¿Qué causa el intestino permeable?

El intestino permeable tiene diversos orígenes, pero muchos de ellos se vinculan a los hábitos generales no saludables. La mala alimentación y el estrés son dos factores generadores de este trastorno.
¿Qué causa el intestino permeable?
Marta Guzmán

Escrito y verificado por la nutricionista Marta Guzmán el 30 marzo, 2021.

Última actualización: 30 marzo, 2021

¿Sueles consumir alimentos ultraprocesados y abusar de medicamentos? Ten cuidado porque puedes terminar desencadenando un intestino permeable. Esto puede manifestar síntomas en la piel y el estómago, causar trastornos mentales y enfermedades autoinmunitarias.

Sigue leyendo todo lo que vamos a comentarte a continuación para conocer más sobre las causa del intestino permeable.

¿Cuál es la causa del intestino permeable?

El intestino permeable es peligroso.
Con un intestino permeable, las bacterias podrían llegar al resto del cuerpo.

Si bien el intestino permeable es una enfermedad que inicia en el aparato digestivo, afecta a muchos otros sistemas. Un intestino permeable se produce cuando los enterocitos, o las proteínas que los unen, están dañados.

Cuando esto sucede, aumenta la probabilidad de que algunos de los contenidos del lumen intestinal -interior del intestino- puedan filtrarse en el torrente sanguíneo o en el sistema linfático.

Lo que se escapa no son grandes trozos de comida, sino una combinación de muchos patógenos diferentes:

  • Proteínas digeridas de forma incompleta.
  • Bacterias o fragmentos bacterianos.
  • Variedad de sustancias tóxicas o productos de desecho que normalmente se excretan.

Debes saber que estas sustancias no deberían sobrepasar la barrera intestinal, ya que el cuerpo reacciona activando el sistema inmune como protección frente a los nuevos “invasores”. La respuesta es tan importante que, si es mantenida en el tiempo, el cuerpo puede acabar cometiendo errores y atacar incluso a células propias.

Múltiples estudios muestran cómo estos ataques autoinmunes juegan un papel en el desarrollo de enfermedades como la tiroiditis de Hashimoto o la diabetes tipo 1. Esta activación inmunitaria desmedida acarrea una inflamación de todo el organismo.

Esta inflamación puede afectar no sólo al intestino en sí, sino también a otros órganos y tejidos como el sistema esquelético, el páncreas, el riñón, el hígado y el cerebro.

No siempre se tienen síntomas intestinales con un intestino permeable. Pero puede expresarse con:

  • Migraña.
  • Dismenorrea.
  • Problemas de piel como el eccema o la psoriasis.
  • Trastornos psicológicos (depresión, por ejemplo).
  • Enfermedades autoinmunes que afectan a la glándula tiroides o a las articulaciones.

Factores de la causa del intestino permeable

Los factores que pueden inducir a tener un intestino permeable son los siguientes:

  • Medicamentos que destruyan la flora intestinal o afecten a la integridad del epitelio: antibióticos, antiinflamatorios no esteroideos y antiácidos.

¿Cómo recuperar la permeabilidad intestinal?

El intestino permeable tiene tratamiento.
Una alimentación saludable ayuda contra esta condición.

1. Evitar todo aquello que cause inflamación intestinal

Esto significa evitar lo siguiente:

  • Dietas ricas en ultraprocesados, hidratos de carbono refinados, azúcar y bollería.
  • Medicamentos como antibióticos y antiinflamatorios.
  • Las dietas bajas en fibras fermentables.
  • Toxinas dietéticas como los aceites de semillas de trigo.
  • Estrés crónico.

2. Cuidar la microbiota intestinal

El intestino humano contiene el mismo número de bacterias que células en todo el organismo. Con más de 400 especies de bacterias diferentes, es reciente lo que empezamos a comprender sobre el papel de la microbiota intestinal en la salud.

Entre otras cosas, la microbiota promueve la función gastrointestinal normal, proporciona protección contra las infecciones, regula el metabolismo y hace madurar el sistema inmune.

Para cuidar la microbiota se debe:

  • Retirar las toxinas de los alimentos de tu dieta.
  • Maximizar tu capacidad digestiva comiendo con hambre y dejando espacio entre las comidas para que tus jugos gástricos actúen con normalidad.
  • Comer fibras fermentables: almidón resistente, pectinas, fructanos.
  • Ingerir alimentos fermentados: yogur, kéfir, chucrut, kimchi, o tomar un probiótico de calidad.
  • Tratar la presencia de patógenos intestinales: por ejemplo los parásitos.

3. Regular la acidez de tu estómago ayuda a controlar el intestino permeable

El ácido del estómago es un requisito básico para una digestión saludable. La descomposición y absorción de nutrientes se produce en una tasa óptima solo dentro de un estrecho rango de acidez en el estómago. Si no hay suficiente ácido estomacal las reacciones químicas normales requeridas para absorber los nutrientes se deterioran.

Un ácido estomacal bajo también perjudica la digestión de los hidratos de carbono. Si el pH del estómago es demasiado alto las enzimas pancreáticas no serán secretadas y los hidratos de carbono no se descompondrán de manera apropiada.

Estos carbohidratos no digeridos provocan un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, lo que se conoce como sobrecrecimiento bacteriano. También puede producir un aumento de la producción de gas y molestias digestivas.

¿Qué hay que tener en cuenta sobre la salud intestinal?

El intestino permeable tiene diferentes causas, pero muchas se vinculan en un estilo de vida no saludable. Si logramos mejorar la dieta, evitar los tóxicos y controlar el estrés, habremos avanzado de sobremanera en el cuidado de la salud intestinal.

Si tienes dudas sobre lo que estás comiendo, o pretendes iniciar una dieta saludable, recuerda que es mejor consultar a un profesional nutricionista. Ellos te sabrán asesorar sobre lo que es mejor para los intestinos y tu alimentación en general.

Te podría interesar...
¿Cómo influye la alimentación en la microbiota?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo influye la alimentación en la microbiota?

Llevar una alimentación saludable rica en fibra es fundamental para mantener una microbiota intestinal variada y prevenir enfermedades.



  • de Punder, K., & Pruimboom, L. (2013). The dietary intake of wheat and other cereal grains and their role in inflammation. Nutrients, 5(3), 771–787. doi:10.3390/nu5030771
  • Miller AH, Raison CL. The role of inflammation in depression: from evolutionary imperative to modern treatment target. Nat Rev Immunol. 2016;16(1):22–34.
  • Tlaskalova-Hogenova H, Stepankova R, Hudcovic T, Tuckova L, Cukrowska B, Lodinova-Zadnikova R, et al. Commensal bacteria (normal microflora), mucosal immunity and chronic inflammatory and autoimmune diseases. Immunol Lett. 2004;93(2-3):97–108.
  • Hooper L V., Littman DR, Macpherson  a. J. Interactions Between the Microbiota and the Immune System. Science (80- ). 2012;336(6086):1268–73.