Cómo corregir la flacidez en los brazos

La actividad física regular y enfocada en las extremidades superiores es esencial para corregir la flacidez en los brazos. Pero, ¿hay otras claves a tener en cuenta para ello?
Cómo corregir la flacidez en los brazos
Carlos Fabián Avila

Revisado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 03 octubre, 2022

Todos deseamos tener los músculos tonificados y corregir la flacidez en los brazos. Este es un problema que comienza a aparecer a partir de los 30 años. Sin embargo, no siempre tomamos las medidas o realizamos los ejercicios pertinentes o adecuados para lograrlo, ya sea por desmotivación o por desconocimiento.

La flacidez en los brazos puede deberse a la falta de ejercicio, ascenso de peso o descenso brusco de este, embarazo, cambios hormonales o mala alimentación, entre otros motivos.

Pero más allá de su causa, queda claro que hay que combatirla para ganar en salud y, por supuesto mejorar el aspecto físico. Ahora bien, ¿qué podemos hacer para mejorarla? Sigue leyendo y te contamos.

¿Qué es la flacidez y por qué se produce?

La flacidez es la pérdida de la firmeza de la piel como consecuencia de la degradación de las fibras de colágeno y elastina. Esta disminución deja la piel y los músculos flojos.

También contribuyen a ello la alimentación inadecuada, con pocas proteínas, exceso de azúcares, harinas, comidas procesadas, así como la falta de ejercicios y un estilo de vida sedentario en general.

El resultado es una musculatura poco firme, que se desborda, donde la piel cuelga al levantar los brazos y se mueve de un lado al otro, al agitar la mano para decir adiós.

Sobre este particular, se puede señalar que hay distintos grados de flacidez en los brazos. Al respecto se tiene:

  • Leve: no se nota al estar en posición neutral; por ejemplo, de pie y con las manos hacia abajo.
  • Moderada: se evidencia la flacidez, pero sin alterar el contorno.
  • Intensa: el descolgamiento de la piel se nota siempre al estar de manga corta.

Tratamientos y procedimientos estéticos

¿Qué podemos hacer para corregir la flacidez en los brazos, que es un problema tan molesto e incómodo? Las opciones van desde los tratamientos estéticos hasta remedios naturales, pasando por los ejercicios destinados a fortalecer la zona de los brazos.

En relación con los tratamientos y procedimientos estéticos, se busca tanto mejorar la firmeza y el aspecto de la piel como corregir los problemas de tono y elasticidad.

Los hay de diversos tipos, algunos más invasivos que otros; entre ellos se mencionan:

  • Hilos tensores: se usa para flacidez leve o moderada, mediante hilos subcutáneos de polidioxanona, que ayudan en la tracción.
  • Radiofrecuencia: se estimulan los fibroblastos para generar nuevo colágeno, ayudando a corregir la flacidez leve.
  • Inyección de sustancias: esto produce un efecto de redensificación así como de estímulo para la generación de nuevo colágeno.
  • Lifting braquial: es una cirugía en la que se elimina el sobrante de piel de los brazos.

Remedios y alternativas naturales

La realidad es que los remedios naturales no son infalibles; sin embargo, podrían servir para mejorar la tonicidad, cuando los integramos a un estilo de vida saludable, siguiendo las indicaciones del médico.

A continuación, te explicamos cuáles son los remedios para corregir la flacidez en los brazos más recomendados por la medicina natural y qué dice la evidencia científica sobre su utilización.

Masajes con zumo de manzana y melón

En cuanto a este remedio natural, podemos aclarar varias cuestiones. Lo primero es que los masajes mejoran la circulación sanguínea, según un estudio publicado por Medical Science Monitor. Si bien esto quiere decir que puede ser bueno para la piel, no implica que corrija la flacidez de los brazos, necesariamente.

