Anímate a hacer esta receta de huevos de chocolate en casa

Te vamos a mostrar cómo tienes que proceder para preparar en casa unos excelentes huevos de chocolate que puedes consumir en Pascua o durante cualquier época del año.
Anímate a hacer esta receta de huevos de chocolate en casa
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 02 julio, 2022

Los huevos de chocolate son deliciosos. Se trata de una de las preparaciones más típicas de la Pascua. Aunque no son ideales para consumir a diario, por su alto contenido en azúcar, no pasará nada por incluirlos en la pauta de manera puntual.

Ahora bien, lo mejor es prepararlos de manera casera. Así, se controlan los ingredientes utilizados y se puede conseguir un resultado con mejor sabor final.

¿Cómo preparar los huevos de chocolate en casa?

Durante la Semana Santa y la Pascua, suele ser tradición elaborar diferentes tipos de recetas de repostería como los huevos de chocolate.

Estos postres pueden comerse sin problema siempre y cuando se promocionen otros buenos hábitos, aunque conviene priorizar los de preparación casera antes que los industriales.

Lo mejor es usar un chocolate de repostería que tenga, al menos, 50-55 % de cacao. Ahora bien, si te gustan las variedades con mayor contenido en cacao, también podrían emplearse sin mayor problema. Eso sí, como máximo hay que usar uno con 85 % de cacao, ya que de lo contrario los huevos podrían quedar demasiado secos y con un punto excesivamente amargo.

¿Por qué es bueno tomar chocolate caliente después de entrenar?
Escoge un chocolate con un máximo de 85 % de cacao para lograr una buena textura para los huevos de chocolate.


Ingredientes

Si quieres preparar unos exquisitos huevos de chocolate, vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Chocolate de repostería con 50-55 % de cacao
  • Moldes en forma de huevo y un pincel de cocina
  • Frutos secos para el relleno

Paso a paso

  1. Derrite el chocolate con cuidado, para que el resultado final sea bueno. Lo mejor es hacerlo poco a poco al baño María, aunque también cabe la opción de utilizar el microondas. En este caso, coloca el propio chocolate en un recipiente de cristal y dale pequeños golpes de calor, sacando el recipiente cada pocos segundos para remover y, así, evitar que se queme.
  2. Para conseguir el mejor de los resultados, lo mejor es comenzar picando el chocolate en un cazo para después colocar el mismo al baño María. El agua no debería superar nunca la temperatura de 60 grados centígrados. Asimismo, conviene remover el chocolate poco a poco con una espátula de cocina. Después, habrá que utilizarlo inmediatamente, ya que pronto se endurecerá.
  3. Una vez que el chocolate esté listo, coge los moldes con forma de huevo y pincela el interior de los mismos con chocolate.
  4. Cuando la primera capa se endurezca, vuelve a proceder del mismo modo para generar otra capa por encima. El objetivo es lograr un resultado final grueso que no se rompa fácilmente.
  5. Cuando los huevos de chocolate ya tienen la forma y el espesor correctos, introdúcelos en la nevera durante al menos un par de horas para conseguir que se enfríen bien y que quede una textura óptima.
  6. Pasado el tiempo, desmolda los huevos y quedará una capa de chocolate entera y brillante.
  7. Une las dos partes que conforman la estructura. Para ello, pinta con un poco de chocolate atemperado por el borde y pega ambas piezas. También, puedes colocar un fruto seco en el interior.

Beneficios del chocolate

La inclusión del chocolate en el contexto de una dieta variada y equilibrada puede generar una serie de efectos positivos sobre la salud. El cacao ha demostrado ayudar a controlar ciertos parámetros, como la presión arterial. Su consumo de manera regular podría resultar protector para el sistema cardiovascular. Esto se debe, en gran parte, a la cantidad de fitoquímicos que concentra en su interior.

Por otra parte, los antioxidantes que contiene son capaces de neutralizar la formación de los radicales libres, evitando su posterior acumulación en los tejidos del organismo. Este mecanismo se relaciona con un menor riesgo de desarrollar patologías crónicas y complejas en un futuro, según un estudio publicado en la revista European Journal of Medicinal Chemistry.

Para terminar, hay que destacar la presencia de ácidos grasos de calidad en el cacao. Estos elementos ayudan a controlar la inflamación, siempre y cuando sean de tipo cis. Así lo evidencia una investigación publicada en Biochemical Society Transactions. Es importante, eso sí, evitar que estos lípidos se sometan a temperaturas excesivas para impedir que se transformen en tipo trans.


También te puede interesar Receta de leche de avellanas con chocolate


Prepara huevos de chocolate en casa

Como has visto, es sencillo preparar huevos de chocolate en casa. Solo deberás disponer de un producto de calidad y de algo de paciencia para no apresurarte y conseguir un acabado perfecto.

De este modo, elaborarás un postre para disfrutar durante el periodo de Pascua, de mucha mayor calidad que aquellos huevos y figuras de tipo industrial que se comercializan en supermercados.

Te podría interesar...
Receta de natillas de chocolate y avellanas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Receta de natillas de chocolate y avellanas

Es sencillo preparar unas exquisitas natillas de chocolate con frutos secos para consumir de forma ocasional.