciendo

Una buena ventilación y mantener una temperatura adecuada es uno de los factores claves para no dormirse conduciendo, ya que el calor excesivo puede aumentar el cansancio.
9 tips para no dormirse conduciendo

Escrito por Francisco María García, 27 Enero, 2018

Última actualización: 04 Abril, 2021

Dormirse conduciendo puede ser mortal. Viajar en coche de una ciudad a otra puede ahorrarnos el coste de un billete de avión, pero debemos estar preparados al cansancio frente al volante.

Es necesario prepararnos, limitar elementos que nos den somnolencia en la carretera y mantenernos prevenidos. Estos son algunos consejos que se deben tener en cuenta para no dormirse conduciendo:

1. Un largo descanso previo para no dormirse conduciendo

Si pensamos recorrer largas distancias, una excelente recomendación es realizar un largo descanso de, al menos, 7 horas previo al recorrido. Dormir bien nos ayudará a permanecer alerta durante las siguientes horas.

Está comprobado que las personas que duermen poco durante la noche tienen el triple de posibilidades de desarrollar falta de concentración al día siguiente, tal y como indica la Comisión de Mobilidad y Transporte de la Unión Europea. Así, bajo un estado de cansancio, nuestra capacidad de maniobrar y responder puede verse afectada en la carretera.

2. Comer ligero durante el viaje

Comer mientras se conduce

Los conductores que emprenden largos viajes y hacen comidas pesadas a mitad de camino son más propensos a quedarse dormidos incluso durante el día.

Comer carnes rojas y carbohidratos complejos en grandes cantidades motivará a una digestión más pesada. Así, es más probable que esto nos induzca el sueño.

El problema es que el proceso digestivo requerirá de una mayor cantidad de energía y habrá tendencia a la somnolencia. Un almuerzo balanceado podría salvar nuestra vida.

3. La necesidad de hacer un buen desayuno

La primera comida del día es energética y nos ofrece el impulso necesario para mantener en pleno nuestras facultades psicológicas y físicas.

Así, una comida llena de proteínas, carbohidratos y minerales nos mantendrá alerta durante la primera mitad de la jornada.

4. Buena ventilación

Ventilar coche

 

Conducir sin aire acondicionado o con calor limita la cantidad de oxígeno y esto contribuirá a que sintamos la necesidad de dormir.

Por otra parte, una sensación térmica templada nos ayudará a mantenernos en estado de alerta. Así, es vital eliminar todos los factores externos que puedan causar agotamiento o adormecimiento.

Añadido a esto, exponernos a calores intensos puede ocasionar:

  • Modificaciones en nuestra tensión.
  • Mareos.
  • Náuseas.
  • Cuadros clínicos complicados.

Todos estos factores pueden aumentar la probabilidad de perder el control cuando manejamos el coche.

5. Paradas de descanso

Mantener la vista fija por mucho tiempo genera un gasto de energía y cansancio natural. Así, una buena forma de evitarlo es realizar pequeñas paradas para bajar el estrés y respirar un poco de aire fresco.

Hoy en día se conoce que tomar descansos regulares incrementa nuestra atención y actividad cerebral. Un paréntesis de 10 o 15 minutos cada dos horas de conducción despejará la vista, y favorecerá así una mejor respuesta a nivel de reflejos.

6. Ir a velocidad moderada

Velocidad moderada

Conducir a altas velocidades nos obliga a esquivar otros vehículos y mantenernos alerta. Esto agudiza nuestros sentidos y las manifestaciones de cansancio se harán presente con mayor rapidez. Así pues, es mejor ir a una velocidad moderada para exigirnos menos.

7. Evitar conducir de 2 a 5 de la mañana para no dormirse conduciendo

El cuerpo humano siente un sueño más intenso entre las 2 y las 5 de la mañana. Y es que nuestro organismo está acostumbrado a entrar a fases de relajación intensas durante estas horas.

En este periodo ocurre la etapa del sueño REM, o de onda profunda. En esa franja horaria nuestro sistema nervioso tiende a relajarse, aumentando así el nivel de riesgo frente al volante.

8. El alcohol podría adormecernos

Absorción del alcohol

Ya conocemos de sobra las razones por las cuales no podemos conducir bajo los efectos del alcohol. Además, el alcohol en bajas cantidades tiene efectos sedantes e inhibitorios en el organismo. Por eso es bastante habitual sentir algo de sueño después de tomarlo.

Licores como la cerveza inciden en la GABA, una sustancia neurotransmisora que contribuye a la regulación de los estados de ansiedad. El resultado: pérdida del estado de alerta necesario cuando conducimos por la carretera. Por otro lado, el consumo de antidepresivos, pastillas para dormir y antialérgicos será igual de perjudicial.

Así, todavía será más peligroso si se da una combinación del alcohol con alguno de estos fármacos. Según Gerhard Heinze, jefe de la División de Investigaciones Clínicas del Instituo Mexicano de Psiquiatría, cuando el alcohol se combina con analgésicos, tranquilizantes e hipnóticos, hay un sinergismo de los efectos depresores y, por tanto, disminuye la habilidad motora.

9. Llevar un buen copiloto para no dormirse conduciendo

Mantenernos despiertos será sencillo si incorporamos en nuestro viaje a un copiloto conversador que nos acompañe. Sobre todo, en caso de conducir a altas horas de la noche.

Nuestro acompañante puede avisarnos sobre cualquier incidencia vial, alertarnos si comenzamos a notar el sueño e incluso turnarse para conducir.

Es importante que la persona que tenemos al lado no se duerma. De lo contrario, las probabilidades de sentir sueño se incrementarán en el conductor.

¿Tomas en cuenta estas recomendaciones para no dormirte mientras conduces? Te invitamos a llevarlas a cabo y proteger así tu vida y la de los demás en la medida de lo posible. ¡Sé responsable en la carretera!

Te podría interesar...
¿Por qué las personas son agresivas a la hora de conducir?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Por qué las personas son agresivas a la hora de conducir?

¿Por qué las personas son agresivas al conducir? En este artículo respondemos a esta pregunta y te damos algunos consejos para evitarlo.



  • Martín, A. V. (2014). Farmacología y toxicología del alcohol etílico, o etanol. Anales de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid, (51), 241-248.
  • MARTIN, G. H. (2019). Los efectos del alcohol y sus interacciones con los fármacos.
  • Philip, P., Sagaspe, P., Moore, N., Taillard, J., Charles, A., Guilleminault, C., & Bioulac, B. (2005). Fatigue, sleep restriction and driving performance. Accident Analysis & Prevention, 37(3), 473-478.
  • Fatigue and crash risk - Mobility and transport - European Commission. (2021). Retrieved 4 April 2021, from https://ec.europa.eu/transport/road_safety/specialist/knowledge/fatique/fatigue_and_road_crashes/fatigue_and_crash_risk_en
  • Rosales Mayor, E., Egoavil Rojas, M. T., Durand Vila, I. S., Montes Ccaccro, N. E., Flores Herrera, R. E., Rivera García, S. L., ... & Rey de Castro Mujica, J. (2009). Accidentes de carretera y su relación con cansancio y somnolencia en conductores de ómnibus. Revista Médica Herediana, 20(2), 48-59.