Por su parte, la manzana contiene varios elementos antioxidantes, de acuerdo con una investigación que publicó Nutrition Journal. De este modo, es capaz de ayudar a reducir los efectos del envejecimiento prematuro sobre la dermis, cuando se consume dentro de una dieta equilibrada.

Finalmente, tenemos el zumo de melón, que según un estudio publicado por Food Chemistry también posee antioxidantes beneficiosos para la piel, además de fibra, que previene el estreñimiento y ayuda a eliminar líquidos retenidos en el cuerpo.



Aplicación tópica de zumo de melón y limón

Este remedio natural es igual al anterior, pero omitiendo la introducción de la manzana. Consiste en lavar y partir un melón pequeño en varios pedazos, mezclar la pulpa con un poco de agua en una licuadora con el jugo de un limón mediano. Finalmente, licuar bien y remojar una gasa con el preparado y colocar en la zona afectada.

No obstante, al igual que con la manzana, los estudios hacen referencia a su consumo y no a la aplicación tópica. Por lo tanto, la evidencia relativa a este remedio natural todavía es insuficiente.

Hidratación y flacidez muscular

En lo que coinciden los métodos caseros anteriores es en que recurren —de manera directa o indirecta— a la hidratación de la piel. En este sentido, diversos estudios, como uno publicado por Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology, señalan que la ingesta diaria de al menos dos litros de agua sería útil para mantener una piel hidratada y tonificada.

Ejercicios para corregir la flacidez en los brazos

Mujer ejercitándose con mancuernas.

Los ejercicios regulares combinados con una alimentación equilibrada favorecen el aumento de la masa muscular, como bien explica una investigación del año 2008 que publicó Essays in Biochemistry. De este modo, ayudan a tensar la piel y a corregir la flacidez de los brazos.

Los ejercicios que describimos a continuación deben realizarse con una previa entrada en calor. Por ejemplo, esto podría hacerse moviendo suavemente los brazos, llevando una y otra vez la mano hacia el hombro, pero sin peso extra.

Por otra parte, los estiramientos también son fundamentales para evitar lesiones o dolores posteriores al ejercicio, de acuerdo con una investigación publicada por BMJ.

Asimismo, es importante comenzar estos ejercicios de manera suave, con mancuernas pequeñas, para ir aumentando gradualmente las repeticiones así como el peso.

Patada de tríceps

  • Colócate de pie, con la pierna izquierda delante de la derecha.
  • Flexiona levemente el tronco hacia adelante y apoya la mano izquierda sobre un banco u otra superficie.
  • Toma una mancuerna con el brazo derecho.
  • Posteriormente, el brazo con la mancuerna y deja el codo en línea horizontal con el hombro.
  • Una vez en posición, extiende el brazo hacia atrás.
  • Al terminar diez repeticiones, realizar lo mismo con el otro brazo.

Extensión de tríceps tras nuca

  • De rodillas o de pie, pero siempre con la espalda recta, se inicia con los brazos extendidos hacia arriba con una mancuerna en la mano.
  • Una vez en esa postura, flexiona el codo para formar un ángulo, dejando la mancuerna detrás de la cabeza.

Tanto este como el ejercicio anterior son muy importantes para tonificar esos músculos en la parte posterior de los brazos.

Bíceps

En este caso, vamos a ejercitar la parte delantera, que son los bíceps. Para ello, hay distintos ejercicios; veamos:

  • Tenemos, en primer lugar, el curl con barra: se realiza con una barra recta y larga, de más de un metro. Se hace de pie, levantando el peso al mismo tiempo con ambas manos. No olvides mantener la espalda en buena posición.
  • Luego está el curl con mancuernas. A diferencia del anterior, este se hace alternando los brazos, uno a la vez. Hay dos posiciones: con las palmas apuntando hacia el frente, y con las palmas hacia adentro.
  • Por último, podemos intentar un curl concentrado. Este se hace sentado en el borde de un banco, con las piernas abiertas, el codo apoyado en el interior de la rodilla, y dejando caer la mancuerna hacia el tobillo. Hay que mantener la espalda fija, para que el esfuerzo sea solo con el brazo.

