Apariencia física: ¿barrera para encontrar una pareja?

12 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Algunos dicen que los más lindos tienen mayores posibilidades de conseguir pareja, aunque otros aseguran que no es así. Te contamos la verdad sobre la importancia de la apariencia física en el terreno del amor.

La apariencia física en ocasiones se presenta como la imagen que se le atribuye al hombre o a la mujer ideal. Tal descripción a menudo está delimitada por los cánones de belleza culturales o sociales de cada época.

Incluso se da la circunstancia de que algunas celebridades lleguen a marcar tendencia en ciertos momentos de auge. Así, hay quienes comienzan a imitar el peinado o el estilo de ropa de aquel cantante o actor que tanto les gusta.

Al hilo de todo esto, no faltan las preguntas en cuanto a la importancia del aspecto físico a la hora de buscar pareja. ¿Es esta una condición determinante? ¿De qué manera llega a influir en las relaciones interpersonales?

Si te interesa este tema y te has hecho alguna de estas preguntas, sigue leyendo. A continuación, te compartiremos algunas reflexiones al respecto.

¿La apariencia física es en realidad una barrera para encontrar pareja?

La ley de espejo permite hacer un ejercicio de instrospección.

En un primer encuentro la apariencia física es uno de los detalles que a menudo llama la atención. Parece que una persona que nos resulte bella generará con mayor facilidad la atracción. Esto ha dado lugar a la idea de que los más lindos tienen más suerte en el amor.

Sin embargo, si nos fijamos en las parejas duraderas, descubriremos que un buen físico por sí solo es insuficiente para sostener una relación. Además, tampoco existe una definición específica de lo que es bonito o feo. En realidad, depende de la óptica de cada uno.

Ojos negros o azules, altos o bajos, con mayor o menor peso, rubios o morenos… todos son guapos para alguien más. ¿Cuál es el problema, entonces? ¿En qué punto surgen las limitaciones? Veámoslo más despacio en las siguientes secciones.

1. La insatisfacción con el propio cuerpo

La inseguridad que deviene de los prejuicios o los complejos dificulta en gran medida que alguien maneje un concepto positivo de sí mismo. Esta autopercepción a veces se traduce en frases como: “me desagrada el cuerpo que tengo; a nadie le gustaré así; ¿cómo voy a enamorar a otro con estas pintas?”, etc.

Pero tales apreciaciones, lejos de favorecer interacciones agradables, acaban suponiendo una clara interferencia en las relaciones interpersonales. Así ocurre que aquellos con una pobre imagen corporal tienden a ocultarse, a disimular la propia figura con prensas oscuras o, incluso, a evitar el sexo si este implica desnudarse.

Mujer triste y pensativa

Ahora bien, lo que en estos casos está actuando como un verdadero impedimento no es la apariencia física sí misma. Lo que provoca la distancia es la actitud con la que estas personas se muestran en los encuentros sociales.

Es decir, más que el aspecto, es la falta de confianza que manifiestan lo que les frena, lo que representa un bache para que otros se acerquen. De hecho, estudios como el realizado por el Departamento de Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) encuentran evidencia en este sentido.

Descubre: Cómo eliminar los complejos que nos hacen sufrir

2. El miedo a estar con personas “bellas”

Por otra parte, también puede darse la situación de experimentar miedo o intranquilidad al relacionarse con personas a las que se considera casi “perfectas” desde un punto de vista físico. Este tipo de incertidumbre se asocia sobre todo a sentimientos de inferioridad al compararse con ese estándar.

A su vez, asimismo puede estar presente la falsa conclusión de que esa pareja nos abandonará con bastante facilidad si tiene la oportunidad. De nuevo esta clase de valoraciones responden a un autoconcepto negativo de uno mismo y con cierta probabilidad a una baja autoestima también.

Dadas estas condiciones, la atención psicológica llega a constituir una fuente ineludible de apoyo. Si el malestar es persistente y ocasiona una notable interferencia en las actividades cotidianas, es importante buscar ayuda profesional.

Descubre el secreto: Imagen corporal y presión social, ¿cómo mantener nuestra autoestima?

¿Es entonces la apariencia física un determinante para tener pareja?

Como vemos, en realidad las limitaciones tienen más que ver con lo que uno piensa que con lo que otros opinen. Lo que enamora es la actitud que mostramos.

Uno es bello para los demás cuando irradia luz, cercanía y confianza en sí mismo. De nada sirve tener el cuerpo soñado o la cara perfecta si luego no ‘conectamos’ con aquel que tenemos al lado.

  • Pujols, Y., Seal, B. N., & Meston, C. M. (2010). The association between sexual satisfaction and body image in women. The Journal of Sexual Medicine7(2 Pt 2), 905–916. https://doi.org/10.1111/j.1743-6109.2009.01604.x
  • Spreckelsen, P. V., Glashouwer, K. A., Bennik, E. C., Wessel, I., & de Jong, P. J. (2018). Negative body image: Relationships with heightened disgust propensity, disgust sensitivity and self-directed disgust. PloS One13(6), e0198532. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0198532
  • van den Brink, F., Smeets, M. A., Hessen, D. J., & Woertman, L. (2016). Positive Body Image and Sexual Functioning in Dutch Female University Students: The Role of Adult Romantic Attachment. Archives of Sexual Behavior45(5), 1217–1226. https://doi.org/10.1007/s10508-015-0511-7