3 beneficios del vinagre balsámico para la salud

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Quizá aún no conozcas los beneficios del consumo de vinagre balsámico de forma regular. Te los vamos a contar para que comiences a aprovecharlos, incluyendo este alimento en tus platos.

El vinagre balsámico es un ingrediente capaz de reportar beneficios para la salud humana. Se utiliza para aliñar ensaladas o para condimentar platos, aunque muchas veces se desprecian sus propiedades nutricionales.

El desconocimiento sobre sus potencialidades no quiere decir que no cuente con nutrientes esenciales en su composición. Si bien tendemos a poner en un segundo lugar los aderezos, en este caso particular tenemos un gran aliado.

A continuación te vamos a comentar los beneficios del vinagre balsámico para la salud y te daremos darte una serie de razones para incrementar su presencia en la dieta habitual. Se trata de un producto que se puede conseguir con facilidad en el mercado, así que no habrá excusas.

1. El vinagre balsámico contiene probióticos

Los probióticos son bacterias vivas que se ingieren por medio de los alimentos y de los suplementos. Son capaces de colonizar el tracto gastrointestinal y formar colonias allí, donde se reproducen en un ambiente que van creando.

La flora intestinal cumple un rol fundamental en la salud humana. Favorece la función digestiva y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades complejas. Dicha relación aparece evidenciada en un artículo publicado en la revista Medicine. 

Estos organismos se encuentran en los productos obtenidos a partir de la fermentación láctica, como los yogures y el kéfir. No obstante, el vinagre balsámico también los contiene en su composición.

Las bacterias que permiten la fermentación del ácido acético son capaces de incidir en la salud de las personas por medio de la colonización del tracto gastrointestinal. Contribuyen a la composición de la microbiota, sin competir como agentes patógenos.

Se recomienda el consumo habitual de los alimentos ricos en probióticos. De este modo, puede ser posible prevenir la obesidad a largo plazo, por ejemplo, mediante la optimización del metabolismo de los nutrientes. Incluso, se pueden disminuir los niveles de ansiedad y de estrés que se regularizan cuando se encuentra estable la biodiversidad en la microbiota intestinal.

Vinagre balsámico en la ensalada
Como aderezo, el vinagre balsámico es una forma de incoporar fitonutrientes y taninos

Lee también: Suplementos de probióticos: ¿cuándo tomarlos?

2. Los antioxidantes, fitonutrientes y taninos

Otro de los beneficios del vinagre balsámico tiene que ver con la presencia de antioxidantes en su composición. Estas sustancias proceden de la uva y son, en su mayoría, fitonutrientes.

Su consumo habitual se vincula con una reducción de la incidencia de las patologías de carácter crónico y metabólico, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Oxidative Medicine and Cellular Longevity. En especial la osteoporosis parece ser una de las enfermedades prevenibles a partir de su uso.

Entre todos los flavonoides que contiene el vinagre balsámico, es necesario destacar la presencia de los taninos de la uva. Sus efectos protectores sobre el riesgo cardiovascular ha sido demostrado en varias ocasiones, por lo que se recomienda su aporte regular.

Resulta más beneficioso incluirlos en la dieta mediante el consumo de uvas y vinagre, que por medio de la ingesta de vino. Este último alimento contiene alcohol en su composición, lo que reduce la absorción de los fitonutrientes y pone en riesgo la salud hepática.

Te puede interesar: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

3. Los beneficios del vinagre balsámico en el control de las glucemias

La última de las propiedades que comentaremos en este artículo, y que se le atribuye al vinagre en general, es su capacidad de ayudar a regular las glucemias. Se considera un antidiabético, según un estudio publicado en el año 2017 en la revista Food Chemistry. 

De todas formas, para beneficiarse de ello es válido consumir cualquier variedad de este producto que se pueda encontrar en el mercado. Por lo tanto, resulta importante comprobar los etiquetados antes de adquirir los productos.

A menudo, la gente suele adquirir crema de vinagre balsámico, que no es lo mismo que el vinagre en sí. Este alimento contiene azúcar en su composición, lo que afecta a las glucemias de forma negativa.

Prestar atención a la composición nutricional y a la cantidad de azúcares simples y añadidos que contienen los productos que se adquieren en el mercado es vital para los diabéticos. La glucosa oculta en alimentos comerciales es decisiva para el buen control y el acompañamiento de la medicación antidiabética.

Vinagre balsámico en cuchara
El efecto antioxidante del vinagre balsámico lo hace ideal para incorporar en las ensaladas de forma regular

Vinagre balsámico: un producto con beneficios saludables

El vinagre balsámico es un producto que posee ciertos beneficios para la salud de quien lo consume. La mayor parte de ellos no pueden experimentarse en el corto plazo, pues están vinculados a un cambio progresivo de la biodiversidad bacteriana o del mantenimiento de los niveles de glucosa sanguínea.

No obstante, el consumo de forma regular es positivo. El aporte de antioxidantes es otro de los motivos por los cuales es buena idea introducir este condimento en la dieta habitual.

La buena noticia es que se trata de un alimento que puede ser incorporado en la alimentación por medio de platos muy diversos. Sirve para aliñar ensaladas, pero también es posible incluirlo en algunas cremas de verduras o en salteados. Le aportará unas cualidades organolépticas diferentes a las preparaciones, lo que puede incrementar su palatabilidad.

De todos modos, recuerda fijarte en el etiquetado y no elegir nunca una crema de vinagre balsámico. Estas cuentan con azúcares simples en su composición y carecen de los beneficios del vinagre balsámico en sí. Su consumo está desaconsejado de cara a ayudar a prevenir los trastornos metabólicos.

  • Arulselvan P., Tangestani F., M., Tan WS., Gothai S., et al., Role of antioxidants and natural products in inflammation. Oxid Med Cell Longev, 2016.
  • Islam SU., Clinical uses of probiotics. Medicine, 2016.
  • Ho CW., Lazim AM., Fazry S., Kalsum U., et al., Varieties, production, composition and health benefits of vinegars: a review. Food Chem, 2017. 221: 1621-1630.
  • Guarner, Francisco, et al. "Probióticos y prebióticos." Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos 1 (2011): 1-29.
  • Kitai, Takeshi, and W. H. Tang. "Impacto de la microbiota intestinal en la enfermedad cardiovascular." Revista Española de Cardiología 70.10 (2017): 799-800.
  • Achatz, Baiana Jimena. "Utilización de fitonutrientes para la prevención de osteoporosis." (2012).
  • Olivas-Aguirre, Francisco Javier, et al. "Taninos hidrolizables: bioquímica, aspectos nutricionales y analíticos y efectos en la salud." Nutrición hospitalaria 31.1 (2015): 55-66.
  • Sanz París, Álejandro, et al. "Azúcar y diabetes: recomendaciones internacionales." Nutrición Hospitalaria 28 (2013): 72-80.
  • Heras Villarreal, Silvia. "Capacidad antioxidante de la dieta española." (2015).