Admirar a los demás te permitirá aprender

Raquel Lemos Rodríguez·
25 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Angela María Rey al
25 Enero, 2021
Cuando se admira a una persona, se sienten tanto emociones de devoción tanto como de atracción. En ocasiones, se llega a la perplejidad, al reconocimiento de cualidades que a veces pueden estar magnificadas.

Admirar a alguien es un gesto que resulta muy positivo en la vida. Permite aprender, reaprender y mejorar, pero sin perder la propia esencia. ¿Alguna vez lo has hecho? ¿Recuerdas todas las sensaciones positivas que tuviste? ¿Te gustaría indagar más al respecto? En ese caso, sigue leyendo todo lo que vamos a comentarte.

Preguntarse a quién se admira es algo muy importante, pero ¿qué es la admitación?

La admiración viene a ser una valoración muy positiva de alguien. Por ello mismo, hace sentir una consideración especial hacia alguien a quien no necesariamente se tiene que conocer (como puede ser el autor de un libro, un actor u otro personaje público). Aunque, por supuesto, siempre es posible admirar a alguien que sí se conoce: un familiar, amigo, compañero de trabajo, etc.

Cuando se admira a una persona, se siente una especie de atracción sana hacia ella. Esto es porque esa persona inspira en muchos sentidos. Tiene cualidades (que pueden estar magnificadas o no) que resultan asombrosas y, por ello mismo, maravillosas.

La contrapartida de la admiración viene a ser la envidia. Esta, en vez de generar, ideas, pensamientos y acciones positivas, conduce a un comportamiento negativo. No se toma ejemplo de esa persona que tiene una o varias cualidades extraordinarias, sino que se desea que esa persona deje de tenerlas o falle de alguna manera para que no siga siendo motivo de interés. Asimismo, se quiere obtener eso que la otra persona ya tiene.

Admirar a alguien supone aprovechar lo positivo -a modo de ejemplo-, moldearlo de acuerdo a uno mismo, y -de una forma u otra- desear que esa persona siga siendo una fuente de inspiración (tanto para ella como para otros), pues se le reconoce como una buena influencia. No se contempla su perjuicio.

Descubre: Los celos y la envidia afectan a la salud

Admirar: una escalera hacia la motivación

Hay niños que, cuando crecen, buscan seguir los pasos de sus progenitores. Porque les gusta lo que hacen, porque aprecian su esfuerzo, lo felices que son, lo dichosos que se sienten.

Por eso, admirar a los padres puede ser un buen comienzo de esta increíble acción. Porque admirar a los demás no hace sentirse inferior, sino que permite ver con curiosidad los pasos seguidos por otros. De este modo se puede aprender y mejorar las propias cualidades.

Paso a paso, lentamente, se puede conseguir estar donde se encuentra esa persona que admirada. Siendo consciente de las propias limitaciones, pero también de las fortalezas. La admiración es fácilmente convertible en una motivación que puede impulsar a la persona a luchar.

El camino hacia los propios objetivos no siempre puede resultar fácil. Hay que luchar y esforzarse. Hay que llorar, caer y después levantarse. Muchas veces todo aquello que cuesta es lo que finalmente vale la pena.

Por eso admirar a alguien puede resultar de ayuda. Convertirse en una motivación. Especialmente porque te sentirás comprendido. Pues esa persona que admiras también pasó situaciones semejantes y es capaz de dar consejo y apoyo al respecto.

Lee: “Ahora somos iguales”. Un padre se tatúa la cicatriz de su hijo, operado de cáncer

Rodéate de personas a las que admires

Amigas sonriendo

Ahora, piensa un momento en las personas que tienes a tu alrededor. ¿Las admiras? Si no es así, es muy importante que empieces a rodearte de personas en las que puedas encontrar una fuente de inspiración y crecimiento personal.

Personas a las que admires ya sea por su seguridad, constancia, fuerza de voluntad o entusiasmo. Personas que saben reconocer sus errores y, aún mejor, aprender de ellos, trabajadoras, luchadoras, con sueños e ilusiones. Almas con buenos sentimientos, que saben vivir sin dañar a otros, que son auténticas, que saben escuchar y comunicar con asertividad.

Pasa tiempo de calidad con quienes consideres que son un buen ejemplo a seguir. Ya sean amigos, familiares o conocidos. Escúchalos, presta atención a su historia y su manera de desenvolverse, no te quedes en lo superficial.

Estas personas no solo te ofrecerán una fuente de inspiración sino también diversas maneras de ejercitar el pensamiento crítico. ¡Y no te olvides de aportarles algo tú también! Una palabra, un gesto sincero, o simplemente tu compañía muchas veces pueden significar mucho.

Lee: Quiero en mi vida personas que sumen, no personas que resten

Recuerda: admirar no es lo mismo que idealizar o envidiar

Se debe tener en cuenta que la admiración no es lo mismo que la idealización. Esto es su octava narcisista y sometida por tanto a la imagen irreal de algo o alguien. El narcisismo incluye una idea de grandiosidad que puede encontrarse alejada de la realidad.

De hecho, esta idea puede ser proyectada en otros objetos o personas como una prolongación del propio yo. Por supuesto, en la mayoría de los casos, de forma equivocada. 

Pero esta idealización no suele tener en cuenta a las demás personas. De modo que se gasta innecesariamente muy pronto y da lugar a su opuesto, la devaluación. Esto es una envidia narcisista que puede resultar patológica.

  • van de Ven, N., Zeelenberg, M., & Pieters, R. (2011). Why envy outperforms admiration. Personality and Social Psychology Bulletin. https://doi.org/10.1177/0146167211400421
  • Back, M. D., Küfner, A. C. P., Dufner, M., Gerlach, T. M., Rauthmann, J. F., & Denissen, J. J. A. (2013). Narcissistic admiration and rivalry: Disentangling the bright and dark sides of narcissism. Journal of Personality and Social Psychology. https://doi.org/10.1037/a0034431
  • Jacobs, P. (2011). Where have all the flowers gone? Landscape and Urban Planning. https://doi.org/10.1016/j.landurbplan.2011.01.021
  • van de Ven, N. (2017). Envy and admiration: emotion and motivation following upward social comparison. Cognition and Emotion. https://doi.org/10.1080/02699931.2015.1087972