Betametasona en la lactancia materna

Los corticoides actúan disminuyendo la liberación de sustancias que provocan inflamación. Por tanto, la betametasona resulta útil en enfermedades que cursan con una inflamación excesiva.
Betametasona en la lactancia materna
Sara Viruega

Revisado y aprobado por la farmacéutica Sara Viruega.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 09 septiembre, 2022

La betametasona es un medicamento que pertenece al grupo de los corticoides o corticosteroides. Se trata de glucocorticoides sintéticos que tienen efectos inmunosupresores y antiinflamatorios. Los derivados tópicos de la betametasona se utilizan como antiinflamatorios en el tratamiento de dermatosis que responden a los corticoides.

¿Qué indicaciones tiene la betametasona?

Por sus efectos inmunosupresores, la betametasona se emplea para tratar los síntomas producidos por un descenso brusco de los niveles de corticoides en el cuerpo. Actúa disminuyendo la liberación de sustancias que provocan inflamación. Por tanto, resulta útil en enfermedades que cursan con una inflamación excesiva.

Entre las indicaciones de la betametasona, se incluyen:

  • Insuficiencia de corticoides en el organismo primaria o secundaria, como la enfermedad de Addison.
  • Situaciones de shock provocadas por una hemorragia, un traumatismo o una infección grave.
  • Asma.
  • Enfermedades reumáticas.
  • Colitis ulcerosa.
  • Dermatosis que responden a corticoides, como dermatitis exfoliativa, urticaria, eritema multiforme o psoriasis grave.
  • Enfermedades oftálmicas: procesos alérgicos e inflamatorios severos agudos y crónicos como conjuntivitis alérgica, queratitis, úlceras marginales corneales alérgicas o herpes zóster oftálmico.

¿Cómo se utiliza?

betametasona contraindicaciones y precauciones de uso

La betametasona se comercializa en diferentes formas de administración oral, parenteral y tópica. La dosis adecuada de este corticoide es diferente para cada paciente y se ajustará en función de la enfermedad a tratar.

Las preparaciones tópicas se administran colocando una fina capa de producto en la zona a tratar. Sin embargo, la administración intralesional está indicada para el tratamiento de queloides, liquen simple crónico, lupus eritematoso o alopecia areata.

Recuerda que debes evitar la suspensión brusca del tratamiento. Sobre todo cuando son prolongados, ya que puede aparecer el síndrome de retirada de corticoides. Los síntomas que pueden aparecer son:

  • Malestar general.
  • Debilidad y dolor muscular.
  • Anorexia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Dificultad respiratoria.
  • Descenso de la tensión arterial y de la glucosa en sangre.

Contraindicaciones y precauciones de uso

 

Entre las contraindicaciones respecto al uso de betametasona, se incluyen:

  • Alergia a corticoides.
  • Infección sistémica por hongos.
  • Administración de vacunas de virus vivos o atenuados.
  • Inyecciones en articulaciones inestables, zonas infectadas ni espacios intervertebrales.

Por otro lado, hay que tener especial precaución al utilizar betametasona en caso de padecer enfermedades como:

  • Enfermedades de huesos.
  • Úlcera de estómago o de intestino.
  • Diabetes mellitus.
  • Enfermedades cardiacas, hepáticas o renales.
  • Glaucoma.
  • Afecciones de tiroides.

Lactancia

En cuanto al uso de betametasona durante la lactancia, existen datos que indican que la cantidad que pasa a leche puede ser significativa. Por este motivo, en tratamientos prolongados conviene emplear corticoides conocidos por su escaso paso a leche.

No obstante, es compatible con la lactancia siempre que se utilice de forma puntual y en tratamientos cortos. Sin embargo, en estos casos también hay que vigilar la producción de leche.

Cuando se utiliza betametasona en el preparto, puede retrasar la subida de la leche y disminuir la cantidad durante la primera semana.

Reacciones adversas de la betametasona

Causas del picor en la zona íntima
El picor en la zona íntima puede presentarse con otros síntomas como alteraciones en el flujo vaginal, ardor y enrojecimiento.

Los tratamientos a corto plazo, por lo general, no producen reacciones adversas. Sin embargo, los tratamientos largos pueden ocasionar una atrofia de las glándulas suprarrenales.

La betametasona, cuando se administra de forma tópica, puede producir reacciones adversas que, en caso de ser intensas o de que no desaparezcan, hacen necesario acudir al especialista.

Como reacciones adversas, pueden aparecer:

  • Ardor.
  • Picor.
  • Irritación.
  • Enrojecimiento.
  • Crecimiento de vello no deseado.
  • Cambios de color de la piel.

No obstante, hay otros síntomas que pueden aparecer, como urticaria intensa, enrojecimiento, hinchazón o signos de infección de la piel en el lugar de la aplicación.

Cuando se aplica betametasona tópica en niños, hay mayor riesgo de padecer efectos secundarios, incluyendo retraso en el crecimiento y aumento de peso.

A nivel sistémico, en un tratamiento prolongado, la intensidad de los efectos adversos asociados aumenta con la dosis, así como la duración de los mismos.

Algunos de los efectos secundarios que pueden aparecer tras la administración oral o parenteral de betametasona son:

  • Ojos hinchados.
  • Problemas respiratorios.
  • Orinar con mayor frecuencia.
  • Aumento de la sed.
  • Heces de color oscuro.
  • Cambios en la visión.

Conclusión

La betametasona es un corticoesteroide que se emplea sobre todo de forma tópica. Se utiliza para el tratamiento de las molestias ocasionadas por diferentes problemas de la piel. Debe utilizarse siempre siguiendo las indicaciones del especialista.

Te podría interesar...
¿Qué son los medicamentos corticosteroides?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué son los medicamentos corticosteroides?

Los medicamentos corticosteroides son fármacos muy potentes que para poder administrarse deben estar recetados por un médico.



  • Efecto de la inducción de madurez pulmonar fetal con betametasona sobre la glucemia materna. (2008). Medicina Universitaria.

  • Carrascosa, J. M., Vanaclocha, F., Borrego, L., Fernández-López, E., Fuertes, A., Rodríguez-Fernández-Freire, L., … Herrera, E. (2009). Revisión actualizada del tratamiento tópico de la psoriasis. Actas Dermo-Sifiliográficas. https://doi.org/10.1016/s0001-7310(09)70534-4

  • Arenas-Archila, E., Arellano, K., & Muñoz-Sarmiento, D. (2014). Intra-lesional injection of betamethasone for the treatment of symptomatic pinguecula. Archivos de La Sociedad Española de Oftalmología (English Edition). https://doi.org/10.1016/j.oftale.2014.09.002


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.