Bacterias benéficas: ¿cuáles son y qué beneficios tienen en nuestro cuerpo?

¿Sabías que existen bacterias benéficas para el organismo? Están presentes en el tracto intestinal, las superficies de los órganos sexuales y otros lugares.
Bacterias benéficas: ¿cuáles son y qué beneficios tienen en nuestro cuerpo?
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 04 febrero, 2021.

Última actualización: 04 febrero, 2021

Estos organismos microscópicos unicelulares, carentes de núcleo, que se multiplican por división sencilla (asexual) o mediante la producción de esporas, pueden ser bacterias patógenas o benéficas para el ser humano. Ambos tipos son capaces de colonizar el organismo a corto o largo plazo.

Tenemos aproximadamente 39 billones de bacterias viviendo en el cuerpo. Esto significa que, por cada célula que nos compone, existen en el interior de un humano un mínimo de 1,3 microorganismos. Estos seres vivos engloban 150 veces más información genética que el propio genoma de nuestra especie.

Con todos estos datos queremos dejar claro que las bacterias colonizan la piel, el tracto digestivo, las vías respiratorias superiores, la vagina, el pene, la boca y otras muchas más cavidades en contacto con el exterior. Esto es algo bueno. Si quieres saberlo todo sobre las bacterias benéficas, continúa leyendo.

Entonces, ¿no todas las bacterias son malas?

Cuando mencionamos el término “bacterias” y “cuerpo humano”, instintivamente pensamos en infecciones y enfermedades. Nada más lejos de la realidad, pues existen millones de microorganismos que viven en nuestro interior sin causarnos ningún tipo de perjuicio (son comensales) o incluso beneficiándonos (simbiontes).

Casi cualquier espacio del cuerpo que está en contacto con el exterior presenta colonias bacterianas. Según el portal Intramed, el número total de estos microorganismos y su material genético se denomina microbioma. Por otro lado, la población microbiana de los distintos ecosistemas del cuerpo se conoce como microbiota.

Todos estos sistemas colonizados engloban la boca, la piel, los órganos sexuales, las vías respiratorias superiores, los ojos y, por supuesto, el aparato digestivo. Por otro lado, cuando las bacterias se infiltran en sistemas cerrados pueden tener efectos devastadores. Este es el caso de la endocarditis (infección del corazón), por ejemplo.

La microbiota intestinal es el ejemplo más claro de un microbioma efectivo, pues según el portal Gut Microbiota for Health, la gran comunidad bacteriana en este sistema engloba como mínimo 1000 tipos de bacterias, las que pesan hasta 2 kilogramos del total de la masa de una persona. Desde luego, concebir la vida tal y cómo es a día de hoy sería imposible sin estos microorganismos.

Microbiota del intestino constituida por bacterias benéficas.
La microbiota intestinal es un ejemplo claro de convivencia entre bacterias y ser humano.

¿Qué beneficios generan estas bacterias de nuestro cuerpo?

Las bacterias benéficas para el ser humano, también conocidas como simbiontes, tienen muchos efectos positivos. Te contamos algunos resumidos en documentos divulgativos, como el presentado por la Sociedad Española Enfermedades Infecciosas y Microbiología (SEIMC).

Metabolismo

Muchos tipos de bacterias intestinales poseen enzimas para metabolizar celulosa, hemicelulosa y pectina en azúcares simples que puedan ser absorbidos por el organismo humano. Esto supone, aproximadamente, el 10 % de la ingesta calórica en una persona adulta.

Otras de estas colonias son capaces de sintetizar vitaminas, como la B12 y la K, que no pueden ser producidas por las células humanas. Gracias a ellas somos capaces de digerir sustancias que de otra forma sería imposible.

Defensa

Tal y como indica el portal Biocodex, la microbiota situada en todas las partes del cuerpo humano tiene una clara función defensiva. Los microorganismos que nos colonizan hacen más difícil que otros patógenos se asienten, pues están ocupando espacios y recursos esenciales para una infección.

Además de esto, otras bacterias tienen una función defensiva activa. Un ejemplo de ello son las del género Lactobacillus, presentes en la vagina. Estas producen ácido láctico, un compuesto que mantiene el pH entre 3,8 y 4,4. Este medio es muy desfavorable para varios agentes patógenos.

Especialización del sistema inmune

La flora intestinal es de los primeros microorganismos con los que entra en contacto un ser humano. Manteniendo las cosas simples, podemos decir que estas bacterias de colonización temprana “enseñan” a los linfocitos qué agentes del medio son beneficiosos y cuáles patógenos. Esto fomenta una especialización del sistema inmune.

Probióticos y bacterias benéficas en la flora intestinal

Quizá hayas oído hablar mucho de los probióticos en los últimos tiempos, pues en las décadas recientes se han descubierto muchos beneficios al respecto. Según la Clínica Mayo, un probiótico es un alimento o suplemento que contiene organismos vivos encargados de mantener o mejorar la microbiota normal.

No hay que confundir este término con el de prebiótico, pues este último hace referencia a alimentos que actúan como promotores del crecimiento de bacterias beneficiosas ya presentes. En general, son ricos en fibra y otros elementos vegetales.

Entre los beneficios de los probióticos en la flora intestinal y el bienestar encontramos los siguientes:

  • Refuerzan la actividad del sistema inmunitario.
  • Desplazan a los microorganismos nocivos y evitan su proliferación.
  • Ayudan a la digestión.
  • Colaboran en la formación de nutrientes esenciales, como la vitamina B12.
  • Estimulan la formación de ácido láctico, lo que disminuye el pH intestinal.
  • Favorecen la absorción de calcio, magnesio y hierro.
  • Reducen los síntomas de ciertas patologías.

Tal y como indica el portal Anales de Pediatría, no nos movemos desde un ámbito teórico. Se ha demostrado que los probióticos son útiles a la hora de tratar la diarrea aguda en niños, la diarrea del viajero en adultos e infecciones por Helicobacter pylori.

Existen alimentos probióticos, como el yogur, el kéfir o el chucrut, presentes en cadenas de alimentación típicas. Estos contienen bacterias vivas beneficiosas para el ser humano.

Yogur con probióticos.
Los alimentos como el yogur o el kéfir son estimulantes naturales para la salud de la microbiota intestinal.

Quizás te pueda interesar: Probióticos para bebés

Las bacterias son benéficas si no pasan a la sangre

Como con todo en esta vida, las bacterias benéficas para el ser humano pueden tener un doble rasero. En personas inmunodeprimidas o ante ciertos trastornos de la motilidad intestinal, por ejemplo, se puede producir sobrecrecimiento bacteriano negativo.

Además, cuando una bacteria (sea buena o mala) entra en el torrente sanguíneo y se multiplica, estamos ante una situación muy peligrosa. En resumen, podemos afirmar que las bacterias son aliadas, siempre y cuando proliferen en los ecosistemas que les correspondan y no crezcan nunca de manera descontrolada.

Te podría interesar...
¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos?

¿Conoces la diferencia entre prebióticos y probióticos? En el siguiente artículo descubrimos qué son y dónde podemos encontrar cada uno de ellos.