Flexiones

Mujer haciendo flexiones en el suelo.
  • Colócate de rodillas, con ambas piernas estiradas y con apoyo en las puntas de los pies; también hay una variante con las piernas semiflexionadas y las rodillas apoyadas, como en la imagen.
  • Las palmas de las manos quedan apoyadas en el suelo y los brazos extendidos, separados a la altura de los hombros.
  • Es importante no curvar la espalda.
  • Flexiona los brazos al bajar y extiéndelos lentamente a medida que vas subiendo.
  • Tanto en este ejercicio como en los anteriores, el número de repeticiones y series variará según tu condición física.


Alimentos para corregir la flacidez en los brazos

Frutas exóticas

En última instancia, para corregir la flacidez de los brazos, no podemos dejar de lado la alimentación. Como explica una investigación publicada por Dermatoendocrinology, el colágeno es importante para conservar la salud y firmeza de la piel.

Las frutas rojas y cítricas como limón, fresas y moras son ricas en vitamina C. Esto es esencial para la síntesis de colágeno en el cuerpo, según un estudio publicado por Nutrients. Por su parte, también se suelen recomendar alimentos como las castañas, avellanas, almendras, garbanzos, guisantes y lentejas.

Corregir el problema de manera integral

En definitiva, si deseas corregir la flacidez de los brazos, realiza ejercicio regular y mantén hábitos de alimentación saludable. Asimismo, puedes consultar con un especialista para recibir consejos sobre alimentación y deporte, que se adecuen a tu estado de salud y necesidades.

Te podría interesar...
5 ejercicios para moldear los brazos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 ejercicios para moldear los brazos

En casa podemos ejecutar varios ejercicios que nos ayudan a moldear y tonificar los brazos. ¿Te animas a intentarlo? ¡Ponlos en práctica!



  • Palma, L., Marques, L. T., Bujan, J., & Rodrigues, L. M. (2015). Dietary water affects human skin hydration and biomechanics. Clinical, cosmetic and investigational dermatology, 8, 413–421. https://doi.org/10.2147/CCID.S86822
  • Tipton, K. D., & Ferrando, A. A. (2008). Improving muscle mass: response of muscle metabolism to exercise, nutrition and anabolic agents. Essays in biochemistry, 44, 85–98. https://doi.org/10.1042/BSE0440085
  • Juliet M. Pullar, Anitra C. Carr  and Margreet C. M. Vissers. 2017. Roles of Vitamin C in Skin Health. Nutrients. https://www.mdpi.com/2072-6643/9/8/866
  • Ganceviciene, R., Liakou, A. I., Theodoridis, A., Makrantonaki, E., & Zouboulis, C. C. (2012). Skin anti-aging strategies. Dermato-endocrinology, 4(3), 308–319. https://doi.org/10.4161/derm.22804
  • Jamtvedt G, Herbert RD, Flottorp S, et al. 2010. A pragmatic randomised trial of stretching before and after physical activity to prevent injury and soreness. British Journal of Sports Medicine. https://bjsm.bmj.com/content/44/14/1002
  • Sana Mallek-Ayadi, Neila Bahloul, Nabil Kechaou. 2017. Characterization, phenolic compounds and functional properties of Cucumis melo L. peels. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2016.10.117. (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0308814616317952)
  • Boyer, J., Liu, R.H. Apple phytochemicals and their health benefits. Nutr J 3, 5 (2004). https://doi.org/10.1186/1475-2891-3-5
  • Mori, H., Ohsawa, H., Tanaka, T. H., Taniwaki, E., Leisman, G., & Nishijo, K. (2004). Effect of massage on blood flow and muscle fatigue following isometric lumbar exercise. Medical science monitor : international medical journal of experimental and clinical research, 10(5), CR173–CR178.