12 beneficios de caminar descalzo que desconocías

Los pies tienen muchas terminaciones nerviosas y al caminar descalzos estimulamos nuestros puntos de energía. Si lo hacemos sobre superficies naturales, como la hierba o la arena, además mejoraremos la circulación.
12 beneficios de caminar descalzo que desconocías
Mariel Mendoza

Revisado y aprobado por la médica Mariel Mendoza.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 26 noviembre, 2022

¿Conoces cuáles son los beneficios de caminar descalzo? Si te gusta quitarte los zapatos apenas llegas del trabajo, te pasas el fin de semana en calcetines por tu casa o aprovechas una tarde en el parque para sentir el césped, debes saber que este es un ejercicio más que tonificante para el cuerpo.

Y son diversas sus ventajas, debido a que nuestros pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que el contacto con diferentes superficies puede resultar estimulante y placentero. Así que, sea verano o invierno, ¡quítate los zapatos y descubre los beneficios de caminar descalzo!

¿Dónde, cuánto y cómo caminar descalzos?

Los pies de los seres humanos están diseñados de una manera que les permite caminar sin calzado, sin mayor problema. La mejor prueba es que al inicio de la humanidad todos andábamos así; y aún hoy día muchos grupos humanos lo hacen.

Por ello es que se aconseja ir de vez en cuando al campo o a la playa, para conocer los beneficios de andar descalzos. En tal sentido, lo ideal es caminar en una superficie suave, que absorba el impacto en la mayor medida, como la arena o la grama.

Y si es en un entorno natural, mucho mejor. Pero, si vivimos en la ciudad, y no tenemos un parque cerca o un césped en el jardín, al menos debemos tratar de hacerlo en una alfombra.

Por otra parte, lo recomendable sería andar descalzos una hora por día. O por lo menos estar sin los zapatos mientras estamos sentados trabajando (lo máximo que te permitan tus actividades y obligaciones cotidianas).

También, en esos momentos, podemos aprovechar de descalzarnos y estirar y mover los pies, haciendo punta, encogiéndolos como si fuéramos a cerrarlos, rotándolos hacia adentro y hacia afuera.

En este mismo orden de ideas, un buen ejercicio para fortalecer los pies es andar de puntillas y luego sobre los talones. Y si hacemos algún deporte, podemos probar si se puede practicar descalzos. De hecho, el voleibol de playa se juega así.



Las caminatas de al menos 30 minutos son muy beneficiosas para la salud de las piernas.

12 beneficios de caminar descalzos

Se dice que, además de los pies, son diversas las partes del cuerpo que se benefician al caminar descalzos. Veamos.

1. Mejor distribución del peso sobre el pie

Según los estudios, a partir de los seis centímetros de tacón, el 90 % del peso recae sobre el antepié y los dedos y el restante 10 % en el retropié. En cambio, al andar descalzos, el pie se apoya tanto en el talón como en la punta de los dedos. El impacto del peso del cuerpo está más repartido y evitamos sobrecargas en algunos puntos.

2. Menor esfuerzo al caminar

Cuando se usan tacones, así sea de pocos centímetros, el cambio de posición antes mencionado hace que exista también mayor tensión algunos músculos, por ejemplo en la pantorrilla. Pero, con la pisada descalza, al ser mejor distribuida y más amortiguada, nos esforzamos menos al caminar.

3. Descansamos el pie

No necesitamos recurrir a ninguna investigación para darnos cuenta de que, apenas llegar a la casa y descalzarnos nos ayuda a sentir alivio en los pies, descansando de andar todo el día con zapatos.

4. Dolores de espalda

Según los estudios, el uso de calzado inadecuado, y particularmente tacones, está relacio­nado con ajustes posturales que pueden favorecer la aparición de dolor lumbar. Por tanto, andar descalzos también contribuye a reducir o prevenir los problemas de espalda.

5. Estimula la circulación

De acuerdo con los resultados de una investigación, estar en contacto directo con la tierra, en este caso al ir sin zapatos, mejora la circulación de la sangre, propiciando que se impulse de mejor manera hacia el corazón.

6. Relajación muscular

Si caminamos en la arena fina, estaremos al mismo tiempo masajeando los pies y aliviando la tensión en los músculos, producto de la sobrecarga por el mal calzado, el estar todo el día de pie o sentados.

7. Terapia antiestrés

Caminar sin zapatos es una actividad más que relajante. Nos hace sentirnos libres. De hecho, como normalmente se hace en espacios al aire libre, ayuda a desbloquear las emociones, disminuyendo la ansiedad y el estrés.

8. Mejora la mecánica de la pisada

Si caminamos sin calzado por superficies irregulares, el pie tratará de adaptarse a ese medio, por lo que hará un trabajo diferente al que está acostumbrado dentro del zapato.

