Aumenta la cantidad de bacterias benéficas en tus intestinos

Francisco María García·
13 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
22 Mayo, 2019
Los alimentos fermentados y las levaduras proporcionan bacterias benéficas que pueden ayudar fortalecer la flora intestinal y podrían prevenir algunas infecciones.

A donde quiera que vamos, los microorganismos siempre nos rodean. Esto es porque hay millones de seres imperceptibles a la vista, de diferentes tipos y especie. Estamos acostumbrados a leer sobre los patógenos, es decir, aquellos que generan infecciones y virus. Sin embargo, también existen bacterias benéficas que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y gastrointestinal.

Si queremos alejarnos de los microorganismos dañinos, lo correcto es acercarnos a los que nos ayudan. En este sentido, la buena noticia es que hay cosas que podemos hacer para que los llamados probióticos ocupen un mayor espacio en los intestinos.

El primer paso es comer yogur

La mayor parte de las medidas que podemos tomar para aumentar la colonia de microorganismos positivos en el intestino pasan por el tipo de alimentos que consumimos. Así pues, uno que no puede escarparse de la dieta es el yogur.

Este producto es un alimento rico en probióticos. Para ser exactos, este es una fuente inagotable de Lactobacillus acidophilus, una especie que produce vitamina K, peróxido de hidrógeno y lactato. Y así lo señala este estudio publicado en la Revista Lasallista de Investigación.

En el caso de las mujeres, también podría ayudar a contrarrestar infecciones vaginales, como la candiadiasis. Al ingerir dosis moderadas de yogur también obtenemos dosis moderadas de Streptococcus thermophilus. Esta también nos ayuda a prevenir otras infecciones. Y así lo evidencia este artículo publicado en Actualidad SEM.

Lee también: Yogur griego: beneficios y diferencias con el normal

Comer queso, al menos una vez al día, también contribuye

Lonchas de queso enrolladas.

Entre las bacterias benéficas para el organismo humano también figura la Lactobacillus casei, pues es uno de los microorganismos que puede aportar más beneficios a la flora intestinal.

Si lo que queremos es atraer a este tipo de microorganismos, todo lo que debemos hacer es mantener una ingesta moderada pero constante de queso crema, por ejemplo, ya que se ha demostrado que es un buen vehículo para administras al instestino los microorganismos probiótico Y así lo evidencia esta investigación publicada en el Journal of Engineering and Technology en 2015.

¿Es beneficiosa la cerveza?

Hay levaduras que son beneficiosas para evitar enfermedades en el tracto intestinal. Puntualmente, la Saccharomyces cerevisiae tiene efectos positivos en la salud intestinal.

Según datos de este artículo publicado en la revista Frontiers in Microbiology, la levadura de cerveza puede ayudar a prevenir algunos trastornos gastrointestinales, como la diarrea, gracias a sus propiedades probióticas y antimicrobianas.

Bacterias benéficas: conoce las bifidobacterias

Este es uno de los probióticos a los que podemos optar los seres humanos para proteger el cuerpo. En especial, la Bifidobacterium animalis tiene efectos antioxidantes, antiinflamatorios, como muestra este trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Granada. Estas bacterias benéficas suelen encontrarse en lácteos como el yogur.

En la actualidad, existen complementos vitamínicos en cápsulas que pueden ser útiles también en caso de padecer colon irritado. No obstante, lo más recomendable siempre es consultar al médico antes de realizar cualquier cambio en los hábitos de vida y de consumir este tipo de probiótico.

Descubre: ¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos?

Otros alimentos ricos en bacterias benéficas

Olivas y aceite de oliva

La conclusión de lo visto hasta ahora es que los alimentos que entran en proceso de fermentación y las levaduras son ricos en microbios benéficos. Este tipo de microorganismos fortalecen la flora intestinal y mejoran y aceleran algunos procesos fisiológicos importantes.

No obstante, existen otras fuentes como las aceitunas o el aceite de oliva. Y así lo evidencia esta trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Sevilla, publicado en el año 2015, pues su consumo puede influir, de forma positiva, en la salud de las personas, ya que las aceitunas son un producto simbiótico, es decir, que contienen tanto prebióticos como probióticos.

Otro alimento que puede ayudar a incrementar la flora bacteriana es la sopa de miso, un plato japonés compuesto por tofu y un caldo que lleva una diversidad de verduras. Según un artículo publicado en la revista Gastroenterology, sus propiedades probióticas podrían ayudar a aliviar los síntomas de algunos problemas digestivos.

Sobre las bacterias benéficas

Como has podido comprobar, son numerosos los alimentos que pueden proporcionar ciertos beneficios a la microbiota intestinal gracias a sus propiedades probióticas.

No obstante, desde aquí siempre recomendamos consultar con un profesional sanitario antes realizar cualquier cambio en la dieta y el resto de los hábitos de vida para que proporcione directrices adecuadas a cada caso.