Cómo acabar con la flacidez que aparece al adelgazar

Para combatir la flacidez no solo hay que comer sano, también es fundamental despedirse del sedentarismo y adoptar todo un estilo de vida saludable.
Cómo acabar con la flacidez que aparece al adelgazar

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 21 agosto, 2015

Última actualización: 21 octubre, 2020

Tener un cuerpo moldeado y acabar con la flacidez es quizás una de las cosas más difíciles de conseguir cuando no sabes cómo hacerlo. Sobretodo porque existen muchas fórmulas falsas en los medios y las redes sociales.

Ante todo, hay que tener claro que para acabar con la flacidez que aparece al adelgazar, es indispensable despedirse del sedentarismo y hacer un esfuerzo por adoptar un estilo de vida activo y saludable, que brinde múltiples beneficios a la salud. Asimismo, hay que ser conscientes de la importancia de ser constantes y coherentes en la práctica de los buenos hábitos de vida. De lo contrario, difícilmente se podrán apreciar buenos resultados.

¿Por qué aparece la flacidez al adelgazar?

A menudo, la flacidez aparece ante un cambio brusco de peso, porque la piel o los músculos pierden tensión. Esto es producto de la degradación de las fibras de colágeno y elastina, responsables de dar tonicidad y firmeza a todo el cuerpo.

Una de las principales causas de este problema estético es someterse a dietas estrictas que impliquen perder peso en poco tiempo sin permitir que la piel se adapte de forma adecuada a ello. Por esto, a modo de prevención, los expertos recomiendan bajar de peso de una forma moderada y con un plan que incluya una buena rutina de ejercicios.

Pero, si ya es demasiado tarde para adelgazar y tonificar al mismo tiempo, existen algunos métodos que pueden ayudar a disminuir la piel suelta para mejorar su apariencia y acabar con la flacidez.

Trucos para acabar con la flacidez al adelgazar

Pose cobra para ejercitar la espalda

Hacer ejercicios localizados regularmente

Al adelgazar de forma rápida es muy fácil notar la flacidez en partes del cuerpo como el abdomen, los glúteos, las piernas e incluso los brazos. Para empezar a reducirla, una de las formas más efectivas es la práctica de ejercicios localizados para trabajar cada área afectada.

  • Abdomen: Por lo general se hacen los clásicos abdominales, pero también funcionan otros ejercicios más generales que impliquen mantener el abdomen contraído, aunque sea indirectamente.
  • Glúteos y piernas: Van juntos ya que, por lo general, se trabajan con los mismos ejercicios. El más popular y uno de los más eficaces son las sentadillas.
  • Brazos: Los ejercicios más efectivos son los de levantamiento de pesas u otros que impliquen hacer alguna fuerza y utilizar el músculo, ya que de esta forma se quema la grasa y conseguimos tonificar los brazos y acabar con la flacidez.
  • Rostro y cuello: Estas partes son tan importantes como las demás y se deben trabajar con gimnasia facial.

Combinar esos ejercicios localizados con ejercicios generales

Para mantener un peso saludable y, de paso, reafirmar la piel, también es bueno incluir en la rutina aquellos ejercicios generales cardiovasculares como, por ejemplo, caminar 30 minutos al día, trotar, montar bicicleta o pasear el perro, entre otros.

Todos los movimientos que impliquen un esfuerzo físico están contribuyendo a incrementar el metabolismo y prevenir futuras acumulaciones de grasa en las partes ya trabajadas.

Modificar la alimentación

Modificar la alimentación es la recomendación número uno para acabar con la flacidez al adelgazar y evitar los constantes cambios de peso de forma eficaz.

El hecho de no llevar una alimentación saludable hace que cualquier otro esfuerzo por mejorar la figura sea en vano, pues se requiere de ciertos nutrientes para lograr buenos resultados, así como eliminar aquellos alimentos que provocan acumulación de grasa.

Consumir alimentos saludables, bajos en grasas saturadas y azúcares contribuye a mejorar la salud en general y mantener la firmeza de la piel.

Por otra parte, los alimentos ricos en proteínas combinados con los carbohidratos ayudan a incrementar el rendimiento físico y la capacidad que tiene el cuerpo para lograr un mayor gasto energético. Entre los alimentos más recomendados se encuentran el pescado azul, el pollo, las lentejas, la soja, los garbanzos y los huevos.

Tomar más agua y menos bebidas industriales

¿Cuáles son los beneficios de tomar agua con bicarbonato de sodio todos los días?

Beber suficiente agua al día es una de las mejores formas de hidratar la piel y mejorar su elasticidad para que tenga más capacidad de adaptarse a los cambios que se sufren al adelgazar.

Se estima que las mujeres con un estilo de vida activo deben tomar unos dos litros de agua al día, mientras que los hombres pueden tomar hasta tres. Es bueno repartir su ingesta a lo largo del día, en lugar de beberse toda esa cantidad de agua en una sola toma, ya que podría caer pesado y causar molestias.

Por otra parte, el hecho de consumir agua y bebidas naturales puede promover la salud de la piel y el resto del organismo, a diferencia de los refrescos y demás bebidas industriales.

Otras recomendaciones

Evitar la exposición a los rayos UV

El sol y las cámaras de bronceado exponen a la piel a un debilitamiento por los rayos UV, que disminuyen su elasticidad y colágeno. Lo ideal es evitar este tipo de hábitos y protegerse con el uso de protectores solares, sombreros o prendas que cubran la piel, entre otros.

Hidratar la piel

El uso diario de cremas hidratantes también es un gran apoyo para combatir la flacidez y mejorar el tono de la piel en poco tiempo. Combinar las cremas y la actividad física es la mejor opción.

Se recomienda elegir aquellos productos que contengan coenzima Q10, colágeno, retinol o elastina, ya que estas reafirman y, de paso, previenen las arrugas.

Exfoliar con regularidad

Uno de los propósitos de la exfoliación es el de eliminar las células muertas de la piel para mejorar su apariencia y prevenir manchas oscuras. No obstante, este tratamiento tiene un papel determinante como estímulo para la circulación ya que contribuye a mejorarla en poco tiempo. Cuando estimulamos la circulación de una zona del cuerpo que no está bien irrigada, favorecemos la capacidad del cuerpo de modificar esa zona.

Preparar una mezcla de sal gruesa con dos cucharadas de aceite de coco y aplicarla con suaves masajes circulares por las áreas deseadas.

Como puedes ver, para combatir la flacidez no solo hay que aplicar una medida en concreto, sino toda una estrategia para poder obtener los resultados deseados ¡y mantenerlos en el tiempo!

Te podría interesar...
Alimentación, colágeno y piel
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Alimentación, colágeno y piel

El colágeno es una proteína de gran importancia en nuestro organismo. Su función principal es mantener unidas las diferentes estructuras del organi...