9. Reaprendizaje del caminar

Otro de los beneficios de andar descalzos es que desarrollamos mejor la propiocepción con respecto a esa parte del cuerpo. Esto también permite corregir los desequilibrios en los movimientos.

10. Fortalecimiento muscular

Podemos ir fortaleciendo músculos, tendones, articulaciones y huesos de los pies y tobillos. Incluso, da fuerza en los músculos de las caderas y las piernas, mejorando el equilibrio y la forma de andar, más ágilmente.

11. Prevención y control de hongos

Sin zapatos sudamos menos en esa zona, y al no haber tanta humedad, se reduce la posibilidad de desarrollar hongos en los pies. De hecho, una de las recomendaciones que se hace cuando hay este tipo de problemas es andar con calzado abierto.

12. Desempeño deportivo

Si asistimos a un campo de entrenamiento de atletismo, no es extraño que en algunas ocasiones veamos a los deportistas haciendo actividades descalzos, en arena. Esto los ayuda en sus performances, desarrolla mayor conciencia de los movimientos y disminuye la posibilidad de lesiones en ciertos ejercicios.



¿Para quiénes se recomienda caminar descalzo?

Es mejor para los niños aprender a caminar descalzos, antes que con zapatos. Esto desarrollará la conexión neuronal motora, mejorará su percepción del espacio y podrán tener más seguridad.

Asimismo, para los adultos mayores también es bueno, ya que alivia la tensión de estar mucho tiempo sentados, fortalece los músculos y articulaciones y activa la circulación.

Y para los que sufren de retención de líquidos es una excelente manera de ayudarlos a lidiar con este problema, sobre todo porque al caminar sin zapatos no sentirán la presión de los mismos.

pies-en-cesped

Algunas precauciones a tener en cuenta

No es bueno andar descalzos en ciertos lugares públicos. En las instalaciones deportivas como gimnasios, vestuarios o piscinas, usa chanchas para evitar cualquier infección o el contagio de hongos, como el pie de atleta o tinea pedis.

Si se camina descalzo por superficies inclinadas, siempre hay que hacerlo con mucho cuidado, para evitar las sobrecargas musculares y articulares, sobre todo en las rodillas, la cadera, la columna.

Si hace frío, unos calcetines pueden ayudar, aunque es más recomendable andar sin nada que nos pueda presionar o impedir que los dedos o tobillos se muevan libremente; al menos una alfombra puede ayudar.

En personas con diabetes, conviene andar con precaución, caminando en superficies seguras y muy limpias, ya que una herida podría resultar bastante perjudicial. De hecho, quienes sufren de pie diabético es preferible que se abstengan de esta práctica.

Esta misma precaución se hace extensiva a todas las personas, ya que al estar descalzos, si los pies se ensucian y nos hacemos un corte o rasguño, se puede contraer fácilmente una infección.

Te podría interesar...
¿Cuáles son los beneficios de caminar descalzo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son los beneficios de caminar descalzo?

En este artículo te contaremos si es bueno caminar descalzo tanto para los músculos como para la piel, las articulaciones e incluso la mente.



  • Neyra-Arisméndiz L, Solís-Villanueva J, Castillo-Sayán O, García-Ramo F. Pie diabético. Revista de la Sociedad Peruana de Medicina Interna. 2019; 25(2): 76-88. https://doi.org/10.36393/spmi.v25i2.346
  • Pérez de Inestrosa B, Vallecillos Pérez M, Torres A, Molina Pérez-Aradros M. Tiña pedis. fml. 2013; 17(8): 2p.
  • Poblete Segú M. El Caminar Descalzo. Infancia, trabajo infantil y memoria en adultos mayores de las actuales comunas de Máfil y Los Lagos. Valdivia: Universidad Austral de Chile, 2015.
  • Puig L, Villarasa E. Tiña interdigital de los pies (pie de atleta): su diagnóstico y últimos avances en su tratamiento. Madrid: Sanidad y Ediciones, 2008.
  • Hidalgo Ruiz S, Alonso Tajes F, Rosende Bautista C, et al. Estudio de la altura recomendada del tacón. El Peu. 2005; 25(2):73-78.
  • Gale L, Vedhara K, Searle A, Kemple T, Campbell R. Patients’ perspectives on foot complications in type 2 diabetes: a qualitative study. Br J Gen Pract 2008. DOI: 10.3399/bjgp08X319657
  • De Regil-González P, Zuriel Santiago-Galindo P, Nava-Bringas T. Alteraciones posturales de la columna vertebral asociadas al uso de tacones. An Med (Mex). 2020; 65(1): 35 – 40.
  • Chevalier G, Melvin G, Barsotti T. One-Hour Contact with the Earth’s Surface (Grounding) Improves Inflammation and Blood Flow—A Randomized, Double-Blind, Pilot Study. Health. 2015; 7: 1022-1059. doi: 10.4236/health.2015.78119.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.